domingo 16 de mayo de2021

Video: la desesperación de dos padres por su bebé que se asfixiaba y el emotivo agradecimiento al médico que lo salvó
Un médico salvó a una nena que tenía una obstrucción en las vías respiratorias.
Mundo

Video: la desesperación de dos padres por su bebé que se asfixiaba y el emotivo agradecimiento al médico que lo salvó

La criatura no podía respirar porque tenía las vías aéreas obstruidas, por lo que el médico hizo rápidas maniobras para que reaccionara.

Video: la desesperación de dos padres por su bebé que se asfixiaba y el emotivo agradecimiento al médico que lo salvó
Un médico salvó a una nena que tenía una obstrucción en las vías respiratorias.

La cámara de seguridad de una clínica logró registrar el momento más dramático en la vida de dos padres, pero también lo que ocurrió segundos después y en el que intervino un médico con sus “manos mágicas”.

Y es que en medio de la noche, una mujer irrumpió con desesperación en la recepción de un sanatorio de Qabatiya, en Palestina: entre sus brazos y a medio envolver en una manta, una madre trasladaba a su pequeña hija de un año y cuatro meses. La criatura padecía asfixia por obstrucción de sus vías respiratorias y sus progenitores nada podían hacer.

Según lo cita RT, al ingresar al establecimiento, los padres fueron de una punta a la otra entre gritos y pedidos de auxilio. El tiempo se acababa, necesitaban a un médico urgente. En eso, una puerta se abrió: de una de las salas salió el joven médico Mujahed Nazzal, quien quedó aturdido unas milésimas de segundo al contemplar la caótica escena, pero rápidamente entendió la emergencia.

Al verlo, la mujer le pasó la criatura al doctor y éste hizo rápidas maniobras para salvarla. La puso boca abajo y comenzó a golpearle la espalda. El tiempo se hizo eterno, sus madre se agarraba la cabeza mientras el padre saltaba de la desesperación a la vez que corría hacia la puerta y volvía. Pero Nazzal no se detuvo, sabía lo que tenía que hacer.

A pesar del temor, el médico logró que la criatura arrojara lo que tenía en su boca y cuando corroboró que la nena respiraba, solo alzó los ojos al cielo. El papá de la nena fue el segundo en reaccionar: se tiró al suelo y abrazó los pies del médico mientras la madre se llevaba las manos a la cara. Luego, tanto el doctor como el progenitor de la menor se arrodillaron contra la pared para intentar recobrar las fuerzas tras semejante situación.

El doctor volvió a mirar los signos de la pequeña, mientras su papá abrazaba y besaba al salvador de la niña. Luego, los cuatro ingresaron al consultorio para la revisión general.