Sin recupero de los niveles previos

El empleo privado marcó una recuperación pero está lejos de las cifras prepandemia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
El empleo privado marcó una recuperación pero está lejos de las cifras prepandemia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Si bien la economía real ya en agosto superó los niveles pre pandemia en Argentina, la recuperación del empleo asalariado privado está muy lejos de recuperar el nivel de febrero de 2020.

Se dieron a conocer los últimos números pertenecientes al mes de agosto del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Según el Ministerio de Trabajo, en dicho mes, hubo 20.083 puestos de trabajo asalariados privados registrados más que el mes anterior (julio 2021). De esta forma, si bien la economía real ya en agosto superó los niveles pre pandemia, la recuperación del empleo asalariado privado está muy lejos de recuperar el nivel de febrero de 2020.

Considerando el momento más crítico de la pandemia, a hoy se recuperaron 125.521 puestos de trabajadores asalariados (entre agosto de 2020 y agosto de 2021). En agosto de 2021, la cantidad de trabajadores asalariados formales en el sector privado subió un 0,34%, respecto al mes previo (20.083 asalariados formales). En otras palabras, acumuló el segundo mes consecutivo con subas en el empleo asalariado privados. A pesar de ello, esto representa sólo el 48,5% de los empleados asalariados privados en blanco perdidos entre marzo y julio de 2020, durante la cuarentena más estricta. Cabe mencionar que, entre marzo y agosto de 2020, se perdieron 259.845 puestos de trabajo asalariados.

Ahora si tomamos en cuenta el empleo formal total de la base del SIPA (incluyendo a los cuentapropistas), entre febrero y mayo de 2020 (piso del empleo formal total), la pérdida de puestos de trabajo llegó a los 359.857 puestos de trabajo formales en el sector privado. Observando el número de puestos de trabajos formales totales se redujo de 12.106.882 a 11.747.025, entre dichos meses. Ya para el periodo que va entre junio de 2020 y agosto de 2021 la recuperación fue de 389.561 puestos de trabajo. Así, el número de trabajadores formales está 0,4% por encima del nivel de febrero de 2020.

Se evidencia que la recuperación de altas ante el SIPA de empleos mediante los cuentapropistas corrió a una velocidad mucho mayor que la de los trabajos asalariados formales. En agosto de 2020, el número de monotributistas ya había alcanzado el nivel pre pandemia y actualmente está 5,2% por encima del nivel de febrero de 2020 (84.400 cuentapropistas más).

Por otra parte, entre febrero de 2020 y agosto de 2021, se incorporaron al sector público (Nación, provincia y municipios), 114.716 personas. Es decir, se incrementó 3,6% en sólo 19 meses. Sólo en el mes de agosto de 2021, el sector público incorporó 13.351 puestos de trabajo asalariados. El número total de empleados en el sector público de agosto pasado era de 3.300.739 empleados en los tres niveles de gobierno y el mes previo a la pandemia era de 3.186.023 empleados públicos. Mientras que, entre febrero de 2020 y agosto de 2021, los autónomos independientes cayeron 4,6% (18.428 contribuyentes menos). Asimismo, los asalariados de casas particulares registradas ante la AFIP se redujeron 5%: pasaron de 500.126 en febrero de 2020 a 475.343 en agosto pasado, es decir, 24.783 menos.

En síntesis, lo complejo, con esta macro y la coyuntura general, es saber qué proporción de estos puestos de trabajo se perdieron definitivamente o pasaron a la informalidad. A diferencia de las bajas de los asalariados privados, donde las bajas ante el SIPA corresponderían principalmente a despidos o cierre de empresas.

Para el mes de agosto de 2021, los sectores que más puestos perdieron respecto a febrero de 2020 fueron hoteles y restaurantes, que perdió 55.406 puestos de trabajo (-20,9%); Transporte, que perdió 21.708 puestos registrado (-4,1%); Servicios Comunitarios Sociales y Personales con una pérdida de 18.705 puestos de trabajo (-4,9%); Comercio, con una pérdida de 12.074 (-1,1%); Construcción, que perdió 6.776 puestos de trabajo (-1,8%) y Enseñanza con 6.680 puestos menos (-1,6%), todos utilizando la serie desestacionalizada. Si comparamos las caídas contra agosto de 2019, la pérdida de puestos de trabajo se incrementa muy fuertemente y, en particular en los sectores de la Construcción (65.086 puestos menos) y Hoteles y Restaurantes (58.119 puestos menos).

Si bien las microempresas sufrieron fuertemente la crisis y se recuperaron también rápidamente, el costo fue la pérdida de calidad. La mayor parte de los empleos recuperados fueron cuentapropistas no profesionales, con trabajos de subsistencia (construcción y comercio minorista). Las Pymes también sufrieron una caída en el empleo tan pronunciada como las microempresas. Pero, aún al día de hoy no recuperan el nivel previo a la pandemia. El cierre de muchas de ellas y las reducciones de personal tuvo un efecto perdurable en el empleo. Aunque las grandes empresas siguieron la tendencia previa durante toda la pandemia e incluso superaron niveles previos (en especial por contrataciones en el sector salud).

Hoy no solo se necesita de un buen clima de negocios y mano de obra calificada, sino también de una reforma impositiva (simplificación). Como así también que toda estructura empresarial menor se integre a los procesos comerciales de las empresas más grandes y dinámicas. Para esto se vuelve esencial contar con instituciones laborales, tributarias y de seguridad social, especiales para pequeños emprendimientos.

*El autor es Profesor de la Universidad del CEMA

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA