Caso Bento: un narco juzgado por 50 kilos de cocaína declaró que un abogado le pidió una coima de 200 mil dólares

El juez Walter Bento. (Télam)
El juez Walter Bento. (Télam)

Nelson Pizarro involucró al polémico magistrado y al abogado Martín Ríos, uno de los procesados por en la megacausa.

Un presunto narcotraficante que está siendo juzgado por ingresar a Mendoza 50 kilos de cocaína declaró que organización delictiva que dirigiría el juez federal Walter Bento le habría pedido una coima de 200 mil dólares para recibir beneficios procesales.

Ayer, Nelson “Chirola” Pizarro (54) -imputado por transporte y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización en calidad de líder y financista- declaró ante el Tribunal Oral N° 1, conformado por Alberto Daniel Carelli, Daniel Alejandro Doffo y Héctor Fabián Cortés, nombrando a Bento y al abogado Martín Ríos, otro los imputados en la megacausa de las coimas que investiga el fiscal Dante Vega y el juez Eduardo Puigdéngolas.

Nelson “Chirola” Pizarro, involucrado en el caso Bento.
Nelson “Chirola” Pizarro, involucrado en el caso Bento.

El acusado sostuvo que, tras ser detenido en 2019 y estando detenido en la cárcel federal de Cacheuta, fue visitado por Martín Ríos, quien le habría dicho que él podía tramitarle su libertad ante el juez Bento a cambio de 200 mil dólares. “Me dijo que el jefe, el juez Bento, iba a arreglar la situación”, sostuvo el presunto narco.

Además, afirmó que le comentó la situación a su abogado, Sergio Carreño, quien le dijo que tuviera cuidado porque podía ser una estafa.

Este presunto pedido de coimas es muy similar a otra que tiene como protagonista a Daniel “El Rengo Aguilera -líder de la barrabrava de Godoy Cruz-, quien en abril pasado declaró ante el fiscal Vega que se habría negado a pagar coimas a la organización que lideraría el juez Walter Bento,

El líder tombino sostuvo que le pidieron dinero en dos oportunidades y que él no contaba con las exorbitantes cantidades solicitadas.

El primero que le habría pedido dinero fue el asesinado Diego Aliaga, es decir quien es considerado como “número 2″ en la asociación ilícita que lideraría el magistrado. Aliaga le habría pedido en esa oportunidad 100 mil dólares a cambio de no ser investigado.

Luego hubo un segundo pedido que habría realizado uno de los abogados detenidos y procesados en la causa Bento. Según Aguilera, el letrado Jaime Alba le habría había doblado la suma, solicitándole 200 mil dólares. El tombino también en este caso se negó a entregar la suma en cuestión.

Pizarro se despegó de la cocaína

Por otra parte, Pizarro se refirió a los 50 kilos de cocaína por los que está siendo juzgado. El acusado sostuvo que, efectivamente, fue a Córdoba con la intención de comprar la droga, pero que el “probador” que había llevado para analizar la sustancia le dijo que “no servía” y por eso desechó la operación.

Sin embargo, Claudio Marcelo Olivera Ruarte (39) y Edgardo Daniel Sánchez Aguilera (49) le dijeron a los salteños Luis Wilmer Zalazar Acosta (46) y Ernesto Guerrero Heimer (48) que podían negociar la droga en Mendoza y por eso la carga llegó a la provincia.

La acusación

El 7 de agosto del 2019, los acusados intervinieron en el transporte y la tenencia con fines de comercialización de un total de 47,704 kilogramos de cocaína compactada que se encontraba distribuida en 43 ladrillos y 6 medios ladrillos, envueltos en papel metalizado y goma, y que estaban ocultos en el interior de una especie de doble fondo de una camioneta Saveiro color negro.

La investigación realizada por la Policía de Mendoza y las escuchas telefónicas determinaron que la organización se reuniría el 5 de agosto del 2019 en Córdoba para concretar la operación y el traslado de estupefacientes hasta Mendoza. En efecto, ese día Pizarro, Olivera, Sánchez y González se reunieron con Zalazar, uno de los proveedores del estupefaciente, para concretar la transacción.

Dos días después, personal de la División Robos y Hurtos fijó un puesto de control en el Arco Desaguadero e interceptaron primero a un Toyota Avensis en el que viajaban Pizarro, Sánchez y González, quienes fueron detenidos, y se logró el secuestro de los teléfonos que los tres usaban habitualmente.

Luego ingresó a Mendoza por el mismo lugar la camioneta Volkswagen Saveiro, conducida por Olivera, a quien se le secuestró su teléfono, y se procedió inspeccionar el vehículo, encontrándose la droga: 47,316 kilogramos de cocaína.

Tras las detenciones, se pudo determinar por policías que estaban en San Luis que el tercer vehículo que usaba la banda, un BMW 315, también negro, había cambiado la ruta e ingresaba a Mendoza, tras pasar por San Juan, por El Encon. Cerca de las 4, se detuvo en Lavalle al auto en el que viajaban Zalazar y Guerrero, a quienes se secuestró los teléfonos y el dinero que tenían.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA