lunes 3 de agosto de 2020

Ranchillos: tambo incaico en el camino a Chile / Archivo
Opinión

Un camino precolombino a cuidar

Los valores patrimoniales tienen que ser defendidos porque, cuando se pierdan, resultará complicado recuperar el terreno perdido.

Ranchillos: tambo incaico en el camino a Chile / Archivo

La defensa de los valores patrimoniales no puede ni debe ser abandonada pese a los difíciles momentos por los que atraviesa la provincia.

Por supuesto que los mayores esfuerzos están concentrados en la solución de los problemas de orden social y económico, con especial atención en el combate de la pobreza que abruma a diversos sectores de la población más vulnerable.

Hecho este reconocimiento, los valores patrimoniales tienen que ser defendidos porque, cuando se pierdan, resultará complicado recuperar el terreno perdido.

Entre los diversos objetivos patrimoniales se encuentra mantener los postulados por los cuales el proyecto Qhapac Ñan (o Capac Ñan), Camino Principal Andino, fue convertido en Patrimonio Mundial de la Unesco, en la categoría de Itinerario Cultural, lo cual rige desde junio de 2014.

Mendoza tiene un destacado involucramiento en esta red vial precolombina, llamada también Camino del Inca. Hay datos interesantes en cuanto al proceso de gestión ya que, al comprometerse muchos actores e instituciones, provinciales, regionales y multinacionales en este sistema vial, constituye un verdadero desafío multifocal (donde hay que escuchar y trasladar la investigación, conservación y difusión de todas las voces).

En cuanto a la importancia del tramo en el territorio provincial, se expresa como una senda muy recta, centenaria, usada por comunidades originarias, luego por conquistadores e incluso arrieros hasta tiempos recientes. Está jalonado por conjuntos arquitectónicos conocidos como tambos o tampu, que tenían un cometido de postas y garantizaban la rápida conectividad y previsible disposición de recursos.

En Mendoza existen tres muy importantes en ruinas como Tambillos al Norte de Uspallata y Ranchillos y Tambillitos hacia el Oeste de la localidad. Actualmente la Dirección de Patrimonio provincial está a cargo de la Secretaría Pro Témpore de la Unidad Federal (UGF) del sistema y realiza reuniones virtuales con los representantes de cada provincia y la coordinación general del Programa, que oficia a través del Instituto Nacional de Antropología. Allí se ponen en común objetivos a cumplir y tareas a desarrollar a nivel nacional, las que deben articularse a su vez, con las que desarrollan el resto de los países que conforman la red vial.

Retomando el compromiso de Mendoza en esta infraestructura de comunicación, hay dos proyectos para generar mayor protección de los sitios y, a la vez, ofrecer mejor información al visitante y lograr mayor bienestar a la hora de visitarlos, sobre todo en Ranchillos y Tambillos.

Son proyectos que implican el aporte de la Nación a través del Ministerio de Turismo y las direcciones de Vialidad nacional y provincial.

Actualmente se encuentra en evaluación la posibilidad de materializar una infraestructura que favorezca el turismo, pero que garantice la protección y conservación según estándares de buenas prácticas patrimoniales, acordando que el manejo de los mismos sólo será posible con la articulación de actores locales (la comunidad, Ejército, pueblos originarios, investigadores, emprendedores, etc.), que siempre desarrollarán actividades bajo la supervisión de la Dirección de Patrimonio local. Ojalá se consiga y este legendario camino y todas sus riquezas, se puedan preservar.