O’Higgins informa una marcha sin sobresaltos

El itinerario entre Las Cuevas y Yalguaraz no presentó grandes obstáculos en el cruce cordillerano en función de los buenos pastos y la abundante cantidad de agua.

El 26 de enero O’Higgins había hecho campamento en el sitio de Las Cuevas (próximo al río San Juan), y había celebrado que la marcha de su división no iba a tener sobresaltos en función de los buenos pastos y abundante agua disponible.

Tal detalle lo informó de manera simultánea al jefe de la Vanguardia, el brigadier Soler, al segundo jefe del Estado mayor, el coronel Antonio Beruti y al comandante del batallón de cazadores, Rudecindo Alvarado.

No se trataba de asuntos para nada secundarios para que la división bajo su mando pudiera recorrer la extensa y escarpada travesía cordillerana.

A las tropas que bajo su conducción habían partido del Campamento de Instrucción semanas atrás, se habían sumado el Batallón N° 8 (integrado por castas o libertos aunque liderados por jefes y oficiales blancos), y la Escolta que acompañaba a San Martín desde el pasado 25 de enero cuando habían partido del cuartel general de Mendoza.

La división seguía la misma ruta que ya había sido utilizada por las fuerzas de la Vanguardia, con Soler a la cabeza, aunque lo hacían con una sola jornada de diferencia y bajo la supervisión de los dos entrenados y duchos baqueanos, Arancibia y Lascano, que caminaban bajo sus órdenes.

El 27 de enero, O’Higgins inició su jornada a primera hora de la mañana desde el paraje de Uretilla. Eran las 5 y media cuando tomó papel y la pluma para escribirle a San Martín a quien identificaba como máximo jefe político y militar de Cuyo tal vez en reconocimiento de la sólida amistad que los unía desde los aciagos días que habían seguido a la derrota de Rancagua, y al crucial desenlace que había terminado con la expulsión de sus rivales, los hermanos Carrera, a Buenos Aires.

A esa altura, y por medio de la correspondencia que habían mantenido con el director Pueyrredón, San Martín y O’Higgins estaban al tanto que José Miguel había emprendido un viaje a Norteamérica con el fin de armar una flotilla para retornar a Chile por los mares del sur. Nadie podía prever los pasos que daría el proscripto chileno una vez que recalara en el puerto de Buenos Aires.

Entretanto, lo que importaba ahora era completar la campaña de los Andes por lo que era indispensable mantener la fuerza militar, y sostener los circuitos de información entre los jefes y oficiales.

He aquí el parte que confeccionó antes de emprender la marcha hacia Manantiales donde llegó dos días después, el que refiere a soldados enfermos entre otros asuntos de interés: Excmo. Señor: En este momento voy a emprender mi marcha desde este punto hasta el río de San Juan, sin tener hasta la fecha mas novedad en esta División, que dos cabos y dos soldados que se enfermaron en el campamento de Las Cuevas, a los que hice quedar en aquella parte con orden al Maestro de ella que les auxiliase en cuanto le fuese posible y que a la pasada del Cuartel General los presentase para que siguiesen su marcha.

En dicho paraje de Las Cuevas pasé el 24, por haberlo hecho así en este punto la primera División de la Vanguardia, lo que pongo en noticia de V. S. para su inteligencia. Dios guarde a V. S. muchos años.

Campamento de Uretilla , 27 de Enero de 1817 a las 5 y media  de la mañana.

Silueta biográfica

Antonio Beruti

Origen. Nació en Buenos Aires en 1772, Revolución de Mayo. Fue un activo propulsor del autogobierno en Buenos Aires en las jornadas que dieron origen a la formación de la primera junta de gobierno el 25 de mayo de 1810. Junto a Domingo French lideró el grupo revolucionario, llamado los "chisperos" que avivaron la opinión popular contra el virrey Cisneros, entregando cintas de colores para distinguir a los partidarios de la ruptura institucional.

Se enroló junto con Mariano Moreno en el sector más radical de la revolución, y por tal motivo fue desplazado del poder y desterrado ante el éxito de Saavedra en 1811.

Función militar. Regresó en 1812 y se enroló en las filas del Ejército del norte para pasar luego a desempeñarse como oficial del Ejército de los Andes.

Matrimonio. En Mendoza contrajo matrimonio con Mercedes Tadea Ortiz, amiga de Remedios Escalada a quien frecuentaba en su casa.

En Buenos Aires. Beruti hizo la campaña a Chile, y luego regresó a Buenos Aires donde se enroló en la galaxia de políticos unitarios que hicieron la guerra a Rosas.

Según sus biógrafos, luchó al lado de Lamadrid en la batalla de Rodeo del Medio, y se salvó de la prisión por la mediación de su compañero de armas, el general Ángel Pacheco, otro oficial del  Ejército de los Andes, convertido en general del poderoso ejército liderado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, y jefe de la confederación argentina, don Juan Manuel de Rosas.

Fin. Murió casi de inmediato, el 19 de noviembre de 1841 y sus restos fueron sepultados en el antiguo templo de San Francisco (ex colegio de los padres jesuitas de Mendoza).

Homenaje

Escuelas. La 1-414, de Las Barrancas, Maipú.

Otros espacios. Existen varias calles en diferentes departamentos con el nombre del prócer.

Bibliografía

- Diario de campaña de la División de O'Higgins.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA