Un Estado presente que sienta las bases de nuestro futuro

Polo TIC -  Foto Orlando Pelichotti / Los Andes
Polo TIC - Foto Orlando Pelichotti / Los Andes

En un panorama nacional adverso, ¿hacia dónde se dirige la Mendoza del futuro y qué oportunidades de empleo genuino hay?

Como bien sabemos, las condiciones macroeconómicas influyen notablemente en la situación de Mendoza, como en la de cada una de las provincias. Para que crezca Mendoza es indispensable que crezca la Nación y estamos convencidos de que, si la macroeconomía se ordena, Mendoza va a tener resultados mucho mejores.

Este panorama nacional adverso, sumado a la reestructuración y al reposicionamiento de los principales sectores de la matriz productiva, ha hecho que desde la provincia tengamos que implementar nuevas acciones para potenciar el crecimiento. La industria mendocina siempre termina siendo relegada, es por eso que a pesar de las variables externas más o menos favorables con las que contamos, es necesario que nos concentremos en lo que sí podemos hacer.

Ser conscientes de la situación en la que nos encontramos está muy lejos de poner excusas que nos justifiquen. Sabemos que los salarios son bajos, también vemos las dificultades que hay a la hora de conseguir empleo registrado y de calidad, y cómo la pobreza flagela a nuestra provincia.

No obstante, no podemos quedarnos en la queja. Nunca lo hemos hecho. Como miembros activos de un gobierno verdaderamente progresista, no nos quedamos en los discursos que solo sirven para agradar a las minorías ruidosas, sino que llevamos a cabo acciones concretas para aportar soluciones. Somos un Estado presente y las acciones que tomamos no son simplistas, construyen progreso desde las acciones más básicas y sencillas. Darle una mayor calidad de vida al ciudadano común y corriente es ser un Estado progresista y presente. Una calle en buen estado, un espacio verde en condiciones, un hospital con insumos, contribuyen también a combatir la pobreza.

¿Hacia dónde se dirige la Mendoza del futuro?

El diagnóstico de la situación económica actual está hecho y conocemos las causas (y a los causantes). Frente a eso, ¿qué hacemos como gobierno para combatir esas variables tan negativas? ¿Qué herramientas tenemos, cuáles son las oportunidades que se nos presentan?

La economía de Mendoza no se termina en la vitivinicultura y en el petróleo. Si pensamos en la Mendoza que se viene, en la provincia en la que vivirán nuestros hijos, debemos contemplar hacia dónde va el mundo. Cuáles son las tendencias, cuáles son las demandas actuales. Por eso, en un contexto mundial en el que la demanda de mano de obra calificada para la industria del conocimiento es cada vez mayor, Mendoza se viene abriendo camino para dar respuesta a dichas necesidades, también desde lo local.

De este modo, el foco está puesto en el desarrollo y la innovación tecnológica, en general en la provincia y en particular desde Godoy Cruz, que en este sentido se ha convertido en un departamento emblemático. Allí se viene ejecutando un Modelo de la Gestión Pública aplicada a los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Se trata de 17 desafíos establecidos por Naciones Unidas en 2015 que funcionan como indicadores que deben ser adaptados a las características de cada ciudad. Hablamos de objetivos como: el fin de la pobreza, el trabajo decente y el crecimiento económico, las ciudades y comunidades sostenibles, la industria, innovación e infraestructura, las alianzas para lograr los objetivos, entre otros.

Una ciudad no es sostenible tan solo porque lleva a cabo acciones ambientales, sino también porque incluye y trabaja en iniciativas sociales y económicas para el futuro de las próximas generaciones. Tener la mirada puesta en el futuro de Mendoza y en el rumbo que se está tomando a nivel mundial tiene mucho que ver con esto.

El enorme potencial de los SBC en la economía de Mendoza

En 2019, los SBC (Servicios Basados en el Conocimiento) en Mendoza representaban 9% de la economía total. En la última década, de cada 100 nuevos puestos creados, 25 vinieron de los SBC. Los trabajos registrados en SBC, en promedio, se remuneran 7% más que el resto, con una diferencia mayor en software, datos e informática.

La economía del conocimiento, tan solo el año pasado, se consolidó como el tercer sector exportador de la economía de Mendoza por detrás de la agroindustria. Además, se constituyen como la actividad con la mayor tasa de crecimiento respecto al resto del país. Durante 2021, alcanzaron un volumen de un tercio de los U$S 300 millones anuales proyectados para el año 2030.

Estos números nos hablan de una potencialidad y un crecimiento inusitado para las actividades económicas de la provincia. Asimismo, se está trabajando en la creación de cooperativas relacionadas a la industria del conocimiento.

Esta última iniciativa es fundamental, porque a través de ella se busca encontrar soluciones a la falta de empleo que sufre la provincia como causa del contexto macroeconómico y de todas aquellas variables externas que mencionamos anteriormente. A lo que se apunta es que los mendocinos que quieran trabajar en el rubro programación, tengan la posibilidad de vincularse entre ellos a través de una cooperativa, ya que hoy por hoy, en estos rubros, es indispensable trabajar en equipo. A propósito de esto, el Polo TIC de Godoy Cruz viene abriendo muchas puertas a un mercado global que demanda mucha mano de obra.

Oportunidades de empleo genuino

En Mendoza hay empleo para quienes se formen en estas áreas. Estamos trabajando para ayudarlos con herramientas y con la posibilidad de acceder a programas y aportes por parte del gobierno de la provincia que potencien la generación de más puestos de trabajo genuino.

En la actualidad, el sector TIC impulsa la búsqueda de nuevos trabajadores todos los días. En este rubro, la oferta de empleo supera con creces la demanda. Tenemos un gran desafío por delante, pero es evidente que el avance se viene dando, y es gracias al trabajo conjunto de un Estado presente con el sector privado.

Nuestra propuesta de desarrollo, a partir de lo que sí podemos hacer, es construir las bases para diversificar la matriz productiva de una Mendoza integrada territorialmente, potenciando las actividades tecnológicas. Estamos convencidos de que este sector es clave para el desarrollo de la economía de la provincia, en la actualidad y en el futuro cercano.

Pero mientras nos preparamos para tener una economía más ordenada, hacemos lo que hay que hacer. Podemos estar mejor. Y una de las condiciones indispensables es jamás perder de vista que la base de cualquier futuro sólido se sustenta en mantener las condiciones para que el Estado funcione, para que el Estado llegue a los que más lo necesitan, de manera cada vez más eficiente y siempre adaptado a las necesidades de hoy. Eso es tener un Estado progresista y presente.

*El autor de la columna es el diputado provincial por la UCR, Diego Costarelli.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA