Aportes para el sistema educativo II

Debe incorporarse en el sistema todo lo concerniente a la informática, herramienta que será imprescindible para el desempeño de estas generaciones de niños. / Foto: Mariana Villa
Debe incorporarse en el sistema todo lo concerniente a la informática, herramienta que será imprescindible para el desempeño de estas generaciones de niños. / Foto: Mariana Villa

Debemos considerar que en la temprana etapa de la escuela primaria se construye la capacidad de abstracción que le permitirá los aprendizajes más complejos.

Continuando con las reflexiones iniciadas en la edición de diario Los Ande de ayer acerca del sistema educativo y los cambios necesarios para que realmente cumpla con sus objetivos, es necesario formularlos otra vez:

La escuela primaria fue creada para alfabetizar en primer lugar, es decir, enseñar a los niños a leer y escribir. De manera que al egresar de ella deben tener un fluido y correcto manejo de la lectura y de la escritura. Todo lo demás se da por añadidura.

Definamos la escritura: hasta tercer grado el objetivo es su dominio para que a partir de cuarto se use la lectura para el aprendizaje de otros temas. Y sobre todo del desenvolvimiento en la vida. Leer bien significa: comprender perfectamente los símbolos en todas sus formas: manuscritas, imprenta, mayúsculas y minúsculas. Comprender los signos de puntuación, pues ellos inciden en los significados. Leer en voz alta y silenciosamente todo tipo de texto adecuado a la edad. Diferenciar una creación literaria-imprescindibles en la vida de los niños- de un texto objetivo científico.

Escribir correctamente es: conocer los símbolos en todas sus formas y dominar su grafía -no excluye para nada el uso de la computadora-. Manejar muy bien los signos de puntuación para dar el significado correcto al texto. Y escribir con muy buena ortografía, que tiene que ver con los significados. Manejar muy bien la hoja y la distribución del texto en ella.

Lo remarco porque he comprobado que ese objetivo se cumple a medias y la escuela fue olvidando esa fundamental misión.

Debemos considerar que en la temprana etapa de la escuela primaria se construye la capacidad de abstracción que le permitirá los aprendizajes más complejos.

Para ello sugiero usar materiales donde los niños trabajen con las manos (muy despreciado en la sociedad y en el sistema educativo especialmente). El trabajo con las manos ordena el pensamiento y ayuda a lograr la capacidad de abstracción.

Armar con maderas, con telas, pintar, trabajar la tierra, en laboratorios, sobre la realidad.

Trabajar con profundidad la música especialmente y las demás artes y deportes, pero respetar las inclinaciones individuales de cada niño. Donde entra un instrumento musical, el espíritu es otro. Cuando un niño está en un escenario, la familia está en la escuela. Y desde la escuela se cambia la mirada de la familia.

La literatura infantil es imprescindible. Consideremos que la materia prima de la escuela es el Libro.

Debe incorporarse en el sistema todo lo concerniente a la informática, herramienta que será imprescindible para el desempeño de estas generaciones de niños.

Enseñarles a los niños a autogestionarse y dejar de lado la mirada descalificante sobre el niño como “pobrecito”. De manera que la mirada sobre cada alumno ha de ser individual y no masiva dentro del aula. Para ello es necesario implementar métodos de fichas, guías y ejercicios que cada alumno desarrolle por sí mismo con la guía del docente y a su ritmo, para lograr vencer sus dificultades.

Los logros han de ser por objetivos y no por año.

La preparación del edificio, de los docentes y de toda la comunidad educativa ha de cambiar drásticamente. Los maestros deben moverse con libertad para crear y con responsabilidad de responder por su trabajo. (La escuela nunca rinde cuentas del resultado de su trabajo ni de la inversión en el sistema).

Si los niños pueden trabajar objetivos con guías de distintos tipos y a su ritmo, no será necesaria la repitencia, sino la necesidad de algunos alumnos de detenerse en determinados temas hasta alcanzarlos, y podrán avanzar en otros que les resulte más sencillo. No todos irán al mismo ritmo.

Conducirlos en la investigación y en el armado y exposición de temas, en la escuela y con materiales de la escuela, incluidos en el currículo escolar (no es tarea de los padres).

Es muy importante organizar salidas para conocer el mundo fuera: granjas, fábricas, universidades, teatros. Juegos y deportes. Llevarlos a escuchar orquestas y presenciar danzas. Abrirles el mundo para ayudarlos a entenderse en él. Estas salidas deben ser parte de las actividades escolares y no deben ser tomadas como excepción. De manera que debe ser simplificada la burocracia que cae sobre el docente y sobre todo la amenaza que pesa sobre él (la industria del juicio le ha hecho un daño enorme al sistema educativo).

Al final de la escuela primaria es esperable que:

-Todos los niños lean y escriban con fluidez, corrección, comprendiendo lo que leen.

-Dominen los cálculos matemáticos y resuelvan problemas simples.

-Sean capaces de autoconducirse en el proceso de su aprendizaje.

-Conozcan más de su entorno y de su historia

*La autora es profesora y escritora.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA