miércoles 23 de junio de2021

Culmina el juicio por el crimen de Carleti: los acusados entre la perpetua, la absolución y condenas por robo
El ex senador Hisa, señalado como autor intelectual. /Ministerio Público Fiscal
Policiales

Culmina el juicio por el crimen de Carleti: los acusados entre la perpetua, la absolución y condenas por robo

Ayer se escucharon los alegatos de cierre, que variaron desde la máxima sentencia a condenas menores para algunos de los cuatro imputados. Hoy habrá veredicto del jurado popular, a más de tres años del impactante hecho ocurrido en Tunuyán.

Culmina el juicio por el crimen de Carleti: los acusados entre la perpetua, la absolución y condenas por robo
El ex senador Hisa, señalado como autor intelectual. /Ministerio Público Fiscal

Luego de más de tres años de investigación, el caso con más repercusión de los últimos años en el Valle de Uco llega a su fin. El crimen de Norma Carleti (59) hoy tendrá sentencia de un jurado popular para cuatro acusados. Ayer fueron los alegatos y los pedidos de penas oscilaron desde la perpetua para todos, pasando por la no culpabilidad y hasta condenas por un robo.

La penúltima jornada del debate se desarrolló desde temprano en el Auditorio Municipal de Tunuyán y tuvo en el comienzo las declaraciones de dos de los imputados, los hermanos kevin y Alexis Guerrero. El primero confesó haber llegado aquel 5 de marzo de 2018 en la madrugada a la casa de la víctima con el objetivo de robar, pero creyendo que en el interior no había nadie. Agregó que el que ingresó fue un “compañero”-alguien que no estaría identificado- y que él permaneció afuera.

Por su parte, Alexis se desvinculó totalmente del hecho y manifestó haber estado durmiendo en su hogar esa noche.

Los hermanos eran los únicos sospechosos que no habían dado su versión en el debate, ya que esta semana habían declarado los otros dos detenidos: Juan Carlos Guerrero, el padre de estos jóvenes, y Leonardo Hisa, ex pareja de Carleti y el único que cuenta con arresto domiciliario por cuestiones de salud.

Cuatro perpetuas

La pena máxima es la que solicitaron los fiscales Fernando Guzzo y Jorge Quiroga, entendiendo que está probada la conexión entre los acusados y el objetivo que tenían. Para los investigadores Hisa fue el instigador del asesinato, Guerrero padre partícipe primario como nexo y sus hijos coautores.

De esta hipótesis se valen para la imputación de homicidio agravado por el vínculo-por la relación de la mujer e Hisa, por mediar violencia de género y por precio o remuneración, sosteniendo que había promesa de pago por el crimen. El móvil, para los pesquisas, era la separación del matrimonio y sus vinculaciones con cuestiones económicas, como los bienes y sociedades que tenían en común.

Todo este planteo fue acompañado por el doctor Víctor Ábalos, querellante en representación de dos hijos de Carleti, quien reclamó perpetua para los cuatro hombres.

El robo

También en su rol de querella, pero como abogado del hijo en común entre la empresaria asesinada y el presunto instigador, Eduardo De Oro trató de explicar que el crimen ocurrió en el contexto de un hecho de inseguridad. El letrado sostiene que no hay responsabilidades ni de Hisa ni de Juan Carlos Guerrero, por lo que sugirió condenas para Alexis y Kevín por un homicidio en ocasión de robo, delito con penas de 10 a 25 años.

Siguiendo esta línea, aunque concentrados únicamente en la defensa de Hisa, la abogada Sofia Sosa Arditi y su colega Daniel Álvarez pidieron la absolución de su cliente.

“Los autores no llevaban armas- el ataque se produce con cuchillos de la cocina- e iban a cara descubierta y en un Fiat 600 que se quedó sin nafta”, detalló la defensora para descartar la planificación, añadiendo que nunca se concretó ningún pago. Apoyaron también la hipótesis de un robo que terminó en tragedia.

La víctima, ultimada a puñaladas en su casa. Archivo

La otra parte que pidió no culpabilidad fue la que representa a Guerrero padre. Los letrados oficiales Federico Liciardi y Nadia Moreno apuntaron a que no hay pruebas contra este hombre y que el llamado que le efectuó a Hisa a horas del asesinato, fue por la relación laboral que los unía.

Un homicidio sin autor detenido

En último turno alegaron los abogados Juan Pablo Chales y Pablo Cazabán, a cargo de los hermanos Guerrero. Y en este caso hay dos estrategias, ya que en primer lugar aceptan que kevin fue a robar a lo de Carleti en compañía de otro joven, siendo este último quien entró a la vivienda y mató a la empresaria de 55 puñaladas. Este individuo sería alguien no identificado en la causa.

Esta defensa sostuvo que Guerrero se quedó afuera en todo momento, ya que en la escena no había ADN suyo, tampoco huellas de él ni marcas de su calzado. En un contrapunto de esto, lo que lo complicó durante la investigación y fue confirmado en el juicio por el director del Registro Provincial de Huellas Genéticas, Miguel Marino, fue que en sus manos hallaron material genético de la víctima.

La familia Guerrero. en el banquillo de los acusados. /Ministerio Público Fiscal. Justicia de Mendoza | Justicia de Mendoza

A pesar de esto, le pidieron al jurado que lo condenen por una participación primaria en un robo agravado por escalamiento y efracción (rompieron una puerta), con una escala penal de 3 a 10 años. Y en subsidio, una participación secundaria en un homicidio en ocasión de robo.

Con respecto a Alexis fueron por la absolución lisa y llana al asegurar que no hay pruebas en su contra, más allá de la testimonial de una policía que lo vio manejando el Fiat 600 en las inmediaciones. Los abogados aseguran que él no sabe conducir y que en la noche del crimen estaba durmiendo en su casa. Si recibe una sentencia, pidieron que sea una participación secundaria en el robo.

En esta encrucijada jurídica y de hipótesis se encuentra el jurado popular, que hoy en la mañana pasará deliberar el veredicto. Para determinar la culpabilidad de los imputados, los 12 ciudadanos deberán llegar a la unanimidad. En caso de que haya culpabilidad pero no sentencias de perpetuas, el juez técnico David Mangiafico será el encargado de imponer las penas.