Un nuevo estudio sobre el cigarrillo electrónico asegura que no ayuda a dejar de fumar

Un nuevo estudio reveló que el cigarrillo electrónico no tiene beneficios y no ayuda a dejar el tabaco. - Archivo/ Los Andes
Un nuevo estudio reveló que el cigarrillo electrónico no tiene beneficios y no ayuda a dejar el tabaco. - Archivo/ Los Andes

El estudio se realizó en Estado Unidos, donde les realizaron pruebas a más de 13 mil fumadores. Las dos instituciones de salud que participaron explicaron que no colabora con la abstinencia del tabaco.

Un nuevo estudio sobre el uso del cigarrillo electrónico, realizado en Estados Unidos, arrojó resultados negativos para aquellos que intentan dejar el cigarro tradicional utilizando ese instrumento de vapor. Aseguran que no ayuda con la abstinencia del tabaco y encima es nocivo para la salud.

Así lo informaron dos institutos de salud, que dejaron en claro que “el cambio a los cigarrillos electrónicos (incluso a diario) no se asocia con ayudar a los fumadores a mantenerse en abstinencia de cigarrillos. De hecho, la evidencia sugiere que el cambio a productos de tabaco alternativos por parte de exfumadores recientes puede estar asociado con un mayor riesgo de recaída en el tabaquismo”.

Así reza la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Escuela Herbert Wertheim de Salud Pública y Ciencia de la Longevidad Humana de la Universidad de California en San Diego y del Centro Oncológico Moores, tras estudiar a 13.604 fumadores entre 2013 y 2015 y a los que también se les realizó un seguimiento posterior.

Aseguran que el cigarrillo electrónico no ayuda a dejar de fumar.
Aseguran que el cigarrillo electrónico no ayuda a dejar de fumar.

En un primer informe alegaron que casi un de un 10% que había abandonado el consumo de tabaco tradicional, la gran mayoría (62,9%) lo dejó de manera drástica y sin emplear ningún tipo de sustitutivo, mientras que más del 37% había empleado otro producto de tabaco darle fin a la adicción, como el cigarrillo electrónico (casi el 23%).

Luego, en una segunda ronda de preguntas los autores del estudio (publicado en la revista “JAMA Network Open”) compararon a los exfumadores que habían dejado de fumar de manera radical, con los que se habían pasado a los cigarrillos electrónicos u otros productos derivados del tabaco.

Allí descubrieron que los individuos que cambiaron a cualquier otra forma de consumo, incluidos los cigarrillos electrónicos, eran más propensos a recaer en comparación con los que habían dejado todo el tabaco, en un total de 8,5 puntos porcentuales, según explica el investigador principal John P. Pierce, profesor de la Escuela Herbert Wertheim de Salud Pública y el Centro de Cáncer Moores de la UC San Diego.

“Este es el primer estudio que analiza en profundidad si el cambio a una fuente de nicotina menos dañina puede mantenerse en el tiempo sin recaer en el consumo de cigarrillos. Si el cambio a los cigarrillos electrónicos fuera una forma viable de dejar de fumar cigarrillos, entonces los que se cambiaron a los cigarrillos electrónicos deberían tener tasas mucho más bajas de recaída en el consumo de cigarrillos. No encontramos pruebas de ello”, explicó Pierre.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA