lunes 19 de abril de2021

Naomi Wise decidió viajar a Estados Unidos para casarse con Víctor Oquendo, más conocido como “Animal”. Foto: Gentileza
Mundo

Se casará con un asesino apodado “animal”, que solo conoció por carta y estará preso hasta 2034

La joven británica quedó cautivada con este criminal, por lo que decidió viajar a Estados Unidos para contraer matrimonio.

Naomi Wise decidió viajar a Estados Unidos para casarse con Víctor Oquendo, más conocido como “Animal”. Foto: Gentileza

Las historias románticas suelen inundar los medios y redes sociales. Sin embargo, la protagonizada por Naomi Wise es por lo menos, curiosa. Es que esta mujer de 26 años decidió viajar a Estados Unidos para casarse con Víctor Oquendo, más conocido como Animal”, un peligroso asesino al que sólo conoció por carta y estará encerrado en prisión hasta 2034.

Los chats en línea llevaron a un romance que sorprendió a la familia de Naomi, sobre todo cuando ella reveló que había aceptado la propuesta de matrimonio.

Oquendo, de 30 años, mató a tiros a dos integrantes de una pandilla rival y ya cumplió 10 años de una sentencia de 24, que incluye delitos como robo a mano armada.

Víctor Oquendo, más conocido como “Animal”. Foto: Gentileza

Víctor no es un monstruo, es un ser humano. Nunca en mis sueños más locos planeé enamorarme de un preso, pero sucedió y no lo cambiaría”, destaca Naomi.

Y amplía: “Es el hombre más amable que he conocido. La gente puede juzgar antes de conocer la historia completa, pero yo no puedo imaginar mi vida sin él “.

Naomi, oriunda de Chelmsford, Essex, espera volar a los Estados Unidos durante el verano, cuando las reglas de Covid-19 lo permitan. La boda podría llevarse a cabo en la cárcel en septiembre.

Naomi Wise. Foto: Gentileza

Pruebas de amor y tatuajes

Al igual que el asesino preso, Naomi también decidió tatuarse. Ella se grabó el mes pasado sus iniciales en la muñeca e incluso su escritura y firma en sus costillas.

Lo que muchos podrían llamar obsesión alcanzó situaciones, por caso, extrañas: que él la llame “Mariposa” no tiene nada extraño. Sí, en cambio, que ella imprimió una foto de la cara de su amado y se la pegó a un muñeco. Ahora se saca fotos en sitios turísticos.

Ella había sido la mentora de un hombre antes de contactar a Oquendo en el Centro Correccional de Macomb en Michigan, después de ver su foto policial en writeaprisoner.com.

Los crímenes de Oquendo

Solamente después de haber estado en contacto durante 15 días, refleja Mirror, admitió que había matado a tiros a dos hombres en 2010 cuando tenía 19 años.

“Me sorprendió. Era mucho para asimilar. Quería saber cómo se sentía por lo que había hecho. Si no le importara eso habría sido una bandera roja, pero está extremadamente arrepentido”, relata la joven británica. Y agrega: “Lucha por vivir consigo mismo y tiene terrores nocturnos”.

Oquendo asesinó a dos hombres después de que un auto fue secuestrado el 29 de mayo de 2010. Se acercó a un Chevrolet Malibu blanco y, armado con una pistola, obligó al conductor a entregar las llaves.

Se fue con un cómplice y, esa misma noche, mató a tiros a Fernando y Gerardo Juárez, antes de quemar el auto.

Foto: Gentileza

El momento del “sí”

Naomi cuenta que no podía dejar de pensar en Víctor. “Revisaba mi teléfono constantemente y sentía mariposas cuando respondió. Le dije a Víctor que había empezado a tener sentimientos y necesitaba alejarme”, relata, y cuenta que él también reconoció sus sentimientos.

Y revela cómo fue la primera llamada telefónica: “Me sorprendió lo agradable que era su voz. Fue muy profundo y relajante”, admite.

Intercambiaron fotos, cartas de amor y otras en la que charlaban de la sociedad. También envió retratos que le había dibujado. Lo califica como un artista brillante, que hace tatuajes en la cárcel.

Oquendo le propuso matrimonio tres veces por teléfono durante los siguientes meses, pero cada vez ella se negó. Hasta que en septiembre pasado, Naomi recibió un gran ramo de lirios y rosas y una caja de anillos de terciopelo negro.

“Esta propuesta se sintió seria y real. Me llamó ese día y estaba llorando. Finalmente obtuvo un ‘Sí’”, cuenta Naomi a la distancia.

Naomi gasta alrededor de 380 dólares al mes en llamadas telefónicas y correos electrónicos Incluso cada tres meses se le permite enviar un paquete de comida que cuesta 140 dólares. También otros elementos como pilas o materiales de oficina.

Un tema del que todos hablan es la falta de contacto físico. “Las visitas conyugales no están permitidas en Michigan, pero el sexo no es un factor decisivo para mí. Estoy feliz de ser fiel y estamos conectados emocionalmente”, afirma.

Claro está, cuenta que tienen intimidad por teléfono cuando pueden. “A él le gusta llamarme Biscuit Head por el color de mi cabello y yo me refiero a él como Noodle Head por su cabello rizado.

Naomi está ansiosa por instalarse en Estados Unidos, para estar más cerca de su amor. Y la boda está supeditada a las restricciones por la pandemia. Además, espera que una posible nueva ley acorte la sentencia de Oquendo.

“Estoy planeando obtener una visa de trabajo o estudiar allí y obtener una visa de estudiante”, dice y hace cuentas: ella tendrá 39 años y él 42 cuando salga de prisión.