Planteos y especulaciones sobre las próximas PASO

Planteos y especulaciones sobre las próximas PASO
Imagen ilustrativa. Foto: Archivo/ Los Andes

El debate sobre el sistema electoral debe ser más profundo, porque apelar a una suspensión de las PASO sólo por razones presupuestarias o por especulaciones partidarias constituye un atropello más a la calidad institucional que merece la Argentina.

Gobernadores de diez provincias del Norte argentino volvieron a reclamarle al presidente Alberto Fernández la suspensión, por única vez, de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) previstas para agosto de este año.

El pedido fue realizado esta vez durante una reunión del jefe del Ejecutivo y varios de sus ministros con los mandatarios en un encuentro realizado en La Rioja no únicamente por el mencionado tema.

El argumento de los gobernadores para pedir la suspensión de las PASO es repartir los recursos previstos para esa convocatoria electoral entre las provincias, con el propósito de solucionar en parte la difícil situación que atraviesan por la caída de ingresos que derivó del cierre de la economía en general por la pandemia.

Estiman los jefes provinciales, entre los que hay que incluir a los radicales Morales y Valdés, que el ahorro sin las primarias abiertas sería de 10 mil millones de pesos, aproximadamente.

Otro argumento de los mandatarios fue el problema sanitario que puede generar la jornada de votación siempre en un marco de pandemia y más allá del nivel de aplicación de vacunas que se haya alcanzado para el mes de las primarias.

Pero con ese pretexto también habría que poner en la mira las generales de octubre.

Esta iniciativa está respaldada en el Congreso por un proyecto elaborado por un diputado del Frente de Todos por Tucumán.

Pero el trámite legislativo se encuentra frenado, ya que el planteo no tiene en el espacio oficialista el respaldo del sector liderado por la vicepresidenta Cristina Fernández y su hijo, el diputado Máximo Kirchner; gran parte de la oposición tampoco está de acuerdo.

Es indudable que nos encontramos ante un planteo con argumentos razonables (dinero que vendría bien a las provincias y prevención de la salud de la población).

Pero, detrás del telón asoman supuestas intenciones especulativas desde el punto de vista político que no quedan claras.

Se sabe que el kirchnerismo ha avanzado mucho en territorios conducidos por el peronismo tradicional y las próximas PASO son una prueba de fuego para la continuidad de muchos “caciques” del interior y “barones” del conurbano bonaerense.

Esa sería la razón, por otra parte, por la que las huestes kirchneristas no quieren debatir el tema en el Congreso, ya que las primarias serían una buena prueba para posicionar a sus dirigentes en cargos electivos.

Por otra parte, una posible suspensión de las PASO, sea cual fuere el motivo, merece un abordaje institucional serio. Si bien es una facultad del Ejecutivo tomar esa iniciativa, como pretenden los gobernadores del Norte, debería ser el Congreso el que dispusiera la eventual suspensión de esas elecciones este año. La discusión enriquecería la decisión final de obtenerse un buen nivel de consenso.

El debate sobre el sistema electoral debe ser más profundo. ¿Sirvieron las PASO desde su implementación? ¿Cumplieron su objetivo? Corresponde a la dirigencia política evaluarlo en base a la opinión de la sociedad.

Pero apelar a una suspensión sólo por razones presupuestarias o por especulaciones partidarias constituye un atropello más a la calidad institucional que merece la Argentina.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA