El primer desembarco en Malvinas

El primer desembarco en Malvinas
Esteban Gómez, un descollante hombre de la marina de Portugal, a quien se le atribuye haber descubierto las Malvinas.

La historia de una espada, que descubrió las Islas Malvinas y fundó el Puerto de Buenos Aires.

El presente artículo tiene como fin el de revalorizar la personalidad de Esteban Gómez, un descollante hombre de la marina de Portugal. Nació en Oporto en 1484 y falleció a manos de los indígenas en Candelaria, camino a Asunción denominada por entonces Gobernación del Río de la Plata y del Paraguay, Virreinato del Perú – Argentina, en 1538. Se hallaba en ese sitio en busca de otro adelantado Juan de Ayolas, -muerto por los indios paraguaes-.

Conmemorando el “Quinto Centenario del primer viaje de circunnavegación al mundo” durante el cual una de las naves participó del descubrimiento de las Islas Malvinas, está relacionado a la Ciudad de Buenos Aires por un motivo destacado, fue desde su Cabildo que en 1767, partieron por parte de Don Francisco de Paula de Bucarelli y Ursúa, las órdenes hacia el primer gobernador español de las Islas Malvinas Don Felipe Ruiz Puente, es interesante el término utilizado en la correspondencia: “Colonia” utilizado por los borbones y en este caso en particular sienta la pertenencia del archipiélago como dominio del Reino de España. El navegante portugués con su espada señalando el horizonte, determinó el hallazgo de las irredentas islas en firme actitud de posesión, luego como la del Cid Campeador, “Tizona” se hundió en el suelo de nuestra tierra y de nuestra historia. ¿Qué unió a este navegante en estas empresas que son sin duda historia viviente de nuestra patria?. Navegó con la idea que España sería la que daría al mundo un nuevo reino milenario, uniendo a todas las razas bajo una misma “Corona Universal”. Esto atormentó y sedujo a los hombres de Estado; miembros de la Iglesia y a los adelantados que sabían por viejas cartografías que un mundo nuevo ya existía…

Todo en un comienzo fue un sueño, un desafío; siglos antes fue Leif, hijo de Erik el Rojo, quién atravesó el norte y se estableció en Terranova, fundó la primera iglesia católica en América, el explorador noruego Helge Ingstad en Noviembre de 1963, anuncia el descubrimiento del asentamiento vikingo en L’Anse aux Meadows, “una colonia que existió 500 años antes que Cristóbal Colón llegara a América”…. Los seguidores de estos primeros nórdicos llevaron como símbolo las velas de sus naves con la cruz templaria, lo harán luego otros adelantados

El primer cronista de la vuelta de Magallanes-Elcano, el Lombardo Antonio Pigafetta -iniciador de las novelas de realismo mágico-, nos deja el relato que será vital para conocer el derrotero del gran descubridor portugués. Las naves de esa circunnavegación eran cinco, los tripulantes soñaron con seres mitológicos, con sirenas como lo atestiguan los marineros, ante sus ojos se presentó el inquietante Fuego de San Telmo y del Cuerpo Santo, -ese fuego será metafórico 16 años más tarde. Los idólatras veían en esa lumbre a Cástor y Pólux y los cristianos a sus santos. Era buen augurio entre los marineros y la presencia de algo inesperado cimentó el antiguo mito del hijo de Zeus que calmaba las tormentas.

Todos los marinos y viajeros escribieron en enormes libros de bitácora, el recorrido de las naves la llegada al Sur era un estímulo para ir en busca de la “Ciudad de los Césares”, cuántos fueron los que imaginaron la quimera: aventureros, corsarios, escritores y científicos entre otros; en su pensamiento soñaron una Patagonia que primero los deslumbró y luego convirtieron lo vivido en mito. Nuestro Sur es el relato de escenas esporádicas, escrita en fragmentos, historias impensadas en desafíos, son los europeos que ven en nuestros indígenas a hombres gigantes envueltos en pieles, fueron los que celebraron el ardor lleno de entusiasmo, ante los ojos de Hernando de Magallanes se convertirán en el tiempo en fábulas. Con la llegada de los ibéricos conocieron la espada y la cruz y supieron de la fuerza del cielo. “Resonó en el mismo el aullido de los Patagones que al no dejarse apresar utilizaron el artificio de entregarles, cuchillos, espejos, cuentas de vidrio, de tal manera tenían las manos llenas, enseguida se les ofreció dos anillos de hierro que sirven de prisiones y cuando vio que deseaban mucho poseerlos (porque les gustaba mucho el hierro) y que por lo demás no podían tomarlos con las manos, les propuso ponérselos en las piernas a fin de que fuera más fácil llevárselos consintieron en ello entonces nuestros hombres les aplicaron las argollas de hierro, cerrando los anillos de tal manera que se encontraron encadenados. Tan pronto notaron la superchería, se pusieron furiosos, soplando, aullando e invocando a Setebos, que es su demonio principal, para que viniese a socorrerlo” -Cita de A. Pigafetta-, el relato se basa en los hechos por parte de Juan Carvallo. Es interesante saber sobre el final sangriento para los integrantes del encuentro, uno de ellos fue apresado pero tuvo reciprocidad con Pigafetta e intercambiaron un modesto vocabulario. El Patagón le enseñó a encender el fuego frotando palos, se conmovió a su vez este al observar con qué devoción el Lombardo besaba una Cruz, le indicó que ante ese acto “Setebos” ingresaría al cuerpo de este pero aquí se producirá un gesto conmovedor: el patagón comenzó a sentirse mal, solicitó la cruz, rogó que se lo bautizara y se lo hizo bajo el nombre de Pablo, este patagón no supo de epístolas, pero sí de conversiones. Siendo el primero en llevar este nombre tan ligado al amor cristiano en nuestro país.

Bahía de San Julián, 1° de Abril (Domingo de Ramos), primera misa en actual suelo argentino, celebrada por el Capellán de la “Trinidad” Pedro de Valderrama, -será también quien oficie la primera misa en Filipinas-, luego la noche no fue compartida por el espíritu cordial sino por la sublevación donde hubo descuartizados y apuñalados; era ya 2 de Abril, el primero entre los abriles históricos en las Islas, los otros en 1767 y 1982. Pedro de Valderrama estaba confesando en la San Antonio, y el capitán de la “Concepción” comienza la rebeldía, que dejará ajusticiados, inclusive un clérigo Pedro Sánchez de Reina, que junto a Juan de Cartagena -Veedor de la expedición- quedarán abandonados. El corsario Francis Drake cometerá en el mismo sitio la misma sentencia, años más tarde. Esteban Gómez sabía que la circunnavegación era imposible sin un comando conjunto, las condiciones impuestas por Hernando de Magallanes, eran autoritarias y sin consenso entre la oficialidad; éste tenía recelo desde antes de la partida de Sanlúcar de Barrameda, en su mente se presentará la confusión, lo incierto del destino, ese dejarlos sin lugar a dudas abandonados era privarlos de la libertad sin estar condenados. Llegaron a estas latitudes, gracias a los previos conocimientos entre otros de Américo Vespucio, y de los nuevos aportes de las Tablas de Abraham Ben Zacuto, que bajo el reinado de Juan II de Portugal, introdujo en la Corte de Portugal la avanzada de estudios de Astrología-Matemática, su obra “Regimento do astrolabio e do cuadrante”, considerado el primer manual de navegación y primer almanaque náutico europeo. Todos estos estudios acercaron a la cosmogonía y en consecuencia a la Cruz del Sur, de cuya existencia los guaraníes tenían conocimiento y la describen con el nombre de “Curuzú”, la misma era utilizada para medir intervalos de tiempo. Los ibéricos la tendrán presentes ante sus ojos durante la expedición sobre el Paralelo 34°, “Línea de la humildad” y se presenta exactamente por sobre la Ciudad de Buenos Aires, esa ciudad que, a decir de André Malraux, fue la capital de un imperio que nunca existió…pero que Esteban Gómez, hizo saber a Europa que comenzaba a ser…existir… que a partir de ese 2 o 3 de Febrero de 1536, comenzaba a latir...

Las naos continuaron camino al sur, una de ellas naufraga: la “Santiago”, obstinado y en soberana actitud, una Cruz es plantada en la actual costa de la Provincia de Santa Cruz, otra misa y más dudas entre la oficialidad la “San Antonio”, parte desplegando velas, se aparta temporalmente de las otras y descubrirá nuestras Islas Malvinas, un 28 de Julio de 1520. (Nom. B7785, Biblioteca del Congreso de la Nación). Luego se unirá nuevamente ya en cercanías de la actual Tierra del Fuego, donde aproximadamente 500 Km. son los que dividen el paso: esto presentó ante el comandante de la expedición una dificultad: como decidir sobre el camino a tomar, se les ordenó comulgar, confesarse y hacerse de provisiones, leña y pesca fresca debido a que no era suficiente, se dividieron en dos, luego la “San Antonio” y la “Concepción”, con viento a favor velas desplegadas y echando pólvora en señal del éxito encontrado enseñaron que el paso era el indicado, Hernando de Magallanes cumplía de esa forma su desvelo que en poco tiempo sería concretado. Esa fecha 21 de Octubre. …Hacia los 52° de latitud meridional, descubrimos un estrecho que llamamos, de las Once Mil Vírgenes, porque ese día es el que las Iglesia les consagra. -Cita de A. Pigaffeta- de su obra “Primer viaje en torno del Globo.

La “San Antonio” con E. Gómez, decide partir ante un escenario que creía llevaría a sangrienta y cruel muerte a todos los marinos, importante es destacar que era la nave que cargaba los pertrechos de la expedición, debía reunirse con las otras tres, esperaron un tiempo antes estipulado y nunca imaginaron lo que sucederá, salvo en la mente de Hernando de Magallanes que sabía que si desertaban podían aclarar la crueldad y lo sangriento de esta expedición. El portugués y capitán general de la expedición nunca supo del descubrimiento del archipiélago malvinense, bautizado “Islas de Sansón y de los Gigantes”, ni de la cartografía realizadas por el prominente cosmógrafo Andrés de San Martin, sostendrán los experimentados navegantes que fue el hombre más destacado entre los componentes de la flota de la especiería, utilizó mediciones astronómicas, y dio con precisión y error de menos de un grado en el cálculo, en los accidentes de Bahía San Julián y en la Isla Filipina de Homonhon (Samar) impensado se guio por lunas y planetas, para llegar a nuestro Sur. El sistema le fue propuesto por Rodrigo Fallero. Andrés de San Martín, murió en Abril de 1521 lo mismo que Hernando de Magallanes éste cayó heroico en Mactán.

Con velas deshechas, la “San Antonio” parte a Europa, con las noticias del descubrimiento del estrecho y qué sucederá con el otro hallazgo…como y cuando lo manifestaran…

La guerra de Malvinas, había comenzado sin ser declarada, el “Operativo Rosario”, fue un éxito; el campo de batalla era el archipiélago y un edificio en una tierra también conocida por Esteban Gómez- Nueva York, sede de la ONU: Fue en ese histórico recinto donde el Embajador José María Ruda presentó en 1965 su Alegato, y luego la sanción de la Resolución 2065 (XX). En ese ámbito durante el conflicto, el Representante del Reino Unido el 28 de Abril de 1982 sostuvo lo siguiente… Consejo de Seguridad Informe S 15007, Original en inglés. Los habitantes de las Islas Malvinas son un pueblo. El Reino Unido ratificó los pactos de Derechos Humanos en su nombre. Reconoce que la soberanía fue cuestionada oportunamente por la Argentina, pero lo más interesante es que sostendrá, en el Anexo que el 14 de Agosto de 1592, el Buque inglés Desiree, capitaneado por J. Davis, fue desviado de su ruta por una tormenta, hacia ciertas islas antes nunca descubiertas…situadas a 50 leguas o más de la costa al noroeste de los Estrechos de Magallanes. Firmado A. D. Parsons. No sabían de la existencia del material oculto en París. (Por espacio de cuatro siglos). Donde la cartografía y los folios son evidentes y contundentes en cuanto al descubrimiento. Las razones de su ocultamiento serán reveladas próximamente, junto a material inédito y correspondencia de 1983 al respecto, con detalles sorprendentes en cuanto a lo que observaron en nuestras islas…

Esteban Gómez, Piloto de la Casa de Contratación de Sevilla, conoció Asia, África, los Mares del Sur, no tuvo temor ante esto pero si cómo explicar la deserción, a ojos del Rey Carlos I, luego Carlos V, la llegada ocurrió el 6 de Septiembre de 1522 a Sanlúcar de Barrameda, luego el 8 del mismo mes al Puerto de las Muelas, Sevilla, una misa de Acción de Gracias y a esperar inciertas recompensas. Tiempo después, Sebastián Elcano participará de la Junta que debía decidir sobre la pertenencia de las Islas Molucas ante el firmado “Tratado de Tordesillas”, y la disputa de los reinos ibéricos. Posteriormente su visión de un mundo distinto lo llevará a preparar una nueva expedición por América del Norte, ahí reconocerá entre otras las bahías de Delaware, Long Island y Newport, se introducirá por el Rio bautizado “San Antonio” -Hoy Hudson-, recorrerá toda la costa hasta Florida y durante años llevará el nombre de “Tierra de Esteban Gómez”, corría el año 1525. Su nave “Nuestra Señora de la Anunciada”, será la que llevará las noticias de este nuevo descubrimiento, pero sin beneficios para la Corona. En la zona había estado ya Juan de Verrazzano y Juan Gaboto, al servicio de Inglaterra con el apellido “Cabot”. Regresó a Toledo para anunciar esto al monarca Carlos I, se le propuso entre otras tareas participar junto a Francisco Pizarro de expediciones, él deseaba otro destino solicitó un Escudo de Armas por sus servicios prestados y le fue concedido, en Real Cédula de 21 de Mayo de 1534.

Los servicios de E. Gómez le valieron un reconocimiento merecido: Real Provisión concediendo Escudo de Armas a Esteban Gómez, piloto Mayor que sirvió en las armadas de Hernando de Magallanes, del comendador Loaysa y de la Florida, hasta la isla de los Bacalaos, en busca de un paso para la isla de la Especiería. Textual copia Archivo.

Por esta fecha se preparaba la expedición de Don Pedro de Mendoza hacia el Rio de la Plata, éste solicitó la participación de Esteban Gómez, partieron un 17 de Agosto de 1535, desde el puerto sevillano. Llegaron para fundar otro puerto, el nuestro, dicen que fue el 2 de Febrero (Purificación de la Virgen María), y de ahí el primitivo nombre seguramente, pero para la historiografía fue el 3 de Febrero; ese día Don Pedro de Mendoza junto a notables hombres fundará el “Puerto de Santa María del Buen Ayre”. Está demás decir que se encontraba el navegante que descubrió las Islas Malvinas, y entre otros el veedor de los banqueros Wesler, esta familia junto a los Fugger y banqueros genoveses proporcionaron el capital para la asunción y coronación de Carlos I, en 1519, el empréstito tuvo que ser pagado, la alternativa ante el no poder cancelar el crédito fue ceder parcialmente suelo americano, se llegó a un pacto arrendar parte del territorio venezolano -creación del klein Venedig,”Pequeña Venecia”-, siendo los primeros no latinos en colonizar esta parte de América el destinado por estas familias en especial la de Wesler, era el Lansquenete bávaro Ulrico Shmidl, son interesantes sus relatos publicados en 1599 se los ve ilustrados junto a grabados de antropofagia, en la edición de Levinus Hulsius “Los horrores del Hambre”, Cap, VIII, 20 y 21. Los grabados no son de su autoría sino ilustrados en Europa por quien no conoció el estuario. El tema del hambre se encuentra en el poema de Martin del Barco Centenera “Argentina y la conquista del Río de la Plata, con otros acontecimientos en los Reinos del Perú, Tucumán y el Estado de Brasil”, dejó para nuestro territorio su romántico nombre: Argentina. Entre los otros ilustres se encontraba el hermano de Santa Teresa de Jesús, Rodrigo de Cepeda y Ahumada. (Es decir estaban en la avanzada expedicionaria, la cruz, la espada y quién sostuvo la empresa). Es en ese momento donde las armas empuñadas, nos dieron para siempre esta ciudad, que los que hemos nacidos en ella tenemos particular sentimiento, dicen que un poeta la inventó para nosotros los porteños, es “profética y fatal”, como la vida de Esteban Gómez.

No se develará el lugar certero del verdadero sitio de la fundación, y la ausencia del nombre del navegante portugués en el Monumento al “Cuarto Centenario” en Parque Lezama-CABA. (Que fue muy cuestionado en 1936). Aporté este material a Patrimonio de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Y ese 28 de Julio, que hallazgo notable ocurrió frente a nuestros navegantes?¿Podría haber hablado el representante inglés de pueblos autodeterminados o compuestos pacíficamente? La documentación inédita ya obra en mi poder será presentada por Los Andes esta investigación que surge de lúgubres sótanos, viejos libros, delicadas cartografías e impresos en tipografía que aún guardan su relieve, serán una vez más prueba de la falacia del Reino Unido que argumenta inequívocos derechos, y es ocupante ilegal de nuestras Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

Julio Verne, que también escribió sobre nuestras islas (utilizando su nombre en español) tiene una frase que puede ser enigmática para lo que sigue: “Todo lo que una persona puede imaginar, otros pueden hacerlo realidad”.

PD: un agradecimiento especial al Ministro de Cultura de CABA, Enrique Avogadro, que se interesó desde el inicio por este tema, sobre el cual se desarrollarán actividades a futuro. Y al Cuerpo diplomático de la Embajada de Portugal en Buenos Aires, a Joao Ribeirete, que puso a disposición su voluntad manifiesta para dar a conocer a Esteban Gómez, entre los grandes hombres hacedores de nuestra patria. Y honrar asimismo la memoria de este genial portugués.

Homenaje a: Capitán de Fragata (PM) IM Pedro Edgardo Giachino, y su espada conquistadora de Gloria.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA