Vencer al voto en blanco y subir al podio

Vencer al voto en blanco y subir al podio.
Vencer al voto en blanco y subir al podio.

En una provincia como Mendoza en la que tres patas partidarias dominaron la escena durante muchos años, cueste entender el actual escenario polarizado. Si bien se trata de dos coaliciones, claramente hay en ambas dos bien definidos partidos dominantes, el radicalismo y el justicialismo.

En las elecciones de hoy varias agrupaciones juegan parte de su presencia en la escena política mendocina posterior. Los datos de la mayoría de las encuestas no resultan muy motivantes para estos sectores, pero sobran antecedentes demostrativos de que nunca está dicha la última palabra cuando de la opinión ciudadana se trata. Y a eso apuestan los que quedaron rotulados como parte de las terceras fuerzas.

Si el voto en blanco no es tan contundente como en las PASO (10% en nuestra provincia), hay esperanzas entre estos sectores de que el reparto de voluntades en las urnas los beneficie un poco más.

En las primarias casi todos los referentes que tuvieron los espacios minoritarios consideraron que el 10% “blanco” se produjo porque ese conjunto de terceras fuerzas no supo contar con una propuesta atractiva y, por lo tanto, no logró revertir la indiferencia de mucha gente. Es posible. Pero también en el justicialismo pensaron que esa manera de votar de tantos mendocinos reflejó la expresión de muchos desencantados con la experiencia nacional y local del Frente de Todos. Es decir, votantes del PJ que le dieron la espalda a su sector. También es factible que en ese 10% haya partes de ambas posturas.

Lo cierto es que en este domingo electoral mendocino hay varias apuestas políticas que tendrán que ver cómo continuar en la escena según el resultado que obtengan.

El Partido Verde combina el entusiasmo de un grupo de dirigentes bastante jóvenes con el mayor rodaje de los ex Protectora Mario Vadillo y Marcelo Romano. Estos dos ex socios políticos de José Luis Ramón hicieron su aporte con el propósito de encabezar las dos principales listas en la actual elección (senadores y diputados nacionales) y así intentar traccionar para instalar a los “verdes” en el tercer lugar.

La izquierda (el FIT) se mostró sólida en los debates. Ofreció un discurso cortante, fiel a su pensamiento antisistema, pero no muy lejano del gusto mendocino, como intentó hace varios años ya a partir de la incursión exitosa de Del Caño. Se le presenta el problema de que, como otras agrupaciones minoritarias, corre el riesgo de quedar sin representación parlamentaria a partir del próximo período legislativo.

Vamos Mendocinos, por su parte, tras el bajo rendimiento en las primarias apostó fuerte en la campaña hacia las legislativas de hoy a quedar más identificado con el pensamiento de Milei y otros referentes libertarios con proyección nacional. Sin embargo, en ese conglomerado se ponen en juego varias apuestas, como el pretendido resurgimiento del PD como partido diferenciado del espacio oficialista que lidera el radicalismo; la vehemente impronta autonomista del MendoExit o el prestigio de Gustavo Gutiérrez, ahora “lilito” pero de pasado demócrata con protagonismo en su paso por la Cámara de Diputados de la Nación.

Mercedes Llano, candidata a senadora nacional, puede llegar a ser la única permanencia de uno y otro lado de la grieta ante una eventual mala elección de su espacio y del resto de las terceras fuerzas, ya que mantiene mandato como legisladora provincial por dos años más. Es joven y tiene escuela política de familia. Como ya se indicó, pensando en 2023 a su espacio puede servirle mucho el empuje de Milei en CABA y el aporte de Espert en la provincia de Buenos Aires. Pueden apostar a una supervivencia de protagonismo en la escena política local, aunque todo dependerá de que se concrete o no un eventual acercamiento a los “halcones” de Juntos por el Cambio.

Completan la oferta electoral de hoy por las terceras fuerzas los espacios liderados por el peronista no K Jorge Pujol y el dirigente agropecuario Carlos Iannizzotto. Los números dirán esta noche si en estos dos meses entre ambas elecciones pudieron hacer conocer mejor sus respectivas propuestas.

Para el ruralista Iannizzotto fue la primera incursión en política electoral y deberá decidir si sigue y cómo.

En una provincia en la que tres patas partidarias dominaron la escena durante muchos años cuesta entender el actual escenario polarizado. Si bien se trata de dos coaliciones, claramente hay en ambas dos bien definidos partidos dominantes, el radicalismo y el justicialismo.

El resultado de hoy seguramente permitirá vislumbrar cómo será el futuro de los que obtengan bajos porcentajes de votación. Y también de los que aun sumando números decorosos no lleguen a obtener representación en la Legislatura o en concejos departamentales. Algunos, más consolidados en sus estructuras, posiblemente sigan adelante pensando en la próxima meta, la de 2023; a los demás les quedará la posibilidad de analizar si juntando voluntades es factible competir mejor.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA