miércoles 3 de marzo de 2021

La familia tiene en total 17 miembros y esperan al número 18. Foto Mirror.
Por las redes

Tiene 16 hijos y todos guardan una la curiosa similitud en sus nombres

Una pareja recibió a su último hijo en pandemia a pesar de que el penúltimo había llegado durante el aislamiento

La familia tiene en total 17 miembros y esperan al número 18. Foto Mirror.

Una mujer, madre de 16 chicos, eligió ponerle un nombre con una curiosa característica al último integrante en llegar al mundo, característica que comparte con el resto de sus hermanos.

La historia tiene como protagonistas a Patty Hernandez (38), su esposo Carlos (37), más los 16 hijos que la pareja tienen en Charlotte, Carolina del Norte.

La familia tiene en total 17 miembros y esperan al número 18. Foto Mirror.

Según lo detalla el portal Mirror, la pareja gasta la friolera $37 mil dólares al mes en comida y pañales y con el último integrante del clan se modificaron los panes, ya que Carlo y Patty están buscando un nuevo vehículo.

Y lo más curioso del caso es que los padres decidieron que absolutamente todos sus hijos compartan una característica: los 16 tienen nombres que comienzan con la letra c en homenaje a su padre Carlos.

La familia tiene en total 17 miembros y esperan al número 18. Foto Mirror.

Ellos son: Carlos Jr (12), Christopher (11), Carla (9), Caitlyn (9), Cristian (8), Celeste (7), Cristina (6), Calvin (5), Catherine (5), Carol (4), Caleb (3), Caroline (3), Camilla (2), Charlie (1) y Crystal (4 meses). A todos ellos se le unirá una niña que nacerá en mayo de 2021.

Otro dato curioso de esta particular familia es que, como queda demostrado con las edades, de los 16 chicos seis son pares gemelos. En tanto, Patty declaró a los medios que “Aproximadamente tres meses después de tener un bebé, por lo general vuelvo a quedar embarazada”.

Sin embargo reconoció que “Hemos dejado todo en manos de Dios, así que sea lo que sea que Dios quiera darnos seremos felices. No usamos anticonceptivos. Los bebés siempre están llorando y tengo que cuidarlos. Pero es una bendición, lo disfrutamos”.