domingo 5 de julio de 2020

Cocaína incautada en procedimientos concretados recientemente. / Gentileza Dirección de Narcocriminalidad
Policiales

Deliverys y venta online, las estrategias de los narcos mendocinos en cuarentena

Ante el aislamiento y la dificultad de sus clientes para movilizarse, quienes venden drogas usaron variantes. Ardua actividad de la Policía. 

Cocaína incautada en procedimientos concretados recientemente. / Gentileza Dirección de Narcocriminalidad

La etapa de aislamiento que los argentinos vivimos en los últimos meses, lógicamente hizo que provisoriamente la rutina de la gran mayoría de las personas se modifique. Esto en todo ámbito; el personal, familiar y también laboral. Sobre esto último muchos debieron “rebuscárselas” con nuevas ideas, y quienes viven del delito, también debieron amoldarse. Es el caso del narcotráfico en Mendoza, cuyos protagonistas tuvieron que apelar a nuevas estrategias de compra y venta.

“Para nosotros, la actividad ha sido igual, no se ha frenado por la cuarentena. Pero si notamos que vendedores y consumidores han apelado al ingenio para seguir consiguiendo droga”, explicó Marcelo Rivera, jefe de la Dirección de Narcocriminalidad en la provincia.

Deliverys y venta online

Fueron curiosos algunos reportes policiales del mes de abril y mayo, que daban cuenta de narcodeliverys detenidos por llevar mezclado entre sus pedidos, estupefacientes.

Al menos cinco arrestos se concretaron en calles del Gran Mendoza. Los acusados iban preparados: vestimenta de Pedidos Ya o Glovo, por mencionar algunas compañías de reparto, moto o bicicleta para moverse y hasta alimentos en la caja o mochila para despistar. Entre esa mercadería tenían escondida marihuana o algún gramo de cocaína.

“Después de detectar varios casos, se detuvo esta modalidad. En algunas oportunidades la requisa se dificultaba por cuestiones de salubridad, por los alimentos que trasladaban”, comentó Rivera. Es que hubo sospechosos que realmente trabajaban para estas empresas, y “aprovechaban” para hacerse unos pesos extras llevando droga.

Otra modalidad que proliferó en tiempos de pandemia y distanciamiento social, fue la venta por internet y por encargo. Los pesquisas descubrieron y frustraron varias de estas transacciones vía web, donde los vendedores buscaban sacar más ganancia en el contexto de escasez por el impedimento de circular libremente por las calles. Apelando a la necesidad y a la abstinencia, en estos meses pasaron a ofrecer el frasco de cogollos de marihuana a unos $ 5.000, cuando a comienzos del año estaba en $ 2.500.

Cocaína en la balanza de los pesquisas. / Gentileza Dirección de Narcocriminalidad

El mismo criterio de mayor demanda utilizaron para comercializar la cocaína. Siguiendo la dinámica de cualquier marcado, mantuvieron los precios pero bajaron las cantidades y calidades, vendiendo a 500 pesos el medio gramo de esta sustancia, cuando antes por este valor se conseguía 1 gramo. Además, desde los laboratorios explican que cada vez está más reducida y pierde pureza al mezclarla con otros productos.

Para combatir “el desempleo y la crisis”

Otro artilugio detectado por los investigadores, es que los viveros domiciliarios en este último tiempo se han explotado para la venta de marihuana y no para el consumo personal como se acostumbraba.

“Hemos tomado conocimiento de gente que estaba complicada de trabajo y necesitaba plata rápido, y apelaron a sacar de su plantación para vender”, confesó una fuente.

Este es un recurso también utilizado por delincuentes, que frente a la cuarentena y la imposibilidad de salir a robar a las calles, remplazaron sus delitos habituales por el negocio de la droga.

Actividad normal

La prohibición de andar libremente por la vía pública impactó en distribuidores y clientes, pero no modificó el trabajo de quienes deben desbaratar estos circuitos. Los policías abocados a estas labores siguieron con el mismo ritmo durante la cuarentena, además de investigar las nuevas modalidades.

“Se notó una disminución en la circulación de gente, sobre todo en la zona metropolitana. Bajaron quizás las requisas en las calles, aunque mantuvimos la cantidad de allanamientos y secuestros”, aclaró el director de Narcocriminalidad.

La división antidrogas siguió recibiendo denuncias y datos, sobre los que trabajaban para obtener más pruebas hasta llegar a los operativos. “Cumpliendo todos los protocolos sanitarios, una vez que el juzgado autorizaba, actuábamos”, remarcó Rivera.

En lo que va del año se han desarmado 145 quioscos de venta al narcomenudeo, en “gran parte gracias a la ayuda de vecinos que denuncian porque no quieren ese movimiento de gente en sus barrios”; aseguraron.

Cigarrillos de marihuana secuestrados/Gentileza Dirección de Narcocriminalidad

La Policía durante 2020 ya encontró 60 viveros de cultivo de marihuana en Mendoza, mientras que desarticularon 85 organizaciones de acopio y tráfico de drogas, por lo general manejadas por clanes familiares. En total, son 290 medidas positivas de los sabuesos.

Macetas de marihuana/ Gentileza Policía Federal Dirección de Narcocriminalidad

Estos golpes permitieron el arresto y el procesamiento de 216 personas, en tanto que en la calle se aprehendió a 1.220 ciudadanos por tenencia, que no deriva en una causa penal pero sí en un secuestro de estupefacientes.

Procedimiento antinarco/ Gentileza Dirección de Narcocriminalidad

Respecto a incautaciones, quedaron en manos de la fuerza a la fecha 24 kilos de cocaína, 2.700 kilos de marihuana, 6 dosis de éxtasis y 261 de ácidos lisérgicos, entre ellos uno similar y recién llegado a la provincia, conocido como “la bomba” por su peligrosidad en la salud de las personas.

“No se restringió la actividad porque la gente estuvo más en sus casas. Le pedimos a la ciudadanía que siga aportando con sus denuncias y datos que brindan al teléfono de Fonodrogas (080080037642), que es anónimo. Toda esa información se reúne y se analiza”, cerró Rivera.