Y se escapó la inflación..

Los valores de los alimentos volvieron a subir por encima del promedio en marzo.
Los valores de los alimentos volvieron a subir por encima del promedio en marzo.

El autor explica cuáles fueron los factores que dispararon los precios en marzo y pone en duda el plan del Gobierno para frenar los aumento.

A pesar de los intentos del gobierno para reducirla. la inflación pegó un nuevo salto en marzo y reavivó la preocupación de que siga en ascenso. Surgen las preguntas de por qué aumentó y si se podrá tranquilizarla.

En los últimos meses se han implementado varias acciones para detener el incremento de los precios, como la contención de las tarifas energéticas, y hasta enero, los precios de combustibles. También continuaron los Precios Cuidados, incluyendo las amenazas a empresas que no cumplieran, y aun así, la inflación volvió a subir. Mientras tanto, aumenta lentamente el dólar oficial, indicador relevante que influye sobre el valor de los alimentos.

Vamos al ABC. El dinero viene aumentando a un ritmo del 50% anual. A eso se agrega que cuando la gente se pone más pesimista, se deshace de los pesos, comprando más bienes o dólares. Y este comportamiento genera mayor inflación.

El ABC explica por qué la inflación continúa siendo alta. Ahora, ¿por qué el IPC aumentó más en marzo? Usualmente en ese mes hay fuertes incrementos en educación (muy notorio en 2022 a nivel nacional). Se agregan los aumentos en alimentos (más en Mendoza), en parte debido a los mayores valores de los commodities (trigo, maíz, etc.). Indirectamente, debe haber influido el importante incremento de los combustibles en los dos últimos meses.

En este contexto, ¿qué esperamos para el futuro? Un punto relevante es que, mientras mayor sea la inflación, más difícil es pronosticarla, porque pasa a ser más inestable. A eso suma que hay inflación reprimida, como las tarifas energéticas, los precios de combustibles (pregunte a cuánto está la nafta en Chile), y el mismo dólar oficial.

Y si fuese poco, está la pelea política dentro del mismo gobierno. Visto desde afuera, da la impresión de que hay dos grupos: uno plantea que están cansados del ajuste, y proponen gastar más, y el otro pide moderación, intentándolo como sea, para controlar la inflación. Esa lucha es señal de que no hay voluntad conjunta para hacer frente al problema inflacionario.

En todo este embrollo, hay un elemento que ayuda, aunque con sus costos. Es el cepo cambiario, que restringe severamente la compra de dólares. Es una medida muy perjudicial, porque desalienta las exportaciones, restringe las importaciones de insumos necesarios y ahuyenta las inversiones y diluye el crecimiento. Pero al menos, transitoriamente, consigue que la inflación no se desboque tanto. Mientras tanto, se mantiene la agonía.

*El autor es economista

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA