Dictaron la prisión preventiva para el padre de la bebé asesinada en Las Heras

La joven madre llegó a la guardia del hospital Gailhac de Las Heras con la bebé en brazos, pero ya había fallecido. Archivo / Los Andes
La joven madre llegó a la guardia del hospital Gailhac de Las Heras con la bebé en brazos, pero ya había fallecido. Archivo / Los Andes

Leonel Peralta (22) deberá seguir preso, mientras que a la madre de la criatura de dos meses le otorgaron la libertad, pero no la desvincularon del caso.

La causa que investiga la muerte de Emma Peralta Díaz, la bebe de casi dos meses asesinada por violencia física en Las Heras el mes pasado, tuvo un nuevo episodio este martes luego de que la Justicia le dictara la prisión preventiva a Leonel Peralta (22), el padre y único acusado por la muerte de la pequeña, ya que la madre, Solange Díaz, quedó en libertad la semana pasada.

El filicidio de la pequeña bebé ocurrió el pasado 1 de abril, a sólo dos días de cumplir los dos meses de vida. En un principio la muerte desató varias sospechas que llevaron al fiscal de Homicidios Carlos Torres -a cargo del caso- a elaborar la hipótesis de que Peralta y Díaz habían asesinado a su pequeña hija tras ejercer reiterados golpes y hasta ahorcamientos.

A medida que pasaron los días, distintas pruebas fueron complicando aún más al padre y alejando a la madre del crimen. La semana pasada se llevó a cabo la audiencia por la prisión preventiva de ambos y se determinó que Díaz quedara en libertad sujeta a proceso, mientras que la situación de Peralta se decidió este martes.

Leonel Peralta (22) seguirá preso en el penal y todas las pericias apuntan a él como el único culpable por la muerte de la pequeña Emma.
Leonel Peralta (22) seguirá preso en el penal y todas las pericias apuntan a él como el único culpable por la muerte de la pequeña Emma.

Hoy la jueza Dolores Ramón, del Juzgado Penal Colegiado 1, dictaminó que Peralta debe continuar con la prisión preventiva en el penal, a la espera del juicio en su contra. Con Díaz excarcelada, el joven de 22 años pasó a ser el único acusado e imputado por homicidio agravado por el vínculo, delito que prevé como única pena la prisión perpetua.

Investigación y resultados

Aturdida por la desesperación, el 1 de abril Solange Díaz corrió con su bebé en brazos hasta el hospital Gailhac de Las Heras gritando que la pequeña estaba ahogada con leche. Era el mediodía de ese viernes cuando Emma falleció en los brazos de su madre minutos antes de haber entrado a la guardia. Los médicos le hicieron maniobras de RCP, pero ya era tarde.

Sin embargo, a primera vista, los galenos advirtieron que el cuerpito de la bebé tenía un golpe en la cabeza y signos de ahorcamiento, por lo que el caso pasó a la Fiscalía de Homicidios.

Mientras ocurría toda esa trágica secuencia, Peralta se había quedado en su casa dejando que Díaz fuera sola al nosocomio en busca de salvar a la pequeña, siendo que al momento de ahogarse los jóvenes estaban juntos, en la casa que compartían en El Algarrobal.

La pareja estaba separada cuando Emma nació y durante su primer mes y tres semanas de vida, la pequeña y su madre vivieron juntas en la casa materna de la joven, hasta que decidió volver con Peralta apostando a una nueva oportunidad y buscando formar un hogar para su pequeña hija. Sólo cinco días vivieron los tres juntos en la casa de los padres del imputado, hasta que la criatura falleció.

Los resultados de la autopsia en el cuerpito de la beba revelaron que había fallecido por un fuerte golpe en la cabeza que le produjo un hematoma subdural. Además los peritos forenses aseguraron que se trataba de una lesión causada al menos un día antes de la muerte y que la gravedad de la misma le había causado una pérdida progresiva del funcionamiento de los órganos.

Sumado a eso, los sabuesos cosecharon testimonios y pruebas en las que había un factor común: Díaz sufría violencia de género de todo tipo por parte de Peralta. Desde insultos, golpes, amenazas de muerte hasta episodios de violaciones.

Con el abanico de pruebas en mano, el representante del Ministerio Público Fiscal se presentó ante la jueza Ramón y pidió la libertad de Díaz, desvinculándola del crimen, y apuntó todas las pericias hacia Peralta. La magistrada coincidió con la investigación llevada a cabo por la Unidad Fiscal de Homicidios y accedió al pedido de dejar preso al hombre de 22 años.

Testimonios que no coinciden

En sus declaraciones ante la fiscalía, Díaz se mantuvo firme en que la bebé se había ahogado con leche y los peritos aseguraron que sí había rastros del líquido en las vías respiratorias, pero que no fue la broncoaspiración la causa de la muerte sino la falla multiorgánica en su cuerpito como secuela del golpe en la cabeza.

La joven madre también declaró que, días antes de que falleciera Emma, había discutido con su novio y alegó que él le propinó una cachetada que terminó impactando en la pequeña. Ese relato coincidió con los resultados de la necropsia.

Mientras que los testimonios de Díaz coincidían con las pruebas de los peritajes y los relatos de los médicos del Gailhac, que también afirmaron haber visto restos de leche al realizar la RCP, las declaraciones de Peralta se contradecían y no encajaban con las pruebas de los peritos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA