Ejecución en Las Heras: el pasado complicado de “El Gringo” y un salvaje ajuste de cuentas

Néstor Becerra tenía un tupido prontuario y ya habían intentado matarlo. Foto: Los Andes
Néstor Becerra tenía un tupido prontuario y ya habían intentado matarlo. Foto: Los Andes

Néstor Fabián Becerra (36) fue asesinado la noche del lunes en su casa del barrio 8 de Abril. Los autores le destrozaron la puerta y le dieron seis tiros cuando estaba en su cuarto. La víctima tenía muchos antecedentes y ya había sido baleada.

El pasado complicado de Néstor Fabián Becerra, alias “El Gringo”, es la primera pista que surgió en la Unidad Fiscal de Homicidios para investigar su ejecución. En la noche del lunes a este hombre de 36 años lo fueron a buscar cuatro sujetos a su casa en Las Heras, le tiraron la puerta abajo y, mientras se levantaba de la cama, le efectuaron seis disparos que terminaron con su vida minutos después.

Los antecedentes de la víctima, su paso por la cárcel y un ataque ocurrido años atrás, abren la hipótesis de un “ajuste de cuentas”.

Eran las 23.50 cuando la madre y el hermano del fallecido fueron sorprendidos por los agresores, quienes llegaron en dos motos. Dos se quedaron en la vereda y dos entraron derribando la puerta de la vivienda, ubicada en la manzana “D” del barrio 8 de Abril.

Los sospechosos que ingresaron estaban armados e inmediatamente comenzaron a amenazar a madre e hijo. Insistentemente les preguntaban por “El Gringo”, hasta que uno de ellos lo observó en una habitación.

Antes de encontrarlo ya habían disparado de forma intimidatoria y un proyectil le rozó la pierna al hermano de Becerra. Cuando estuvieron frente a “su objetivo”, los violentos abrieron fuego sin mediar palabras.

“El Gringo” resultó herido en el tórax, en la espalda, en el cuello y en los brazos, cayendo tendido en el suelo de su habitación. Los delincuentes escaparon en el acto, mientras que los lesionados fueron llevados en un vehículo particular al hospital Lagomaggiore, en Ciudad.

En ese nosocomio los médicos constataron el deceso de Becerra, en tanto que el roce de bala en la pierna de su hermano no revistió gravedad y éste se retiró sin aportar sus datos.

Un amplio prontuario

Conocido el hecho, la fiscal Claudia Ríos Ortiz -subrogando a su par Carlos Torres- dispuso las primeras medidas investigativas. Rápidamente supieron que el fallecido tenía muchos antecedentes policiales.

De manera oficial se informó que sólo entre 2004 y 2014, Becerra acumulaba 17 causas penales por delitos como robos agravados, abusos de armas de fuego, amenazas, lesiones, coacciones, encubrimiento, daños y hasta dos tentativas de homicidio. Además, en agosto de 2020 había salido del penal.

Lo intentaron matar hace 3 años

En todos los expedientes mencionados Becerra figuraba como acusado, aunque también en los últimos años se registró uno que lo tuvo como víctima. Fue en agosto de 2018, cuando una hermana lo encontró baleado en un domicilio del mismo barrio donde lo asesinaron el lunes. Allí vivía “El Gringo”, quien fue hallado con un disparo en el abdomen y otro en la muñeca de una de sus manos. En ese momento su cuadro presentó cierta complejidad y le extirparon el bazo.

Debido a este episodio y a sus antecedentes, los pesquisas que trabajan el crimen creen que al hombre lo atacaron por “viejas broncas” que tendría en la zona. De lo que no tienen dudas los sabuesos es que se trató de un “ajuste de cuentas” por el accionar de los asesinos.

Hasta anoche el caso no tenía detenidos y se esperaba la declaración de la familia para saber si pueden identificar a los autores.

En la escena del ataque Policía Científica rescató pruebas que dan cuenta de la utilización de dos armas de fuego -una pistola calibre 9 milímetros y otra calibre 22-, indicio de que dos personas dispararon.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA