¿Qué hacen las marcas con nuestros datos?

Nuestros datos digitales bien utilizados mejorarán nuestra experiencia de compra online.
Nuestros datos digitales bien utilizados mejorarán nuestra experiencia de compra online.

Muchas plataformas nos suelen preguntar si lo que vimos nos gustó o no, para seguir recopilando información y así mejorar sus algoritmos y las sugerencias que nos harán en el futuro.

Las empresas utilizan la Inteligencia Artificial para generar más ventas en el comercio electrónico, especialmente en fechas como el próximo CyberMonday. A través de grandes cantidades de datos que obtienen de nosotros, los consumidores, esta tecnología les permite conocernos más y así ofrecernos eso que estamos buscando.

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de Inteligencia Artificial? A sistemas o máquinas que imitan la inteligencia humana para realizar tareas. Los desarrolladores deben “enseñarle” al algoritmo cómo responder en cada caso y, para realizar este entrenamiento, las marcas utilizan nuestros datos, desde edad y localización hasta comportamiento online, que incluye las búsquedas que hicimos o el tiempo que permanecemos en una página.

Un claro ejemplo de personalización a través de IA es el de las sugerencias de series y películas que las plataformas de streaming nos hacen constantemente. Para ello, captan datos de lo que vimos previamente, o de las producciones que eligen otros perfiles que se parecen a nosotros. Por eso, estas plataformas nos suelen preguntar si lo que vimos nos gustó o no, para seguir recopilando información y así mejorar sus algoritmos y las sugerencias que nos harán en el futuro.

Como usuarios, en fechas como el CyberMonday o Black Friday, exploramos las tiendas online y marketplaces en busca de promociones y beneficios que sean convenientes para nosotros. Sin embargo, una misma oferta o descuento no siempre es la mejor para todos. Si un vegetariano explora el ecommerce de un supermercado, poco le interesará una oferta en carnes. Para una persona que hace running y navega en la web de una marca de indumentaria deportiva, un descuento en botines no es el adecuado. El usuario que tiene un perro y quiere comprar accesorios para su mascota, no estará interesado en productos para gatos.

Cada vez estamos más acostumbrados a que las sugerencias que nos hacen las marcas sean personalizadas, y nos empieza a resultar molesto que nos abrumen con promociones de productos o servicios que jamás compraríamos, simplemente porque no nos interesan. En cambio, cuando recibimos propuestas que se ajustan a nuestros intereses, es probable que les prestemos atención, porque es información de valor para nosotros. Para un supermercado o una tienda de indumentaria, es muy fácil descubrir si su cliente es vegetariano o runner. Solo basta con preguntarle o registrar la información de sus búsquedas anteriores.

En resumen, cuando las marcas indagan sobre nuestros gustos y preferencias, no es para abrumarnos con promociones indeseadas, sino todo lo contrario. Justamente, el objetivo es ofrecernos ofertas que nos sirvan y sugerirnos productos que puedan interesarnos. Las empresas saben que mejorar nuestra experiencia les conviene, y con información podemos ayudarlos a lograrlo.

*El autor es director de Investigación y Desarrollo de Napse

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA