Una diputada brasileña fue destituida por mandar a matar a su marido, a quien había adoptado cuando era menor

La diputada federal y pastora evangélica, Flordelis dos Santos de Souza, junto a su marido 18 años menor.
La diputada federal y pastora evangélica, Flordelis dos Santos de Souza, junto a su marido 18 años menor.

Se trata de Flordelis dos Santos de Souza, quien además es pastora. Según las pericias, el crimen fue planeado con 7 de sus 55 hijos adoptivos. La víctima tenía 18 años.

Una historia que parece sacada del más dramático de los culebrones tuvo lugar en Brasil, donde una pastora que además ejercía de diputada nacional, se vio envuelta en un escándalo luego de ser acusada de haber mandado a matar a su marido 18 años menor, a quien había adoptado cuando era menor.

En la historia entran temas impensados para la vida real como que mezcla religión, política, pastores evangélicos, orgías, rituales de sangre, adopciones masivas, problemas financieros y hasta un asesinato por encargo, que dejó boquiabierto a todo el país. Es que la diputada está acusada de haber mandado a matar a su marido en complicidad con siete de sus 55 hijos, de los cuales casi todos son adoptados.

La historia se dio a conocer a nivel internacional este miércoles, luego de que el Congreso pidiera que la diputada federal y pastora evangélica, Flordelis dos Santos de Souza, una enigmática legisladora que quedó involucrada en una historia sin igual, dejara la banca parlamentaria. La destitución fue aprobada con 437 votos a favor y siete en contra, a poco más de dos años del asesinato.

La diputada federal y pastora evangélica, Flordelis dos Santos de Souza, fue destituida de su banca acusada de autora intelectual del asesinato de su exmarido.
La diputada federal y pastora evangélica, Flordelis dos Santos de Souza, fue destituida de su banca acusada de autora intelectual del asesinato de su exmarido.

La víctima, que era hijo adoptivo y esposo de la diputada, se llamaba Anderson do Carmo, también era pastor y había sido adoptado por la mujer cuando era adolescente. Tenía 18 años menos que su esposa.

El crimen

Anderson falleció en la madrugada del 16 de junio de 2019 tras ser fusilado con 30 balazos en la puerta de la casa que compartía con su esposa en Río de Janeiro. Muchos de esos disparos fueron realizados en la zona de sus genitales, por lo que agonizó durante varios minutos antes del deceso.

Luego de varias investigaciones, la Policía apuntó a Flordelis como la principal sospechosa del asesinato. Según la pesquisa, el crimen habría obedecido a disputas financieras entre ambos y en cuya planificación habrían participado siete de los 55 hijos (51 de ellos adoptados) que tiene la pastora, que además es la fundadora de la Comunidad Evangélica Ciudad del Fuego.

Hubo testigos que declararon en la causa y aseguraron que esa iglesia era centro de rituales de sangre y orgías en las que la propia diputada participaba junto a sus fieles y algunos miembros de su familia.

Flordelis, de 60 años, adopto a Anderson do Carmo, 18 años más joven, cuando él era adolescente, pero con el paso del tiempo la relación materno filial cambió y decidieron formar pareja. Se casaron en 1994 y juntos le dieron forma a una carrera que la proyectó primero como cantante gospel y después como pastora.

Años más tarde decidió incursionar en la política, camino que les abrió la puerta a numerosos miembros de la congregación evangelista en el país. En 2018 fue elegida diputada federal por el Partido Social Democrático (PSD), que apoyó la candidatura del actual presidente, Jair Bolsonaro y tuvo entre sus bases a decenas de pastores evangélicos.

Libertad por los fueros

A pesar de la acusación, y de que las pericias apunten a ella como autora, Flordelis no fue arrestada hasta ahora porque está protegida por los fueros parlamentarios, sin embargo, está imputada por homicidio calificado, asociación delictiva, falsedad ideológica y documental e intento de homicidio.

La Policía sostiene que había tratado de envenenar con arsénico a su marido antes del asesinato, mientras que la fiscalía identificó al menos seis intentos. La investigación involucró a siete de sus hijos como participantes del complot, uno de ellos incluso como el autor material del crimen. En total hay 10 personas involucradas, hasta una nieta del matrimonio.

Por su parte, la ahora exdiputada  niega ser la autora del crimen y afirmó que su marido fue asesinado por dos hombres que los seguían en una motocicleta y dispararon contra él cuando llegaron a su casa.

Según la fiscalía, citada por la BBC, De Souza “diseñó toda la operación criminal, preparó, alentó y convenció a otros imputados a participar en el asesinato”. El motivo fue que su esposo mantenía un estricto control de las finanzas familiares y no permitía que se concedieran privilegios a los familiares más cercanos a ella.

Por su parte, el fiscal Sérgio Luiz Lopes Pereira afirmó que la diputada le habría dicho a uno de sus hijos que no podía divorciarse para no “violentar el nombre de Dios”.

En el último discurso que dio en el Congreso trató de defenderse y pidió este miércoles que la juzgue el pueblo. “Aquí me trajo el pueblo. Sé que soy inocente y lo probaré. Pero permítanme ser juzgada por el pueblo y, si fuera el caso, retirada de este lugar por el pueblo”, declaró antes de que sus colegas votaran.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA