Cayó el acusado del brutal femicidio en Moreno: lo identificaron por los videos de seguridad

La víctima y el presunto asesino
La víctima y el presunto asesino

El acusado fue reconocido por efectivos de la comisaría 6 de Ciudadela en la esquina de las calles Ricchieri y Necochea de Fuerte Apache.

Cayó el joven de 21 años acusado del femicidio de Karen Bustamante, asesinada a golpes y por estrangulamiento en la localidad bonaerense de Moreno.

Rodrigo Rivero fue atrapado en el barrio Ejército de Los Andes, conocido popularmente como Fuerte Apache, de Ciudadela, partido de Tres de Febrero.

El joven fue indagado el sábado por el fiscal de la causa, Gabriel López, por el delito de “homicidio agravado criminis causa, habiendo sido ejecutado por un hombre, resultando la víctima mujer, mediando violencia de género, y por su comisión por ensañamiento y alevosía”, que prevé la pena de prisión perpetua.

Rivero se negó a declarar y seguirá detenido en el marco de la causa por el crimen de Bustamante (18). El acusado fue reconocido por efectivos de la comisaría 6 de Ciudadela en la esquina de las calles Ricchieri y Necochea de Fuerte Apache y, tras un operativo cerrojo, lograron su detención.

Presentaba una cicatriz de vieja data en el torso y una lesión reciente en el rostro, tal como figuraba en la circular de búsqueda emitida por el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez.

Sobre el joven pesaba un pedido de captura “a nivel nacional” desde el jueves, tras lo cual se difundieron las imágenes de su rostro, y además se habían iniciado las gestiones administrativas de rigor para que haya un ofrecimiento de recompensa para dar con su paradero.

Los videos

El femicidio ocurrió la madrugada del lunes pasado frente a un salón de fiestas deshabitado en pleno centro del partido de Moreno.

La clave de la investigación para determinar lo sucedido está en una serie de videos recopilados por los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Moreno-General Rodríguez y de la comisaría 1.

Gracias a estas pruebas, los investigadores descubrieron que la víctima y el asesino se conocían y que habían pasado toda la noche juntos.

“Vinieron de la zona de Merlo, donde estuvieron en un pool del que los echaron por algún incidente. De ahí tomaron un colectivo y llegaron al centro de Moreno, donde durante varias horas recorrieron distintos bares y pooles”, dijo a Télam un investigador judicial.

Según la investigación, cerca de las 5 una cámara de seguridad captó una secuencia que dejó claro a los investigadores que entre ellos hubo algún problema.

En las imágenes se vio cómo el hombre se alejó a paso apurado y recogió de la calle una piedra o trozo de baldosa desprendido de una vereda que guardó en uno de sus bolsillos, mientras que la mujer lo seguía.

Luego, tomó una botella de vidrio, que más tarde apareció destrozada en la escena del crimen y con la que se cree que mató a la joven.

Finalmente, se observó que el hombre descartó en un cesto de basura un trozo de baldosa ensangrentado envuelto en una bolsa de arpillera, que fue secuestrado por los peritos y se cree fue el objeto contundente con el que golpeó a la víctima en la cara y la cabeza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA