jueves 5 de agosto de2021

Opinión

Mitre y la educación en Mendoza

Mitre y la educación en Mendoza
Bartolomé Mitre / Archivo

En el bicentenario del natalicio del presidente Mitre no podía dejarse de recordar ese aporte a la educación mendocina y a la del país que hizo este gran personaje.

  • lunes, 12 de julio de 2021
  • hs.

El presidente Bartolomé Mitre firma, el 9 de diciembre de 1864, el decreto de creación del Colegio Nacional en Mendoza. En ese mismo año se agregan otros 4 colegios nacionales en Catamarca, Salta, San Juan y Tucumán.

En 1863 había creado el Nacional Buenos Aires, sucesor del Colegio hecho por los jesuitas en 1667, reorganizado luego de la expulsión de esa orden, como Colegio de San Carlos, por el virrey Vértiz.

En tiempos revolucionarios, Pueyrredón lo vuelve a poner en funcionamiento como colegio de la Unión y, luego del colapso de 1820, el ministro del gobierno de Buenos Aires Bernardino Rivadavia, establece el de Ciencias Morales.

El colegio de Ciencias Morales languidece y desaparece en 1829. Igual suerte tiene el Colegio de la Santísima Trinidad de Mendoza.

Esta provincia tuvo colegio en el siglo XVIII hasta la expulsión de los jesuitas. En 1809 promovió la fundación de un colegio de estudios secundarios Joaquín de Souza y Lima, suegro de Tomás Godoy Cruz. Esta institución logra concretarse en 1817 con el apoyo del general San Martín y de Toribio Luzuriaga. Llega a tener 160 alumnos entre pupilos y externos. El colegio cierra con la guerra civil, que estalla ese año. En su edificio solo funcionará una escuela de primeras letras. Después de Caseros reabre en 1853 pero el terremoto de 1861 lo destruye.

El único gobernador anterior a Caseros que funda una institución educativa de ese nivel es Justo José de Urquiza. Lo hace en 1849 con el Colegio de la Concepción del Uruguay. Muchos de sus profesores son emigrados franceses por sus ideas liberales y serán, algunos de ellos, los rectores de los Colegios Nacionales de Mitre.

En la presidencia siguiente, la de Sarmiento, se dota de Colegios Nacionales a la totalidad de las provincias argentinas y se fundan las primeras escuelas normales para formar maestros y maestras.

A su vez Avellaneda, el sucesor de Sarmiento logrará que en cada provincia exista una escuela normal.

Y el siguiente presidente el general Roca logrará la sanción de la ley de educación primaria obligatoria y gratuita, la 1420.

Urquiza, Mitre, Sarmiento y Roca, cuatro estadistas que tuvieron vínculos, afinidades y enfrentamientos, pero que coincidieron en una verdadera política de Estado que era educar al pueblo para lograr el progreso personal y social en una democracia de ciudadanos y libre de caudillejos ignorantes y patrimonialistas.

Mitre, que escribió la biografía de Belgrano, texto fundante de la historiografía argentina, recoge la herencia ideológica del prócer del tiempo de la ilustración. Belgrano promovía escuelas agrícolas, de matemáticas, de náutica y dotó a cuatro escuelas del norte argentino y de la actual Bolivia con sus premios militares por los triunfos en Tucumán y Salta.

Será uno de los mejores amigos de Belgrano el que recoge la bandera de la educación, Rivadavia que funda la Universidad de Buenos Aires, en agosto se cumple su bicentenario y el Colegio de Ciencias Morales. Pero además es el primero que se ocupa de la formación de docentes en el país con el sistema lancasteriano. Como Belgrano promueve la enseñanza de las ciencias exactas, y naturales y contrata profesores en Europa y adquiere laboratorios y telescopios.

Se perdieron más de veinte años pero la generación de la organización nacional se propuso recuperar el tiempo y por cierto que lo lograron.

El colegio nacional, tuvo un anexo, por resolución de Sarmiento de estudios agrícolas. En 1853 el gobernador Segura había creado una escuela agrícola, también sugerida por el estadista sanjuanino, pero el terremoto la destruyó. Luego de 1880 se convierte en un instituto autónomo del Colegio Nacional.

Este tuvo su sede en la calle general Paz entre Chile y 25 de mayo.

En 1904 se adquiere el terreno de Chile entre Sarmiento y Rivadavia y con planos del ingeniero Molina Civit se levanta el edificio del Agustín Álvarez, inaugurado en 1910.

En el bicentenario del natalicio del presidente Mitre no podía dejarse de recordar ese aporte a la educación mendocina y a la del país, que, hizo este personaje y la continuidad en la política grande de estos hombres que fundaron el Estado argentino.

Al mismo tiempo esta generación debe auto incriminarse ante el notorio retroceso de la educación argentina, resultado del facilismo, de la demagogia y de haber convertido una cuestión de alta política en un problema sindical.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes