jueves 26 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
Sociedad

Abran sus agendas: ¿cuáles son los mejores días y horarios para tener sexo?

Si bien lo mejor de las relaciones es la espontaneidad, diversos estudios aseguran que hay mejores momentos que otros para un encuentro, debido a los ciclos hormonales que rigen nuestra biología

Sólo suscriptores

Solemos pensar que el sexo es algo tan natural que puede tener lugar en cualquier momento del día, sin embargo, justamente por ser algo que responde a la naturaleza tiene ciclos y está sujeto a horarios, días, épocas del año, género y etapas de la vida.

Varios estudios sugieren que el mejor momento para el sexo es por la mañana y que, en su mayoría, son los hombres los que prefieren este horario.

Otros, por el contrario, explican que el mejor horario no depende del género sino de la edad.

De más está decir que todos estos estudios no apuntan a la procreación, sino a la consecución pura y lisa de obtener mayor placer. Sin embargo, al ser un acto natural, los ciclos y el deseo están íntimamente ligados con la perpetuación de la especie.

Los de la primera hora

Según un estudio de la Asociación Médica Británica, publicado en la revista British Medical Journal, el momento más adecuado para el sexo es durante la madrugada, justo antes del horario del amanecer: 5:48 para ser exactos. La explicación científica está en la testosterona, que a esa hora tiene niveles muy altos tanto en hombres como en mujeres. Y es el requisito indispensable previo a la actividad sexual.

Los investigadores afirman que la dosis de esta hormona es, en los hombres, entre un 25% y un 50% mayor por la mañana que durante el resto del día. La razón está en que la glándula que regula su producción tiene mayor actividad por la noche mientras dormimos. Sin embargo, esto es indistinto tanto para hombres como para mujeres, ya que también producen esta hormona.

Todo lo contrario a lo que ocurre durante el resto de las horas del día, en que los ciclos de picos máximos y mínimos de hormonas son muy diferentes entre ambos sexos.

Otros estudios basados en cronobiología y de acuerdo a los ciclos circadianos, aseguran que el momento ideal para hacer el amor es a las 7.30, porque las hormonas sexuales de hombres y mujeres están en su punto más alto.

Luego de esa hora, comienzan a tener picos de distinta intensidad en diferentes momentos: la testosterona, alcanza su punto máximo entre las 9 y las 10 de la mañana, cuando la luz del sol ya está a pleno, mientras que las mujeres ya están entrando en otra sintonía, más conectadas con la agenda del día y el comienzo de las actividades.

Por este motivo, el mañanero tiene varias ventajas que vale la pena aprovechar: después del orgasmo, el cuerpo queda con una buena cantidad de endorfinas disponibles en el cerebro, ideal para empezar el día con optimismo y buen humor.

También hay un grupo que busca relaciones durante el mediodía o la siesta. En general estos horarios suelen estar asociado al “sexo de trampa”, lo dice la ciencia, y los dueños de los hoteles alojamiento quienes aseguran que es el horario pico de clientela.

De cualquier manera, un orgasmo promediando las 15.30, asegura un sueño corto y reparador para afrontar la segunda mitad del día.

El “team” nocturno

Alrededor del 75% de las personas hacen el amor en la noche porque resulta más práctico. Una vez terminada la jornada, luego de la cena y justo antes de dormir, parece un buen plan terminar de relajar y entrar al sueño de manera más plácida.

Sin embargo, considerando los factores netamente hormonales, no sería un buen momento para el placer. “El estrógeno, la adrenalina, el cortisol, las hormonas que necesitamos para el sexo, están en un nivel bajo, mientras que la melatonina, una hormona del sueño, es alta”, explica el doctor Michael Breus, psicólogo especialista en trastornos del sueño.

Lo cierto es que la liberación de oxitocina y serotonina luego del sexo, sumado a la melatonina induce rápidamente al sueño, sobre todo en las mujeres, produciendo un efecto somnífero muy alto.

Los hombres, en cambio, se quedan dormidos después de eyacular porque entran en la fase refractaria. Sin embargo el sueño que alcanzan es liviano y puede hacer que después de un tiempo se despierten en medio de la noche, si sufren de insomnio.

La relación entre la edad y la hora

Por otro lado está el el tema de la edad. No es lo mismo el nivel hormonal y el ritmo circadiano a los 20, a los 40 o a los 60 años. Las ganas y la energía cambian, como también la disposición para tener encuentros de calidad.

A los 20 años, hombres y mujeres tenemos altos niveles de testosterona a toda hora, por lo que no hay inconveniente con el deseo. Los estudios sugieren que el pico de energía se produce a las 15, por lo que sería el momento ideal. Aunque, seamos sinceros, a esa edad cualquier horario está bien.

A los 30 años hay un considerable salto de los ritmos circadianos. “Tu cuerpo, pulmones y músculos ya han empezado a envejecer, y tu reloj biológico arranca antes”, asegura el profesor investigador de la Universidad de Oxford, Paul Kelley.

Por este motivo el cuerpo se encuentra más dispuesto al placer a las 8:20, ya que la luz solar estimula el hipotálamo y hace que aumenten nuestros niveles de testosterona.

A los 40 años, tenemos menos sexo por mes y también dormimos menos. Precisamente por eso, nuestra hora ideal es a las 22:20, ya que al llegar al orgasmo también liberamos oxitocina, lo que induce rápidamente al sueño.

A los 50 años, tenemos más obligaciones y estrés laboral. Los especialistas aseguran que la hora ideal para tener sexo sería a las 22:00. Por lo demás, igual que a los 40, el orgasmo garantiza un buen descanso.

De los 60 en adelante, la libido va disminuyendo y la rutina de obligaciones y estrés va quedando atrás. En este sentido, Kelley asegura que el mejor momento del día para el sexo es a las 20, sin embargo esta idea se rige por los horarios del hemisferio Norte, donde la hora de la cena ronda las 18.30.

En Mendoza, donde en enero a las 20 todavía se está poniendo el sol, el mejor horario para tener relaciones después de los 60 años quedaría a elección de los participantes. Después de cumplir horario toda la vida, no vamos a ponerle hora también al sexo, ¿no?

El mejor día de la semana

No es el viernes, como cualquiera pensaría. Tampoco incluye los días del fin de semana, y el lunes queda descartado por consenso general.

Lo cierto es que distintas encuestas dan cuenta de las diferentes preferencias en cuanto a cuál es el mejor día de la semana. Más de la mitad de los hombres asegura que su apetito sexual es más o menos constante, mientras que el 36% de las mujeres tiene claro que su libido varía en función de su ánimo, por lo que tampoco habría parámetros para medir el mejor día de la semana para un encuentro sexual en la mujer.

Lo más frecuente es relegar los momentos íntimos al fin de semana, cuando la pareja tiene más tiempo libre o los solteros están más disponibles.

No obstante, la ciencia asegura que sí hay un día indicado. Una investigación de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, afirma el día en el que el cuerpo está biológicamente más preparado para tener sexo es el jueves.

Desmitificación de la primavera

Según varios estudiosos, la primavera no es la estación del amor, sino el otoño. Esto se debe a que en esta época los hombres están mejor predispuestos para el sexo porque experimentan un aumento en los niveles de testosterona. Por el contrario, en verano es cuando se observan los niveles más bajos de producción de esta hormona, según lo observado en un estudio por el experto alemán Berhard Nieschlag.

También se observó que las glándulas hormonales femeninas son más activas en el otoño. El aumento de los niveles de estrógeno en las mujeres aumenta el deseo sexual y esto también parece estar programado por nuestra cronobiología: los bebés concebidos en el otoño nacen en una estación de luz que hace posible que su organismo comience a producir vitamina D de inmediato, lo que además fortalece sus huesos y su sistema inmunológico.