miércoles 14 de abril de2021

Imagen ilustrativa / Los Andes
Policiales

Analizan cámaras de seguridad para hallar a quien asesinó a tiros a una travesti en Guaymallén

La víctima de 27 años recibió seis disparos en el pecho desde un auto cuando estaba en la Costanera.

Imagen ilustrativa / Los Andes

El cuerpo sin vida de una travesti de 27 años quedó ayer tendido en una vereda de la Costanera, en Guaymallén, luego de que sujetos a bordo de un auto le dispararan al menos seis veces.

El estruendo de las detonaciones y la marcha de un vehículo a toda velocidad cortaron el silencio de la madrugada, cerca de las 4. Luego comenzaron a sonar los teléfonos en la línea de emergencias 911. Testigos reportaban que una trabajadora sexual había sido abatida en el cruce de Costanera y Correa Saá.

Los primeros policías que llegaron al lugar encontraron el cuerpo de Melody Barrera, que yacía sobre la vereda Este. Presentaba varias heridas por arma de fuego en el tórax. Entonces fue notificada la fiscal de Homicidios Andrea Lazo, quien llegó a la escena minutos después y ordenó el revelamiento de cámaras de seguridad de la zona, incluyendo algunas de comercios y empresas privadas. El objetivo es identificar el automóvil desde el cual ejecutaron a Barrera y así dar con el o los autores del travesticidio.

Alrededor del cuerpo de Melody efectivos de Policía Científica hallaron seis vainas servidas calibre 9 mm.

Los médicos que llegaron en la ambulancia 136 del Servicio de Emergencias Coordinado pudieron constatar que la mujer trans había muerto al recibir seis impactos de bala en el pecho.

Algunos testigos indicaron que la víctima, quien vivía en el barrio La Primavera, de Luján, estaba ofreciendo servicios sexuales, según revelaron fuentes cercanas a la investigación. Además relataron que habían observado que desde un VW Bora de color celeste se ejecutaron los disparos. Este dato será clave para facilitar la identificación del rodado.

Los investigadores no descartan que se haya tratado de un asalto, aunque es la hipótesis con menor fuerza en la causa. Las sospechas se centraron en ello dado que la víctima tenía un morral que luego desapareció, aunque especulan que quienes se acercaron a presenciar la escena del crimen pudieron haberlo robado.

Ahora los sabuesos buscan determinar el móvil del salvaje ataque y de dar con el culpable. Para tratar de esclarecer esos datos, prostitutas que trabajan en la zona del ataque fueron citadas a declarar.