Un Portezuelo y medio por año

Un Portezuelo y medio por año
Imagen ilustrativa / Los Andes

Proponemos pasar a una coparticipación inversa, recobrar la potestad constitucional de fijar y cobrar impuestos en Mendoza,

“Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos”. José Gervasio Artigas

-”¿Cuánto cobra de impuestos la nación a los mendocinos y cuanto de eso vuelve a Mendoza?”

Esa pregunta, simple, casi inocente fue hecha en una reunión que mantuve con el grupo de economistas que se sumaron a trabajar en el proyecto del MendoExit hace un año. Generó un debate muy interesante donde el primer punto en el que todos se pusieron de acuerdo es que es casi imposible de resolver, dada la maraña de información y sobre todo la falta de ella, pese a eso se conformó la comisión y quedó a cargo del Lic. Alejandro Olaguer Feliú.

Luego de investigar todos los dineros que la nación recauda en Mendoza en todo concepto, lo cual es técnicamente complejo, dado que; a modo de ejemplo figuran grandes contribuyentes agropecuarios en Ciudad de Buenos Aires, cuando no hay una hectárea plantada allí, lo mismo sucede en temas industriales.

Independientemente del domicilio fiscal de una empresa, entendemos que los impuestos que se generan por el fruto del esfuerzo de los mendocinos en Mendoza, no pueden ser imputados a C.A.B.A. No puede ser nunca veraz que C.A.B.A. recaude el 60,12% de los impuestos y por ejemplo Provincia de Buenos Aires el 15,60% o Mendoza el 1,69%. Este delirio solo es posible en un sistema que defiende el unitarismo y al puerto desde hace décadas.

También se imputó todo lo que la nación devuelve o gasta en Mendoza, entre otras cosas se consideraron: Régimen de Coparticipación Federal, pagos a beneficiarios del sistema de seguridad social (jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares, AUH, etc.) y en menor medida obra pública, programas (sociales, culturales, educativos, sanitarios, turísticos, de promoción, etc.), universidades nacionales, y pago de salarios y servicios de reparticiones nacionales en las provincias (INV, Vialidad, Justicia Federal, etc.).

El resultado nos sorprendió y decidimos chequear todo una vez más y volvimos a sorprendernos e indignarnos: 1.558,37 millones de dólares al año (Dólar oficial).

Esto representa un Portezuelo y medio todos los años, más de dos mil kilómetros de rutas nuevas dentro de Mendoza, 90.000 pesos para cada mendocino al año.

Con estos números Mendoza podría eliminar todos sus impuestos y ser superavitaria; de ningún modo tendría que haber tomado deuda ni enredarse año a año con la autorización legislativa para colocar deuda o permitir un roll over.

Señores, nos roban, nos saquean a diario y poco han hecho los políticos mendocinos por defender el fruto del sacrificio de los mendocinos, así terminamos pagándole los sueldos a los Formoseños, el clientelismo en el conurbano o el estadio y autódromo de Santiago del Estero.

Cierto es que Mendoza al ser un Estado integrante y fundante de la Argentina tiene que ayudar a sostener los gastos del gobierno federal, esto cual debe ajustarse al texto constitucional y a los principios rectores en la materia, en especial el de legalidad tributaria y las limitaciones que de allí surgen para la creación o incremento de impuestos por parte del Poder Ejecutivo. El Congreso por su parte no puede delegar en el Ejecutivo facultades tributarias. Los gastos que insuman las Fuerzas Armadas, Justicia Federal, Poder Ejecutivo Nacional, y muy poco más debe ayudar a costear Mendoza, no se encuentran entre esos, autódromos en Santiago del Estero, servicio de agua potable para C.A.B.A y Gran Buenos Aires, ferrocarriles urbanos en otras jurisdicciones, agencias de noticias, Aerolíneas Argentinas, ni los falsos inválidos de Guanaco Muerto donde el 70% de los habitantes cobran pensiones por invalidez y podríamos seguir casi ad aeternum, poniendo ejemplos de cómo la nación dispone del fruto del esfuerzo de los mendocinos en gastos que la Constitución Nacional no le permite, todo esto con el silencio cómplice de los gobernantes mendocinos durante décadas, más preocupados por las internas nacionales de sus partidos y en congraciarse con sus jefes en Buenos Aires que en defender a Mendoza.

Para revertir esto proponemos, pasar a una coparticipación inversa (la Constitución Nacional -Art. 75 inc. 2- habla de automaticidad en la remisión de fondos, pero nada dice en cuanto a que la remisión deba ser de la Nación a las Provincias y no al revés), recobrar la potestad constitucional de fijar y cobrar impuestos en Mendoza, luego de establecer un sistema impositivo mendocino, el que por eso mismo será razonable, y al ejecutarlo, aportaremos lo que corresponde de acuerdo a la Constitución Nacional, ni un peso más.

PD: El estudio completo en desarrollo se puede consultar en https://mendoexit.com.ar/perjuicio-economico/

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA