sábado 24 de octubre de 2020

Nada es sagrado: Calu Rivero, Liz Solari, los monos y la involución
Espectáculos

Nada es sagrado: Calu Rivero, Liz Solari, los monos y la involución

En una semana caliente por el asesinato de George Floyd, las dos modelos contribuyeron con su granito de racismo.

Nada es sagrado: Calu Rivero, Liz Solari, los monos y la involución

A la luz del asesinato de George Floyd, el racismo vuelve a ser un tema candente. Y decimos "vuelve" por puro cliché, porque en realidad el racismo no vuelve de ninguna parte, porque nunca se fue. Podrían bastar dos posteos de "influencers" argentinas para demostrarlo. 

Pero ojo: ya no hablamos de Pamela David y su "familia blanca, hermosa y pura" o de la vez que Nicole Neuman le dijo muy orgullosa de sus genes arios a Yanina Latorre "yo nací rubia, vos te hiciste rubia". Estos son ejemplos más recientes, de esta semana.

Primero hablemos de Liz Solari, la modelo, que pese a tener en la familia a un Indio muy famoso está muy lejos de poder concientizar en las redes. De hecho, para mandar un mensaje contra el racismo publicó la foto de un humano y un mono dándose la mano. ¡Ese nivel de involución, Darwin! 

Lo curioso es que el mensaje con el que acompañó su post de Instagram era bien didáctico y no daba lugar a malas interpretaciones: "Cuando el humano recuerda que su esencia es espíritu -les decía a sus seguidores Liz-, que un cuerpo es un instrumento más allá de su forma o color, naturalmente se eleva sobre aquellos prejuicios adquiridos y construidos en su ignorancia, en su olvido". Y al lado del mensaje, un mono.

En realidad, eran un humano y un chimpancé haciendo una alianza interespecie que parecía copiada de un fotograma de "El planeta de los simios". Era una imagen divina, pero malvada. Y se lo hicieron saber los usuarios, que se le tiraron encima como una catarata de folletos de Inadi. Liz tuvo que eliminar la foto y reemplazarla por otra en la que, al menos, las dos manos eran humanas.

Calu Rivero

Pero si creíamos que Liz estaba involucionada, traigamos a colación a Dignity, que es el nombre artístico de Calu Rivero, quien está pasando la ola de coronavirus y protestas sociales en Brooklyn, Nueva York. 

Apenas fue lo de George Floyd, publicó en Instagram una foto de ella con un modelo de piel oscura. En las imágenes, salidas de una antigua sesión, se los ve con la típica sonrisa publicitaria y la frivolidad de una foto escolar del Día de la Raza. Como quien dice "Yo tengo un amigo gay, no soy homófoba", subió una foto con un negro.

Fue tan falto de sutileza el mensaje de Dignity, que Ángel de Brito, al responderle, quedó como el rey de la elegancia: "Calu sacó a pasear a un negro para mostrar que no hacen nada", dijo con una ironía letal en su programa. Hay memes geniales al respecto.

La foto que se convirtió en miles de memes de Calu Rivero en Brooklyn

Conclusión: para dejar de ser racistas, lo que primero tienen que hacer Liz Solari y Calu Rivero es dejar de cantar que cuando Dios hizo el Edén pensó en América. ¡Chicas, las razas no se festejan! ¡Las razas no se posan como en la pasarela! A las diferencias se les da igualdad de derechos. Se aceptan y se respetan. Se igualan. Y es más, hablando biológica y científicamente, las razas humanas ni siquiera existen, pues los expertos prefieren que hablemos de etnias. 

Aun así, el racismo sigue incendiando muchas partes del mundo. En Minneápolis y en la provincia del Chaco, es el mismo problema. Es la misma violencia. Es el mismo odio. ¿Cuándo tendremos la valentía darwiniana de decir basta y dejar de ser Liz Solari?