Terceras fuerzas que buscan protagonismo

Mucho deberán esforzarse por estos días las terceras fuerzas locales para remontar su escaso porcentual de votos, que incluso las puso a todas por debajo del voto en blanco.
Mucho deberán esforzarse por estos días las terceras fuerzas locales para remontar su escaso porcentual de votos, que incluso las puso a todas por debajo del voto en blanco.

Mucho deberán esforzarse por estos días las terceras fuerzas locales para remontar su escaso porcentual de votos, que incluso las puso a todas por debajo del voto en blanco.

Es bueno reiterar que las recientes primarias encendieron señales de alerta entre los sectores minoritarios de Mendoza, las ahora llamadas terceras fuerzas, esas corrientes que, con mayor o menor trayectoria histórica, pretenden volver a ocupar un lugar en la discusión mayor de la política local. Esas alertas surgieron la noche del 12 de setiembre porque los resultados colocaron a todos los de la retaguardia con porcentajes muy lejanos a los de la polarización entre oficialismo y Frente de Todos. Además, terminaron detrás del 10% de los votos en blanco, resultado del descontento de los mendocinos que no están conformes con los mayores protagonistas y tampoco advierten un aliciente entre los que quieren entrar en la disputa.

En medio de la replanificación de estrategias que cada agrupación ensaya pensando en la nueva chance electoral, del 14 de noviembre, vemos también cómo esos sectores minoritarios se ven incluidos en el tablero de especulaciones que surgen de la disputa mayor en el país entre oficialismo y Juntos por el Cambio.

Hace una semana comentábamos que el oficialismo provincial de Suárez no sólo quiere robustecerse más en la Legislatura provincial, sino que también quiere ofrendar a la cruzada nacional de su sector un diputado más, como un aporte al objetivo opositor nacional de restarle fuerza al kirchnerismo en el Congreso. Sin embargo, la conducción partidaria de Juntos por el Cambio, que tiene entre sus líderes más activos a Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo, redobló la apuesta en las ocho provincias que eligen senadores para ver si se pueden repetir resultados de las PASO que permitirían atenuar la sólida estructura K en el Senado nacional. Ocho provincias incluida Mendoza, claro.

Y ahí surge una situación curiosa. Cambia Mendoza (el eje Cornejo-Suárez) aportará 2 senadores si repite la elección del 12 de setiembre, algo muy probable. El tercer senador por Mendoza le corresponderá, por lo tanto, al sector que obtenga el segundo lugar aquí. Por lo tanto, Mendoza (Suárez) quiere aportar 4 diputados, además de los 2 senadores, mientras que la conducción nacional de Juntos por el Cambio (en la que está Cornejo) no ve con desagrado que una tercera fuerza mendocina crezca hasta el segundo puesto y deje sin reelección a Anabel Fernández Sagasti.

Difícil ingeniería electoral: muchos votos más para Cambia Mendoza de modo de obtener 4 diputados nacionales sobre 5 que se eligen y, a la vez, muchos votos más para una de las fuerzas minoritarias a fin de que crezca considerablemente, desplace del segundo puesto al Frente de Todos y obtenga así una banca no kirchnerista en el Senado nacional.

Mientras se tejen tantas especulaciones, varios de los sectores “chicos” comienzan a transitar la campaña hacia la cita de noviembre. En el Partido Verde, por ejemplo, entienden que constituyen la tercera fuerza más clara que surgió en Mendoza en las PASO, no sólo porque así los ubicó el recuento de votos, sino, además, porque se trata de un partido nuevo en comparación con varios de sus competidores, que subsisten con promedios relativamente bajos a través de los distintos procesos electorales. También sostienen sus referentes que ellos representan el llamado voto útil de la sociedad mendocina y que el lugar que consiguieron en setiembre fue la valoración de una porción del electorado a sus propuestas concretas, según ellos muchísimo mayor que las de sus adversarios por el tercer puesto. “Obtener una banca en el Senado de la Nación sólo para alimentar aquello de que Mendoza es una provincia anti kirchnerista sin reafirmar nuestras propuestas electorales no tiene sentido”, opina uno de los jóvenes aspirantes a cargos legislativos del sector verde. Y aseguran que en ese aspecto son hasta más sólidos que Protectora. Según ellos, Ramón debió “trasvasarse” al kirchnerismo por haberse quedado corto de propuestas.

Los demócratas, por su parte, se ofrecen hoy como la pata más liberal de la política en esta provincia. Un flyer pone en las redes sociales a Mercedes Llano, candidata a senadora nacional por el frente Vamos Mendocinos, como la principal cara visible de la corriente libertaria nacional, que se referencia en el porteño Javier Milei, en primer lugar, y en el bonaerense José Luis Espert. Milei y Espert tienen más chances de ocupar una banca en el Congreso que Llano porque se postulan para la Cámara de Diputados, a la que se accede mediante el sistema proporcional D’Hondt. A la candidata demócrata, en cambio, la elección se le presenta más complicada porque pelea por un lugar en el Senado. Si bien en una elección todo es posible, a simple vista la apuesta al segundo lugar parece difícil para los que corren desde atrás; deberá sumar muchos votos y, a la vez, esperar que pierda muchos de los suyos la lista que encabeza Fernández Sagasti por el Frente de Todos, como indicábamos.

En este espacio de centroderecha (los libertarios son básicamente liberales en lo económico mientras que los demócratas lo son más en lo político) no se dan por vencidos, porque consideran que muchos votos que recogió el sector liberal liderado por el bodeguero Vargas Arizu en la interna de Cambia Mendoza podrían migrar al eje del PD y asociados.

Como los verdes, tampoco quieren quedar identificados solamente como transmisores de un voto antik. Los demócratas resaltan las diferencias que tuvieron primero con Cornejo y luego con Suárez y que concluyeron con la retirada de Cambia Mendoza.

Queda por ver en qué condiciones arrancan sus campañas los otros sectores que quedaron en pie hacia las elecciones legislativas. Entre ellos, el FIT hace también una fuerte apuesta para recuperar el tercer lugar que hace algunos años tuvo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA