lunes 25 de enero de 2021

Imagen ilustrativa / Archivo
Opinión

¿Hay que hacer la fiesta virtual?: el pueblo no saldrá a festejar, será distinto

Para una poeta y escritora el formato elegido para la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021, no convocará ni tendrá trascendencia.

  • lunes, 30 de noviembre de 2020
Imagen ilustrativa / Archivo

…es tiempo de vendimia….es tiempo de cosecha…

…es tiempo de festejos…

Y en estos tiempos aciagos, donde la vida nos ha llevado a pensar en cada uno, a cuidar los momentos de la intimidad y a proteger al propio entorno social.

La visión se alarga a un futuro camino, donde la palabra es el origen de las vivencias. Y llega marzo, se aproxima el otoño ancestral, la época de saborear las uvas y enriquecer el alma con mieles exquisitas. Y se piensa en los festejos, en la gran fiesta mendocina, esa que huele al encuentro popular, esa que tiene la algarabía entre las calles y veredas, entre sonrisas y pasos.

Pero se hace difícil llegar a ella, hay pandemia, hay resguardo social, hay personas dedicadas a cuidar la salud día y noche… Debemos respetar la vida, por un virus que mata, que contagia, eso no hay que olvidarlo. Hubo hechos que hicieron suspender la fiesta del pueblo (en el ’55, ’56 por crisis políticas, en 1959 por la poliomielitis,’85 por el terremoto, 2001 por crisis económica). No hay fiesta de la vendimia sin el calor del mendocino, sin el murmullo y el grito de la gente. Celebremos cuando el hombre haya ganado esta batalla tan fuerte, tan mortal, cuando el mundo respire salud y vida, cuando todos juntos lleguemos a festejar.

Hay niños y adolescentes que aprenden con otro ritual de enseñanza…

Y hay trabajadores, aquellos que deben levantar una cosecha, que cuidan el producto exquisito que es la uva y hay bodegas que la esperan, para lograr el vino y sus sabores…

Y hay un momento donde la cultura popular quiere expresar en movimientos, danzas y cantos, esa alegría por lo recibido.

Y hay un momento de reflexión…la fiesta… esa la gran fiesta…

El pueblo no saldrá a festejar, será distinta.

La historia, la tradición se preparará para el año próximo, con la ilusión del festejo, engalanando las calles y el anfiteatro. Ese donde suspiran los artistas que logran con su entusiasmo hacer brillar las luces más encendidas del escenario. Y allí con voces elocuentes se anunciará un nuevo momento…el del festejo.

La vendimia de la gente, de la cultura del pueblo, no se apaga, se va a preparar para el 2022 con grandes destellos artísticos, con el entusiasmo de un proyecto vivo, que llegue a distintos rincones de la tierra.

Se habla de otra alternativa, de lo virtual, de lo posible, será tal vez un espectáculo del arte. No por estar ausente se limitarán las posibilidades. Es el momento de recrear para el nuevo año, de seducir con esplendor, optimizar el producto y continuar con la historia cotidiana del pueblo.

Hay que salir de estos tiempos de dolor y muerte, de pensamientos tristes y amargos, para reconquistar en el plano social esa alegría y en especial volver a sentir la Vendimia con colores de Mendoza, que como los buenos vinos, es una celebración con espíritu propio, a la mejor manera de la belleza de la tierra y de su pueblo.

*La autora es docente, escritora y poeta.

Edición y producción: Miguel Titiro