Denuncia de rapto en Guaymallén: por ahora descartan un abuso e investigan una privación de la libertad

Los peritajes se realizaron en el hospital Lagomaggiore. Foto: Los Andes
Los peritajes se realizaron en el hospital Lagomaggiore. Foto: Los Andes

Una chica de 17 años dijo que el lunes pasado la subieron a una camioneta antes de entrar a la escuela. Después no recuerda nada hasta las 22, que la dejaron y llegó caminando ensangrentada a un bar.

Lo que en un principio parecía un rapto seguido de abuso sexual, por ahora se investiga sólo como una privación ilegítima de la libertad. Es el caso de la adolescente que el lunes denunció que antes de entrar al colegio en Guaymallén la obligaron a subir a una camioneta y se la llevaron durante tres horas.

Desde el comienzo el hecho generó mucha preocupación e impacto ya que la jovencita de 17 años apareció en muy mal estado en un bar de la calle San Martín de Ciudad, en pleno Centro, cerca de las 23. Entró al lugar con sangre en su rostro y casi desvanecida. Cuando pudieron reanimarla entre los empleados del local, contó lo que le había sucedido.

Explicó que alrededor de las 19 caminaba por calle Uruguay de San José, en dirección a la escuela técnica que asiste, y que un hombre la sorprendió y por la fuerza la metió en una camioneta. A partir de ahí no recuerda nada más, hasta que a las 22 la dejaron entre la terminal de ómnibus y el hospital Central. Desde allí caminó y llegó al Centro.

Esto lo ratificó ante la Policía y, por protocolo, desde la oficina fiscal ordenaron llevarla al hospital Lagomaggiore por un posible caso de abuso. Los peritajes físicos que le realizaron descartaron una violación, ya que no tenía lesiones en sus zonas íntimas ni ningún tipo de fluido o material genético.

A esa altura, el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora ya había tomado intervención, pero tras estos informes y sin que la víctima hiciera referencia a una agresión sexual, debió derivar el expediente.

La causa recaló en la fiscalía de Delitos No Especializados por una presunta privación ilegítima de la libertad. Los pesquisas que trabajan en esta unidad solicitaron las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona en donde habrían raptado a la chica para determinar si en la tarde del lunes se observa el vehículo en cuestión y si se produjo algún movimiento extraño.

Por el momento no hay detenidos ni sospechosos identificados, mientras se espera que algún testigo se presente a declarar y una ampliación en el relato de la adolescente, con más detalles que puedan modificar nuevamente la investigación.

En el establecimiento educativo donde ella estudia, el miércoles hubo una manifestación pidiendo seguridad en las inmediaciones.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA