lunes 1 de marzo de 2021

En sus inicios este desarrollo estaba centrado en los podcasts pero luego derivó en una red social.
Muy Tecno

Clubhouse, la red social de la que todos hablan pero pocos pueden usar

Solo permite el uso de voz y esa es su característica principal. Nació hace menos de un año y ya cuenta con más de 6 millones de usuarios. Pros y contras de la app que seduce a ricos y famosos y a la que solo se ingresa por invitación.

En sus inicios este desarrollo estaba centrado en los podcasts pero luego derivó en una red social.

¿Qué tan atractiva puede ser una red social donde sólo hay voz sin imágenes? Ingreso por invitación, 6 millones de usuarios, nombres famosos como Elon Musk, Mark Zuckerberg, Oprah Winfrey o Ashton Kutcher y un valor que pasó de 100 millones a 1.000 millones de dólares es la respuesta. Eso es lo que ha conseguido Clubhouse en los 11 meses que tiene de vida y es una impresionante trayectoria para una app que está en boca de todos pero pocos pueden usar.

¿Qué es Clubhouse?

Es una red social donde se prioriza la voz. Esto significa que en ella los usuarios pueden interactuar con otros como en una llamada grupal. Se puede hablar de cualquier tema y un moderador vigila que nadie se salte las normas.

Cada usuario debe armar su perfil y permitir el acceso al micrófono y a sus contactos.

En Clubhouse no hay videos ni posibilidad de encender la cámara. Tampoco se puede chatear en el sentido tradicional ni grabar el contenido.

Es un foro de conversaciones en tiempo real, con gente charlando a través de la app que ingresa a diferentes salas.

Clubhouse fue creada por Paul Davison (40) y Rohan Seth (36), dos emprendedores con larga trayectoria en Silicon Valley. Buscaban armar una plataforma sencilla para el lanzamiento de podcasts pero un par de vueltas de tuerca los llevó a desarrollar esta red social que ha tenido un meteórico crecimiento.

Fue lanzada en marzo de 2020, mes en el que el mundo entró en pandemia, y desde entonces todo ha sido vertiginoso. Consiguieron 10 millones de dólares para su financiamiento y lanzaron 3.500 invitaciones para probar la app en su fase beta. En pocos meses se hizo furor.

”Clubhouse es solo de voz y creemos que la voz es un medio muy especial. Sin la cámara encendida, no tiene que preocuparse por el contacto visual, lo que está usando o dónde se encuentra. Puede hablar en Clubhouse mientras dobla la ropa, amamanta, viaja, trabaja en su sofá en el sótano o sale a correr. En lugar de escribir algo y apretar ‘Enviar’, estás involucrado en un diálogo de ida y vuelta con los demás. La entonación, la inflexión y la emoción que se transmite a través de la voz le permiten captar los matices y formar conexiones exclusivamente humanas con los demás. Todavía puedes tener conversaciones difíciles, pero con la voz a menudo existe la capacidad de generar más empatía. Esto es lo que nos atrajo al medio”, explicaron sus fundadores en el blog de la empresa.

El concepto radial sigue vivo

Las conversaciones en la red social son libres. Incluso un usuario puede seleccionar ciertos tópicos de su preferencia para que el algoritmo le ofrezca salas de su gusto. Sin embargo, el emprendedurismo, el marketing digital, la tecnología y las finanzas son los temas predominantes.

El 31 de enero debutó allí Elon Musk, el hombre más rico del mundo y propietario de las empresas más importantes de la actualidad como Tesla o SpaceX. El empresario habló desde la vacunación contra el coronavirus hasta la llegada del hombre a Marte y su apuesta por el bitcoin.

Quedó tan entusiasmado con la charla con la gente que prometió volver con el músico Kanye West e intentar convencer a Vladimir Putin de sumarse.

Las redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram ya dan contacto sin intermediarios con personajes reconocidos pero ahora muchos se preguntan si Clubhouse representa un paso extra al posibilitar una conversación real sin que todos nuestros sentidos deban estar puestos en ella.

Mientras tanto, su éxito ya busca ser emulado y Twitter y Facebook ya preparan servicios similares.

En sus inicios este desarrollo estaba centrado en los podcasts pero luego derivó en una red social. Los Andes

No todo lo que brilla es oro

Siguiendo la máxima de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, Clubhouse se enfrenta a la presión del éxito y los inconvenientes que genera su sencilla consigna.

Dar voz a cualquiera se ha transformado en un problema que le ha valido denuncias y censura.

Varios usuarios señalan que el éxito de quien inicia una conversación no está en el contenido sino en lo atractivo del tema que aborda.

Las principales quejas giran en torno a problemas de privacidad, acoso y desinformación. Hace poco un usuario inició una conversación sobre las vacunas con un discurso basado en teorías conspirativas que derivó en una campaña para no inocularse y en amenazas a una médica que advirtió sobre el discurso falaz de la charla.

Muchos denuncian que la limitación para ingresar hace que en la red social no haya diversidad de voces y que muchos tópicos se transforman en espacio de difusión para mensajes de odio, misoginia, xenofobia, racismo y homofobia.

Además hay riesgo de perder dinero ya que varias salas se han concentrado en hablar de inversiones pero muchos denunciaron que eran formas encubiertas de estafa piramidal o venta de cursos sobre criptomonedas.

Los usuarios señalan que la moderación es insuficiente y la opción de que un usuario pueda bloquear a otros de su conversación atenta contra la libertad de expresión que promulga Clubhouse.

Mientras tanto, la posibilidad de cualquiera pueda decir lo que desee le ha valido una censura en China, donde la app ya fue prohibida luego de que disidentes políticos se manifestaran contra el gobierno ante la comunidad internacional.

Por qué no entra cualquiera

Aunque en principio Clubhouse parece una app elitista, su “exclusividad” se debe a sus limitaciones técnicas.

Los creadores aseguran que trabajan para abrirla para todos los que quieran ingresar. Eso implica desarrollarla para funcionar en Android, algo que hoy no existe. Clubhouse sólo está disponible para dispositivos de Apple con sistema operativo iOS 13 o superior.

Pero además de esta barrera, también hay que sortear la dificultad de ingresar que, por ahora, solo se logra de dos formas: por invitación o inscribiéndose en la app y esperar a ser autorizado.

Cada nuevo usuario puede invitar a otros dos y así sucesivamente. Muchas redes sociales comenzaron del mismo modo pero ninguna generó tanta expectativa. Tal es el furor que hay usuarios que hacen negocio vendiendo invitaciones en eBay a 89 dólares.

Hay una tercera vía para ingresar pero es más complicada las otras dos: ser rico o famoso. Jared Leto, Drake o Lindsay Lohan ya son parte del club y eso atrae a muchos fans.

Clubhouse en números

- 2,3 millones de veces fue descargada la app en enero.

- 4 millones de usuarios se sumaron en el último mes.

- 6 millones de usuarios en total.

- 1.000 millones de dólares es su valor de mercado.

- 30% de las descargas se produjeron en solo 10 días.

- 3.250% creció su búsqueda en Google.


Por las redes