Video: un nene fue al baño de su escuela y se encontró a un puma

Sorprendido y con miedo por el insólito encuentro, el niño salió despavorido a avisarle a su padre. Foto: Gentileza
Sorprendido y con miedo por el insólito encuentro, el niño salió despavorido a avisarle a su padre. Foto: Gentileza

Sucedió en Nova Lima, Brasil. El niño de 9 años fue sorprendido por el animal y a pesar del susto lo filmó. Su padre alertó a los bomberos y pudieron sedarlo.

David Almeida, un niño de 9 años se hallaba en el patio de su escuela disputando un partido de fútbol con sus compañeros cuando le dieron ganas de orinar. De manera que fue a los sanitarios de la institución, pero al abrir una de las cabinas de los baños el corazón le dio un vuelco al encontrarse con un enorme puma.

El muchacho manifestó a los medios locales que empezó a “temblar como gelatina” una vez que abrió la puerta de uno de los sanitarios y escuchó el rugido del felino.

“Mi corazón casi se detiene” señaló Almeida.

Sorprendido y con miedo por el insólito encuentro, el niño salió despavorido a avisarle a su padre, el cual se asustó al ver la complexión del animal; se trataba de un puma de 80 kilos de peso y dos metros y medio de largo.

“En el momento en que vi que el animal era de ese tamaño, corrí hacia atrás” relató el padre del chico.

Sorprendido y con miedo por el insólito encuentro, el niño salió despavorido a avisarle a su padre. Foto: Gentileza
Sorprendido y con miedo por el insólito encuentro, el niño salió despavorido a avisarle a su padre. Foto: Gentileza

Prontamente el tutor se decidió a llamar a los Servicios de Emergencia, los cuales arribaron a la escuela con urgencia para intentar calmar al animal, quien gruñía al sentirse amenazado. Los bomberos tuvieron que cerrar con llave la puerta del baño para evitar que pudiera escapar. Luego abrieron un agujero en el techo y procedieron a sedar al puma con dardos tranquilizantes para así poder capturarlo. Una vez que el animal se durmió, se lo llevaron en un vehículo especialmente diseñado para el transporte de animales.

Tras hacerle una evaluación veterinaria, los profesionales determinaron que se trataba de un puma hembra, la cual estaba en un estado óptimo, ilesa y sana. Al terminar los análisis del animal, los expertos procedieron a liberarla en la naturaleza.

El muchacho manifestó a los medios locales que empezó a “temblar como gelatina”. Foto: Gentileza
El muchacho manifestó a los medios locales que empezó a “temblar como gelatina”. Foto: Gentileza

Los veterinarios informaron que, al parecer, los pumas y otros animales salvajes se están arrimando a la civilización huyendo de los incendios forestales y la deforestación que están produciendo daños irreversibles en sus hábitats naturales.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA