jueves 13 de mayo de2021

“Brunito”, tiene 16 años y sospechan que mató a un hombre en Las Heras por un celular: es inimputable
La víctima iba a tomar el metrotranvía, cuando recibió dos disparos fatales. /Ignacio Blanco, Los Andes.
Policiales

“Brunito”, tiene 16 años y sospechan que mató a un hombre en Las Heras por un celular: es inimputable

La policía detuvo hoy al menor en una vivienda ubicada en el barrio San Isidro, en El Challao. Está acusado de participar del crimen de Esteban Emilio Olivera (40).

“Brunito”, tiene 16 años y sospechan que mató a un hombre en Las Heras por un celular: es inimputable
La víctima iba a tomar el metrotranvía, cuando recibió dos disparos fatales. /Ignacio Blanco, Los Andes.

La policía detuvo a un adolescente de 16 años que habría participado en el homicidio de Esteban Emilio Olivera (40), quien fue asesinado hace dos semanas en Las Heras, cuando iba a tomar el metrotranvía para robarle el celular.

Policías de Homicidios lo detuvieron esta mañana en una vivienda ubicada en el barrio San Isidro, en El Challao, donde era ocultado por sus familiares y fue puesto a disposición del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien ordenó que fuera llevado, inicialmente, a la Oficina Fiscal 5 de Las Heras.

Se trata de un joven de 16 años conocido como “Brunito”, quien por su edad es inimputable y por lo tanto en las próximas horas pasara a la órbita de la justicia de menores, donde se decidirá si queda internado en alguna institución o bien si es entregado a su familia con el paso de los días.

La investigación por “homicidio criminis causa en concurso Real con Robo Agravado por el uso de Arma de Fuego” se mantiene abierta ya que se busca a un hombre mayor de edad que residiría en el asentamiento Güemes.

La policía cree que tanto Brunito como el sujeto buscado –ambos fueron registrados por las cámaras de seguridad de la zona- ya habían cometido algunos atracos con la misma modalidad.

Olivera fue asesinado alrededor en la mañana del 8 de abril. Había salido de su casa del barrio Almería y caminaba como cada jornada, con el objetivo de abordar el Metrotranvía para ir a trabajar a Luján de Cuyo.

Pero en Avellaneda y Sargento Cabral, a dos cuadras de su vivienda, dos ladrones le cortaron el paso y le exigieron su teléfono celular. El trabajador se resistió a entregar el aparato y recibió dos balazos: uno en el tórax y otro en la cabeza.

Los delincuentes escaparon corriendo sin llevarse ninguna de las pertenencias del hombre. Las detonaciones del arma de fuego llamaron la atención de varias personas que transitaban por las inmediaciones y que empezaron a comunicarse al 911. Médicos del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) trasladaron a Olivera al hospital Carrillo, donde se confirmó su deceso.