Condenaron a dos mendocinos por enviar cocaína en piedras a Canadá

La droga, oculta en piedras de cuarzo, era transportada en enormes bobinas de acero. - Foto: Archivo
La droga, oculta en piedras de cuarzo, era transportada en enormes bobinas de acero. - Foto: Archivo

Casi 2.000 kilos de droga iban ocultos en enormes bobinas de acero. Recibieron 8 años de pena.

Terminó el juicio contra Osvaldo Neri Maturano y Ariel Alejandro Rigoletti, dos mendocinos acusados del envío de cocaína oculta en piedras de cuarzo a Canadá en enormes bobinas de acero. El caso fue conocido como “Bobinas blancas” y ambos recibieron una condena de 8 años de prisión.

El debate había comenzado en marzo, cuando sólo se alcanzó a leer la acusación. Después, por efecto del coronavirus y la posterior cuarentena, se llegó a la suspensión de las actividades en la Justicia Federal.

Ahora, ante una sala vacía de público, el debate se desarrolló con todas las partes involucradas, incluyendo a ambos imputados (detenidos en el penal), que siguieron el desarrollo por video-conferencia, sistema ya probado con éxito en otros juicios y que ahora sirvió para escuchar el testimonio de los testigos.

Tras los alegatos de la fiscal María Gloria André, la querella y la defensa, el Tribunal Oral Federal 2 condenó a ambos a 8 años de prisión como coautores del delito reprimido por el Código Penal en su artículo 866, cuando hace referencia a estupefacientes o precursores químicos que “por su cantidad estén inequívocamente destinados a su comercialización dentro o fuera del territorio nacional”.

Hace 3 años

El hecho se descubrió hace 3 años y fue conocido como “Bobinas Blancas”. La Justicia Federal de Campana (provincia de Buenos Aires) pudo demostrar en ese momento que Maturano era la persona que, desde la sede de Tele Exbe S.A. con domicilio en pleno centro de San Rafael, habría desarrollado las gestiones administrativas, contables y logísticas para lograr que la “mercadería” (casi 2.000 kilos de cocaína) llegara oculta a Canadá.

Por su parte, Rigoletti -como único empleado de la firma- habría tenido a su cargo diversas tareas bajo la pantalla legal de la empresa, participando del almacenamiento y preparación de la carga en la que se disimulaba el clorhidrato de cocaína y que fue descubierta en el país del Norte por una denuncia.

Los otros responsables de la maniobra, según la imputación, fueron los mexicanos Arturo Rendon y Gustavo Martorell, con pedido de captura internacional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA