El hijo del kiosquero asesinado piensa cerrar el local: “A mis abuelos sacaron un hijo y les pueden sacar un nieto”

Los hijos de Roberto Sabo (TN)
Los hijos de Roberto Sabo (TN)

Roberto Sabo fue asesinado el 7 de noviembre en un asalto en su comercio situado en la zona comercial de Ramos Mejía, en La Matanza.

La familia de Roberto Sabo, el quiosquero asesinado de cuatro balazos durante un asalto en La Matanza, está evaluando cerrar el negocio donde ocurrió el homicidio.

“Gracias a eso comíamos. Gracias a mi viejo que estaba siempre ahí. Y ahora el pedido de mi abuelo, tanto como de mi mamá, es que no se abra”, dijo Nicolás, uno de los hijos de la víctima.

El joven, de 25 años, trabajó junto a su padre durante muchos meses en el local ubicado sobre Avenida de Mayo al 800.

“Estamos en veremos, cómo haremos y qué haremos. Se agradece mucho a la gente que nos mandó la colecta, la plata y todo eso. Nos da un parche para pensar tranquilos -entre comillas- qué haremos”, dijo en diálogo con Todo Noticias.

Tras el hecho que estremeció al país, usuarios de Twitter iniciaron una colecta para enviarle dinero a la familia del hombre muerto. En total, juntaron más de $2.000.000.

“La idea es no seguir porque los entiendo (a sus abuelos) al 100% de que tienen miedo. Les sacaron un hijo y les pueden sacar un nieto tranquilamente”, dijo Nicolás.

“Está en mente hacer otra cosa. Ahora por lo pronto estamos todos pensando en voz alta: ‘Lo cerramos, bancamos que se termine el contrato, vendemos el fondo, vendemos la mercadería y lo cerramos’. Es como que no tenemos nada claro”, continuó.

El crimen

Roberto Sabo fue asesinado el 7 de noviembre en un asalto en su comercio situado en avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía, partido de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.

Un testigo alertó a la policía cuando el asesino salió del local y se fugó con su cómplice en un Ford Focus negro que le robaron a un remisero que los había llevado hasta el lugar.

En medio de la huida, los dos delincuentes chocaron contra un árbol, tras lo cual ingresaron a un supermercado con la intención de simular unas compras y cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos, informó Télam.

Luego, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron detenidos por efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en Avenida de Mayo y Rivadavia.

Tras la captura, los pesquisas determinaron que el acusado, Leandro Daniel Suárez (29), había estado preso casi seis años por hurto y robo y que había recuperado la libertad tras cumplir la condena en agosto de 2020.

Por el hecho, Suárez fue indagado ayer por el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios, ante quién lloró y pidió que no le pidan prisión perpetua, y luego se negó a declarar.

En la audiencia, el fiscal le imputó delhomicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Sabo y también por “robo calificado -dos hechos-, hurto de vehículo, portación ilegal de arma de fuego de uso civil, portación ilegal de arma de guerra”, todo ello agravado por la “participación de un menor de edad”.

Esos hechos son por el robo de un auto cometido antes del crimen de Sabo y el de una moto, concretado luego, todo junto a una menor de 15 años que, por su edad, es inimputable y quedó alojada en el Instituto Centro de Admisión y Derivación de Jóvenes de San Martín.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA