Declaró la exnovia de Gil Pereg: “Nos separamos porque él odiaba a los animales”

Gil Pereg, en su pasado en San Martín, con vecinos y su expareja (Archivo Los Andes)
Gil Pereg, en su pasado en San Martín, con vecinos y su expareja (Archivo Los Andes)

La mujer mantuvo en 2009 una relación de siete meses con el ciudadano israelí, por entonces “Floda Reltih” y hoy imputado por los crímenes de su madre y su tía. La molestia por las mascotas contradice la afinidad afirmada por el acusado hacia los gatos.

Era 2009. Por entonces, Floda Reltih residía sobre calle Belgrano, entre 9 de Julio y Balcarce, justo frente a la plaza departamental de San Martín. Por su llamativa altura, su pelo boscoso y su castellano primitivo se distinguía entre los demás habitantes del Este provincial. Pero también por su odio a los animales, sus fallidos negocios (el restaurante vacío, las canchas de paddle abandonadas) y su olor, según aseguraron sus vecinos.

Años más tarde, ellos mismos lo reconocieron de remera blanca y malla colorida en un predio insalubre frente al cementerio de Guaymallén. Era el mismo israelí, sí, pero había abandonado el anagrama de Adolf Hitler y era simplemente Gil Pereg, acusado de matar a su madre y a su tía. El mismo “hombre gato” que hoy enfrenta una pena de prisión perpetua, alguna vez también conoció el amor.

Doce años después, la exnovia de “Nicolás” -como también se hacía llamar para ser uno más entre los mendocinos- recordó ante la Justicia aquellos momentos vividos en San Martín, cuando creyó en las intenciones del exsoldado recién llegado a Argentina en busca de nuevos “emprendimientos”.

En la última audiencia del miércoles en la sala 15 del Polo Judicial, la mujer se enfrentó al jurado popular y confirmó el odio que el imputado por los crímenes de Pyrhia Saroussy (63) y Lily Pereg (54) tenía hacia los animales, esos mismos que ataba famélicos y dejaba esqueléticos para decorar en su rancho de Buena Nueva, pese a que él se define como “gato”.

Justamente, para la mujer, ese maltrato dirigido a los animales fue uno de los detonantes para acabar el vínculo amoroso. “Nos alejamos porque él odiaba a los animales. Yo tenía perros y gatos y a él le molestaban. Una vez, pateó a un perro en plena calle”, declaró la mujer.

El israelí Gil Pereg (40), presente en la primera audiencia del juicio en su contra. (Ignacio Blanco / Los Andes)
El israelí Gil Pereg (40), presente en la primera audiencia del juicio en su contra. (Ignacio Blanco / Los Andes)

La frase generó sorpresa, ya que la estrategia de la defensa de Pereg, Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta, apunta a demostrar que Pereg es una persona que sufre “un cuadro psicopático de base, trastorno delirante y alto riesgo de suicidio” y que, por lo tanto, es inimputable. Esto en referencia a la famosa afirmación de Gil Pereg (”Yo soy un gato”) y su relación imaginaria con el señor Balthus (gato de 500 años) y los monstruos Ghoulies, según consta en el informe del médico forense Mariano Castex, realizado en junio de 2019.

“Salí con él unos siete meses. En ese momento era corpulento, tenía cinco teléfonos y tres autos”, rememoró la mujer.

“Contaba con mucho dinero que le enviaban del exterior”, agregó la mujer, ratificando lo que ya se sabía acerca de que Saroussy le enviaba capital a Pereg para que lo usara en Mendoza en sus (ruinosos) emprendimientos. La misma preocupación por la que la mujer luego viajaría junto a su hermana en enero de 2019 a Mendoza.

“Estoy molesta porque no puedo aportar nada nuevo, me habían dicho que no me citarían más con este caso. No tengo nada que ver”, manifestó la exnovia del imputado. Sus palabras no fueron al azar. Es la misma persona que fue tapada por un rectángulo blanco en la foto del perfil del Facebook de “Nicolás” Gil Pereg. Incluso, la relación terminó en acoso y maltratos verbales.

La exnovia borró -literalmente- a Gil Pereg en Facebook - Archivo Los Andes
La exnovia borró -literalmente- a Gil Pereg en Facebook - Archivo Los Andes

Gil Pereg enfrenta una posible pena de prisión perpetua, salvo que el jurado popular lo declare inimputable. Las audiencias en el Polo Judicial se extenderán hasta el 3 de noviembre.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA