martes 26 de enero de 2021

Imagen ilustrativa.
Opinión

Activar alertas, una especialidad del gobierno nacional

Ante la preocupación de los sectores de la medicina privada, el presidente Fernández pretendió suavizar la relación asegurando que no hay ningún plan oficial para intervenir o estatizar prepagas.

  • domingo, 10 de enero de 2021
Imagen ilustrativa.

Apreciaciones sobre el sistema de salud efectuadas por la vicepresidenta de la Nación en un acto del oficialismo, en La Plata, y la repentina decisión del Poder Ejecutivo de dejar sin efecto, en cuestión de horas, una autorización de incremento de las cuotas a las prepagas, generaron preocupación entre los prestadores privados.

Si bien no hay certezas sobre eventuales coincidencias en materia de salud pública entre la Presidencia de la Nación y las ideas que lanza al ruedo Cristina de Kirchner, los distintos actores del sistema se pusieron en alerta ante una eventual estrategia de avance sobre la actividad privada.

La repentina no autorización del incremento de 7% en las cuotas puso, además, en problemas a las empresas de medicina prepaga, que argumentan que sólo pudieron acceder a un 10% anual en un año en el que la inflación volvió a ser muy elevada.

Ante la preocupación de los sectores de la medicina privada, el presidente Fernández pretendió suavizar la relación asegurando que no hay ningún plan oficial para intervenir o estatizar prepagas.

Lo hizo en una reunión que mantuvo con el titular de la Unión Argentina de Entidades de Salud Privada, Claudio Belocopitt, luego de las idas y vueltas sobre el aumento tarifario.

Pero no sólo los prestadores privados de salud deben mantenerse alerta ante los rumores de avance estatal. En los últimos días reapareció el cristinista senador nacional Oscar Parrilli reflotando una vez más la idea de una nueva ley de medios para la Argentina.

El legislador hizo declaraciones periodísticas y aseguró que, según su apreciación, están dadas las condiciones para volver sobre el tema.

Y acusó a medios privados de priorizar intereses, cuando lo que debería recordársele a este fiel ejecutor de las ideas de la vicepresidenta de la Nación es la tremenda tensión que generó el kirchnerismo en su época anterior al pretender avanzar sobre los medios periodísticos no afines con sus ideas políticas.

En medio de esta lógica preocupación, ayer el Foro de Convergencia Empresarial expresó, a través de un comunicado, su inquietud por las medidas que toma el Gobierno. “La repentina intervención del Estado en las actividades del sector privado de la economía, a través de medidas similares a las tomadas en el pasado, que tuvieron efectos adversos, afecta el crecimiento económico y el proceso de inversión privada, que ya está en mínimos históricos”, apunta el mensaje de los empresarios. Y se detiene en temas puntuales, como la intervención del mercado de Servicios de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, la prohibición de exportaciones agropecuarias, el congelamiento de tarifas de servicios y la anulación del aumento autorizado previamente a las prepagas, tema que desarrollamos en este artículo.

El presidente Alberto Fernández prometió, bueno es recordarlo, llevar a cabo una política de diálogo y búsqueda de consensos que alentó expectativas para un país lamentablemente ganado por los desencuentros y la tirantez entre sectores ideológicos y sociales. Esa premisa no sólo no se viene cumpliendo, sino que los hechos demuestran que las decisiones gubernamentales parecen tomarse según las ideas que propongan o hagan revivir distintos personajes del espacio oficialista de acuerdo a su parecer o afán de revanchismo en algunos casos. No existe la consulta sectorial previa. Motivos más que suficientes para que una mayoría de la sociedad viva en estado de alerta.