Una mamá obsesionada con las selfies subió un video a TikTok tras asesinar a su hija

Una mujer mató a su hija y a los días subió un video a TikTok.
Una mujer mató a su hija y a los días subió un video a TikTok.

La joven mujer intentó liberar su culpa en la red social, pero las imágenes no pasaron desapercibidas. La Justicia intervino.

Nicola Priest, la joven madre inglesa de 23 años que fue condenada la semana pasada por el asesinato de su hija, volvió a horrorizar a la sociedad luego de que se conocieran una serie de videos que dicha mujer posteó en TikTok poco tiempo después del crimen.

Priest y su expareja, Callum Redfern, fueron hallados culpables hace pocos días del brutal asesinato a golpes de Kaylee-Jayde (3), la pequeña hija de la mujer quien recibió una terrible golpiza en agosto del año pasado, cuando la menor interrumpió a la pareja mientras tenían relaciones sexuales, según pudo reconstruir la investigación.

Pues bien, ahora tomó estado público un video que Priest subió a TikTok un mes después del asesinato y en el que se la ve simulando un estado de conmoción y tristeza, mientras tararea e intenta cantar un tema musical que se escucha de fondo. “Lo siento mamá y papá. Sé que lo arruiné mucho. Debería haberlo hecho, debería haberlo hecho mejor”, repite la criminal mientras intenta rendirle una especie de atributo a la criatura fallecida.

Priest y Redfern fueron hallados culpables por un tribunal de Birmingham y condenados a 15 años de prisión por el asesinato de Kaylee-Jayde. A su vez, la madre de la nena recibió una segunda condena por crueldad infantil.

Las espeluznantes conclusiones de la investigación

Los expertos que intervinieron en la investigación por el asesinato de la pequeña establecieron que las heridas que presentaba y que desembocaron en su muerte son comparables con las de un niño atropellado por un automóvil a 64 km/h, o a la caída desde un tercer piso.

El juez de la causa aseguró que “Kaylee fue acostada alrededor de las 7 pm, mientras ustedes dos iban a tener relaciones sexuales en la habitación de Nicola Priest. Pero como muchos niños de su edad, Kaylee no quería irse a la cama, sino quedarse despierta y jugar”.

Además, el letrado afirmó que no había evidencia directa de lo que sucedió a continuación, pero que Kaylee posteriormente vomitó repetidamente y luego murió a causa de sus heridas durante la noche.

El juez dijo: “El vómito fue el resultado de la fuerte paliza que ambos fueron responsables de infligirle”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA