Le pegan a Messi y a la Selección por la reacción tras el partido con Países Bajos sin analizar el contexto

El picante cruce entre Messi y Van Gaal tras la victoria albiceleste: “Vende que juega al fútbol y después te llena de pelotazos al área”. / Foto: Gentileza
El picante cruce entre Messi y Van Gaal tras la victoria albiceleste: “Vende que juega al fútbol y después te llena de pelotazos al área”. / Foto: Gentileza

Se le exige a los jugadores que “cuiden las formas” como bien hacen algunos europeos. Un partido que más alla de los excesos llevó a la Argentina (y Bangladesh) a festejar como pocas veces antes...

Winston Churchill es uno de los estadistas más encumbrados de la historia. Pilar contra el nazismo, héroe de la Inglaterra agazapada de la Segunda Guerra Mundial, y una firma que se suele usar en infinidad de citas made in internet (“La lección más grande en la vida es saber que incluso los tontos tienen razón a veces”, es una).

Pero es también es el padre de una de las armas de guerra más infame que se conozca: la hambruna.

El festejo de Lionel Messi contra Louis Van Gaal.
El festejo de Lionel Messi contra Louis Van Gaal.

1943. Tres millones de personas morían de hambre en la región de Bengala (hoy Bangladesh e India), tras la decisión de Gran Bretaña de cortar los suministros de alimentos. Como si fueran fichitas de TEG, un país entero perecía para cumplir el objetivo de perjudicar a Japón, quien acababa de invadir Birmania.

“‘Churchill incluso pareció culpar a los indios de la hambruna, diciendo que se reproducían ‘como conejos’” (“Winston Churchill, héroe o villano”, 2019, BBC Mundo)

En 1986 los aficionados de fútbol de Bangladesh, con el recuerdo crudo de los barcos quemados en sus costas, se enamoraron del dribbling mágico de Diego, ante los guadañazos impotentes de los defensores ingleses. El barrilete cósmico no tardó en despertar pasiones en la región asiática. Sobre todo, gracias a ese gol con la mano, una módica venganza a todo lo “pulcramente” legal establecido. Y el amor con el 10 se terminó de sellar con ese “El que no salta es un inglés”, que Maradona respetó hasta en sus últimos meses, cuando era DT de Gimnasia y Esgrima.

Este año se viralizaron los apasionados festejos en Daca, en la bahía de Bengala, con cada triunfo de la selección albiceleste, pero es algo que se viene dando desde aquella época en la que un argentino insolente se burló del poderoso.

Sufrió un golpe en la boca en el segundo tiempo entre Argentina y Países Bajos. (AP).
Sufrió un golpe en la boca en el segundo tiempo entre Argentina y Países Bajos. (AP).

Van Gaal es o se hace

Louis Van Gaal es uno de los estrategas del fútbol más respetados de Europa.

El DT holandés, quizá por torpeza, quizá para desencajar a sus rivales, lanzó en la previa del partido conceptos que irritaron a la concentración argentina. “Cuando Argentina no tiene la pelota, juega con 10″, basureó a Messi, señalando que el del PSG no defiende. La siguió con un insultante: “En la semifinal de 2014 Messi no tocó una pelota y perdimos en los penales. Ahora queremos nuestra revancha”. También ninguneó a Dibu (“Si llegamos a penales, tendremos ventajas”), y sostuvo que si Di María, con quien compartió vestuario en el Manchester United, lo considera como su peor técnico, fue porque el Fideo había llegado al encumbrado club inglés “con problemas personales”.

A propósito de esto, el neerlandés tiene fama de (para ser amable) despreciar a los jugadores latinos. Sacó de la plantilla del Barca al mejor jugador del mundo de aquella época, Rivaldo; y también relegó a estrellas como Chicharito Hernández y el citado Di María, entre otros. Además, puso a parir a Riquelme cuando este llegó a Barcelona, por las mismas razones que le bajó el precio a Messi: “no corre, no marca”.

El rosarino eligió muy bien su venganza, cuando festejó su gol de penal ante el experimentado DT. Hizo el gesto riquelmiano del Topo Gigio. O lo que es lo mismo, con las manos abiertas detrás de las orejas, gritó sin gritar: “dale, hablá, te escucho”.

Algunos diarios dirán luego que Otamendi y los suyos se burlaron de los rivales cuando Lautaro convirtió el gol del penal definitivo. Quizá no saben que el propio Toro fue prepoteado por cuatro jugadores de naranja antes de patear. Y tampoco tuvieron presente cómo Van Gaal había calentado el ambiente. Claro, siempre guardando las formas.

El DT de Países Bajos se mostró conforme con el rendimiento pese a la eliminación del Mundial de Qatar ante Argentina. (AP)
El DT de Países Bajos se mostró conforme con el rendimiento pese a la eliminación del Mundial de Qatar ante Argentina. (AP)

“Qué mirá bobo, andá pa allá”

“Qué mirá bobo, andá pa allá”, dice un Messi desencajado ante las cámaras, en perfecto rosarino. Del otro lado está “el 19 de ellos”, Wout Weghorst. La mole de 1.97 metros que entró en el segundo tiempo para empatar el partido. El neerlandés había venido a pedirle la camiseta a Messi, tras haberse cruzado violentamente con muchos jugadores argentinos antes y después de la tanda de penales. Tuvo el tupé, quizá por aquella idea de que lo que pasa en el partido, muere en el partido. Ese pacto de caballeros tan europeo.

Messi en la entrevista con TyC Sports. (Twitter Gastón Edul).
Messi en la entrevista con TyC Sports. (Twitter Gastón Edul).

Pero Messi está en modo Maradona, y “no se come ninguna”. Aprovechó sus segundos de cámara para atender al 19; marcar los errores del árbitro español que dio ¡10 minutos! de prórroga; retar a la FIFA por elegir un colegiado cuestionado ya en el campeonato español; y en la misma toma, se volvió a vengar de Van Gaal. “Se hace el que propone buen fútbol y lo único que hace es tirar pelotazos”, espetó.

Mientras, el experimentado DT, en conferencia de prensa, se escapaba de la polémica con elegancia. “No sé qué ha pasado, no estuve ahí. Ha habido un cruce de palabras, pero no puedo decir mucho más”. Acto seguido, renunció a su cargo.

Al mismo tiempo, en Argentina, en Bangladesh, millones de personas vestidas de celeste y blanco salían a festejar el fútbol, la dignidad, la sinceridad, de un equipo de “maleducados” que no se agacha ante nadie. La alegría, solo la alegría, no te la saca nadie.

Bangladesh festejó que Argentina pasó a cuartos (Captura de pantalla)
Bangladesh festejó que Argentina pasó a cuartos (Captura de pantalla)

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA