Construir por ayuda mutua

Construir por ayuda mutua. / Foto: José Gutiérrez
Construir por ayuda mutua. / Foto: José Gutiérrez

Una alternativa es que quien haya construido su vivienda por ayuda mutua, deje de recibir el plan, y tenga un período de gracia de uno o dos años para comenzar a pagar el costo de los materiales para la construcción.

La construcción de viviendas y equipamiento comunitario por ayuda mutua, practicada en las décadas de 1960-70 por el IPV. Mza., es posible de ser utilizada hoy para satisfacer la necesidad habitacional de gran número de familias carentes de hogar propio, adaptándose las técnicas las nuevas alternativas de construcción.

Las actuales condiciones de nuestra sociedad, con un alto porcentaje de familias pobres e indigentes, podría necesitar de algunas variantes a las utilizadas en el pasado, a efecto de terminar con los ineficientes planes sociales, que en la práctica son simples limosnas, que inducen a la inacción y lesionan la dignidad de quienes los reciben. Se podría recurrir, por ejemplo, a la ayuda mutua.

Una nueva modalidad en el sistema, podría consistir en que quienes, recibiendo planes sociales y hayan solucionado su problema habitacional utilizando la ayuda mutua, sigan recibiendo el plan, por un tiempo, con la condición de participar en otro proyecto, destinado a personas de escasos recursos, con problemas de salud que les impidan construir viviendas por sus propios medios.

Otra alternativa es que quien haya construido su vivienda por ayuda mutua, deje de recibir el plan, y tenga un período de gracia de uno o dos años para comenzar a pagar el costo de los materiales para la construcción.

Las personas que por razones de salud no hayan participado en la construcción, pero que reciban planes sociales, deberán ser asistidas para participar en algún emprendimiento propuesto por la comunidad a la que pertenezcan, con asistencia de profesionales especialistas en acciones cooperativas, hasta alcanzar un resultado económico, que les permita dejar de recibir el plan social.

Debiera ser el IPV, utilizando los fondos FONAVI, la Institución responsable de estos programas, destinados, en principio, a la población de familias en estado de indigencia o pobreza, pero sin dejar de ser posible su aplicación a todas las familias carentes de vivienda.

*El autor es arquitecto.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA