El diálogo imprescindible

El domingo, Argentina elige a sus nuevos legisladores. - Los Andes
El domingo, Argentina elige a sus nuevos legisladores. - Los Andes

Y hoy nos toca exigirles a los dirigentes que se sienten a hablar. No hay atajos Aquél o aquéllos dirigentes que lideren e impulsen el diálogo van a ser los que resulten legitimados.

Decir que en las elecciones de noviembre lo que se juega son dos modelos antagónicos de país, es un pecado (el origen de esa palabra es errar en el blanco), un grave pecado. Y el pecado daña.

Lo que se juega, -en todo caso- son dos modelos de egoísmo, dos maneras de ver erróneamente la realidad.

Las razones de esta afirmación radican en que dada la situación económica, social, política de nuestra Nación, sin acuerdos políticos, muy difícilmente podamos sortear el presente escenario.

Imposible que un solo partido soporte una estructura a punto de romperse. No nos ilusionemos con eso

En columna anterior se sostuvo la necesidad de acuerdos improrrogables en los que participen partidos políticos, dirigentes empresarios, gremios, Iglesia, actores sociales.

Para qué?... A fin de consensuar algunos puntos básicos y esenciales que permitan la gobernabilidad, institucionalidad y vislumbrar un nuevo comienzo.

No estamos hablando de cogobierno, sino de acuerdos que sean facilitadores al gobierno de turno para implementar las políticas públicas que necesitamos.

Inflación, pobreza, trabajo, son temas acuciantes. Pero también lo son la educación, modelo productivo.

¿Autonomías provinciales..?

¿Qué le vendemos al mundo?

¿Sólo lo producido del campo?

Es hora de poner recursos en investigar y ser creativos para ofrecer a los demás países cosas novedosas.

India y Pakistán entre otros, venden tecnología informática; Finlandia hace tiempo comenzó con la telefonía celular. Argentina vendía turbinas hidroeléctricas, ya no

Nosotros como sociedad también nos tenemos que hacer responsables de lo que estamos atravesando en la medida que nos toca.

Y hoy nos toca exigirles a los dirigentes que se sienten a hablar.

No hay atajos

Aquél o aquéllos dirigentes que lideren e impulsen el diálogo van a ser los que resulten legitimados.

Nos asomamos a la grieta y la profundidad asusta.

No sólo por su hondura sino porque en sus orillas no se pisa tierra firme.

Valga la metáfora para mostrar que no hay verdad absoluta en las posturas de los partidos principales porque la verdad no es de nadie en particular, sino en todo caso de todos y siempre en la medida que para buscarla participemos cada uno con una “partecita” de ella.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA