Al tira y afloja

Al tira y afloja.
Al tira y afloja.

Y cuando alguien “la tira de algo”, ¿qué se quiere significar? Es una expresión equivalente a decir “dárselas de algo”: “Siempre se tira de millonario”.

Muchas veces insistimos a través de esta columna en la riqueza de los vocablos que van conformando locuciones y adquieren valores significativos especiales. Hoy nos vamos a dedicar a las numerosas frases que se pueden acuñar con “tirar”.

La primera que vamos a considerar hoy es “tira y afloja”, locución que significa alternancia entre momentos de tensión y de conciliación; también, “negociación en la que se cede y se concede”. Cuando hay que expresarla en plural, solamente se cambia el artículo: “el tira y afloja” y “los tira y afloja”. El diccionario registra, con valor análogo, “tira y encoge”.

Con la locución “a todo tirar”, de carácter adverbial, se quiere indicar “a lo más, a lo sumo”: “Creo que este problema va a durar, a todo tirar, alrededor de quince días”.

Y cuando alguien “la tira de algo”, ¿qué se quiere significar? Es una expresión equivalente a decir “dárselas de algo”: “Siempre se tira de millonario”.

Si algo o alguien se encuentra muy cerca, ya físicamente, ya en sentido figurado, se usa la locución “a tiro”: “Ya se encuentran a tiro de conseguir el primer puesto en el certamen”.

Existen algunas expresiones coloquiales aplicables a situaciones personales: una es “tirar pálidas”, “tirarle tierra a alguien” y “tirar onda”. La primera de estas locuciones equivale a hacer comentarios negativos o desalentadores. Aquí, “pálidas” tiene aquí valor sustantivo, es un término coloquial que, en esta locución y para Argentina y Uruguay, significa “comentario o noticia desalentadores”: “Es una persona negativa, que siempre nos tira pálidas”.

Si una persona le tira tierra a otra, no en sentido literal sino figurado, estaré significando que la estoy criticando en forma negativa: “Lo destruyó porque le tiró tierra a su última publicación”.

Si, en cambio, se dice “tirar buena onda” se estará aludiendo a la influencia positiva de una persona sobre otra, ya a través de comentarios, ya por actitudes o críticas buenas: “Me sentí muy acompañada porque esa amiga me tiró buena onda”. Si se dice “tirar onda a alguien”, se alude a que una persona le demuestra a otra su interés sentimental por ella: “Siento que Pedro le tira onda a Marcela”.

Un estado de desesperación o de arrepentimiento puede expresarse diciendo “tirarse de los pelos”: “Ante el revés electoral, muchos se tiraban de los pelos”.

También, muchas veces, hemos oído usar la locución “tirarse un lance”: esta expresión significa que se intenta hacer algo con pocas probabilidades de éxito: “Había estudiado poco, pero se tiró un lance para ver si lograba alcanzar la promoción”. El origen de “tirarse un lance” no se ve claro: puede aludir a una costumbre en las guerras antiguas, cuando los ejércitos iniciaban sus ataques arrojando lanzas al enemigo; otra posibilidad es que, en el juego del ajedrez, un jugador pretende engañar al otro simulando una movida que, finalmente, no realizará; la tercera posibilidad se asocia al mundo hípico, donde los apostadores juegan por un caballo determinado.

Muy coloquial resulta la expresión “tirarse a chanta” que equivale a decir que alguien elude una responsabilidad: “En el trabajo, se tira a chanta y el fardo les cae a sus compañeros”.

La infidelidad a la pareja se señala diciendo que alguien “Se tiró/echó una cana/canita al aire”: “No fue algo serio, sino que simplemente se tiró una canita al aire”. En otros contextos, puede señalar que se realiza una actividad extemporánea, algo para lo cual ya no se tiene edad: “A sus años, se tiró una cana al aire y se fue a bailar con sus amigas”. Semejante es “tirar la chancleta” que, coloquialmente, señala que se cambian hábitos y conductas conservadoras por otras más liberales: “Se olvidó de sus costumbres anteriores y tiró la chancleta”.

Hay una expresión que nos ilustra acerca de cómo se indica el perjuicio a una persona o situación o que se intenta hacerlos fracasar: “tirar al bombo/al muere”, coloquialmente señala esos significados: “Con esa actitud, tira al bombo las mejores intenciones”. Muy relacionada se da la locución “tirar a matar” que, coloquialmente, equivale a “hacer o decir algo con mala intención”: “El periodista le tira al muere al entrevistado”.

En muchas construcciones, el verbo “tirar” se construye con la preposición “de”: “Tirar de la manga”, con valor coloquial, se usa para indicar que se pide dinero prestado: “Cuando no llega a fin de mes, le tira de la manga a su mejor amigo”. Por su parte, “tirar de la cuerda” señala que se lleva una situación problemática o conflictiva a un punto crítico: “Es mejor que las autoridades no tiren de la cuerda en este momento crucial”. Además, “tirar de la lengua”, que significa coloquialmente que se hace que alguien hable o dé información privada: “Presionó y le tiró de la lengua hasta que confesó”. En cuanto a “tirar de los pelos”, toma el valor de “arrepentirse, desesperarse”: “Cuando conozca estos resultados, se tirará de los pelos”.

Si una persona gasta excesivamente en una celebración, se dice que “tira la casa por la ventana”: “No escatimaron gastos y tiraron la casa por la ventana para el casamiento”. Además, si se malgasta el dinero, se dice “tirar la plata a la basura”: “Con esa compra, estás tirando la plata a la basura”.

¿Qué es “tirar la primera piedra”? Significa “ser la primera persona que denuncia algo o a alguien”: “No hay peor cosa que ser el que tira la primera piedra”.

Otras locuciones dan cuenta de actitudes negativas: “tirar por la borda/ventana” significa, coloquialmente, “desperdiciar el esfuerzo realizado en una cosa”: “Ha tirado por la borda el esfuerzo de tanto tiempo”.

¿Quién no ha “tirado la toalla” alguna vez? En sentido figurado, significa “darse por vencido en algo”: “No tire la toalla, siga luchando”.

Cerramos con una locución proverbial incluida en el Refranero multilingüe del Centro Virtual Cervantes: “Tirar la piedra y esconder la mano”. Ella alude a la hipocresía del que halaga por delante y ofende por detrás.

*La autora es Profesora Consulta de la UNCuyo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA