Están ahogando de impuestos a los productores

La idea de un nuevo impuesto a la “renta inesperada o extraordinaria”  no es más que un nombre sugestivo que el Gobierno nacional le pone a lo que será una nueva exacción al sector privado productivo.
La idea de un nuevo impuesto a la “renta inesperada o extraordinaria” no es más que un nombre sugestivo que el Gobierno nacional le pone a lo que será una nueva exacción al sector privado productivo.

La idea de un nuevo impuesto a la “renta inesperada o extraordinaria” no es más que un nombre sugestivo que el Gobierno nacional le pone a lo que será una nueva exacción al sector privado productivo.

Quienes arriesgan e invierten en el sector agropecuario merecen respuestas concretas y no anuncios parciales. El llamado impuesto a la renta “extraordinaria” o “inesperada” viene a constituir una triple imposición al sector productivo. Y se da mientras la percepción de derechos de exportación (retenciones) carece de apoyatura legal.

La idea de un nuevo impuesto a la “renta inesperada o extraordinaria” no es más que un nombre sugestivo que el Gobierno nacional le pone a lo que será una nueva exacción al sector privado productivo.

Esto fue anunciado por el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán en el marco de medidas de orden económico y social que se financiarán con ese nuevo impuesto.

Como es habitual con este Gobierno, los anuncios son vagos y confusos. Por eso, hoy no se sabe a ciencia cierta de que se trata el proyectado impuesto, cuál será el hecho imponible, para qué período.

Falta información básica a la que debiéramos tener derecho de acceder si nos respetaran como ciudadanos. Así tratan a los contribuyentes y a la ciudadanía en general. Hay una notoria falta de rigor técnico a la hora de realizar los anuncios.

Todo esto solo genera incertezas, en un momento político - económico en el que lo único que se tiene es incertidumbre y ausencia de rumbo cierto para la Argentina.

Guzmán conserva un raro privilegio y es el de haber anunciado inflaciones proyectadas que nunca se cumplieron. Sin embargo, pareciera que sus errores de diagnóstico y de macroeconomía lo obligan a inventar nuevos impuestos, al mismo tiempo que permanecen cerradas las exportaciones, mediante cuotas, permisos e intervención de mercados.

Si eso es su plan, no vemos otro futuro que el triste declive del presente. El Gobierno no recepta la idea de fomentar inversiones. Al contrario, todo el tiempo busca desincentivarlas, con cepos y aumento de presión impositiva.

Hoy en el Gobierno nadie explica el fracaso de la guerra contra la inflación. Solo se busca o inventan ganancias inesperadas o rentas extraordinarias.

Nadie niega la salvaje invasión de Rusia a Ucrania y los efectos en el aumento de precios de algunas materias primas. Pero la inflación en Argentina es un problema endémico, cuya causa principal es el constante déficit fiscal y la mirada sin perspectiva productiva, que se traduce en ahogar de impuestos a quien produce.

No alcanzan las retenciones ni las transferencias de ingresos que ellas producen. Guzmán pretende hacernos creer que solo subieron los precios de los commodities, como si todos los componentes de insumos se hubiesen quedado inmóviles.

Resulta penoso comprobar que un ministro de Economía esté tan alejado de la realidad productiva. Se mantiene al margen del conocimiento de los valores del gasoil en el interior (además de la dificultad de proveerse del mismo) y de la suba de costos, de todos los demás rubros que hacen a la producción primaria (por ejemplo, los insumos clave, como los fitosanitarios).

Nunca estuvo tan clara la visión técnica universitaria, con su aditamento de soberbia, contrapuesta a la realidad económica cotidiana. Esto sin duda contribuye a la desazón y el descrédito sobre el futuro económico de la Nación.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas advertimos que ni la inflación es la que el Gobierno ha pregonado ni hay renta extraordinaria o inesperada. Lo que sin duda existe y es preocupante es comprobar que navegamos sin rumbo y que más impuestos solo auguran peores resultados.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA