viernes 23 de julio de2021

Mundo

Qué es de la vida de Mehmet Ali Agca, el terrorista turco que quiso asesinar al papa Juan Pablo II

Qué es de la vida de Mehmet Ali Agca, el terrorista turco que quiso asesinar al papa Juan Pablo II
Juan Pablo II le dio el perdón a Mehemet Ali Agca en 1983 (AP)

Está libre desde 2010, luego de cumplir tres décadas en prisión. El 13 de mayo de 1981, su nombre recorrió el mundo: le disparó cuatro balazos a Karol Wojtyla en la plaza de San Pedro.

Se cumplen 40 años del intento de asesinato del papa Juan Pablo II, ocurrido ante unos 20 mil fieles en la plaza de San Pedro (Vaticano). En la actualidad, Mehmet Ali Ağca (63), el extremista turco que fue sentenciado a prisión por el ataque, está en libertad. Si bien ya recibió el perdón del pontífice hace tiempo, él insiste todavía con conocer al actual líder de la Iglesia católica, el papa Francisco, y “reconciliarse” con su nueva y adoptada religión.

// Cómo funciona la Cúpula de Hierro, el sistema antimisiles de defensa de Israel

El día que casi matan a tiros a Juan Pablo II

El 13 de mayo de 1981, el papa Juan Pablo II atravesaba una multitud a bordo de su jeep descapotable por la plaza de San Pedro. Desde su asunción como jefe del Vaticano en 1978, el polaco Karol Józef Wojtyla se había distinguido por su impecable carisma, su visión moderna de la sociedad y el contacto estrecho con la gente del pueblo. Y la seguridad, por supuesto, era un problema: aquella tarde quedó en evidencia.

13 de mayo de 1981: el día que casi mataron a Juan Pablo II - AP

Wojtyla, de 60 años, se desplomó dentro del auto: había recibido disparos en el abdomen, la mano izquierda y el brazo derecho. De inmediato, lo llevaron al hospital Gemelli. Ambulancias, policías y periodistas se agolparon rápidamente en la plaza de San Pedro y en la entrada del hospital para confirmar -que parecía evidente- la muerte. Contrario a lo que pensaba el mundo, Juan Pablo II pasó seis horas en el quirófano y logró recuperarse con éxito.

Cuatro días después del ataque, llegó la primera prueba de vida, cuando el Papa se dirigió a sus fieles a través de un discurso grabado desde su cama del hospital. El 3 de junio, Juan Pablo II estaba nuevamente en pie, más popular que nunca. Nadie, desde entonces, logró paralizar la obra destacada del “Papa viajero” al frente de la Iglesia.

// Cómo es Sark, la isla de ensueño sin autos que busca habitantes: qué piden y cómo anotarse

Mehmet Ali Agca, el musulmán que se convirtió al catolicismo

En medio de la preocupación y las oraciones de los feligreses de aquel 13 de mayo de 1981, se conoció el nombre del principal sospechoso: Mehmet Ali Ağca, un turco musulmán de 23 años. Había actuado con un cómplice, identificado como Oral Celik, pero éste huyó y recién fue atrapado unos años más tarde en Francia, pero por tráfico de drogas.

“No me importa morir”, le dijo el turco a los investigadores, dando muestras de su convicción.

El papa Juan Pablo II internado tras el ataque - AP

En Turquía, Mehmet Ali Ağca tuvo un pasado complicado. En su juventud, ofició de ladronzuelo en las calles y participó en varias pandillas. Ya en su etapa universitaria, dio rienda suelto a sus ideologías extremistas, las que llevó a la práctica al poco tiempo: fue traficante de armas entre Turquía y Bulgaria, recibió entrenamiento en armamento y tácticas terroristas en Siria (como miembro del izquierdista Frente Popular para la Liberación de Palestina) e integró el grupo paramilitar de extrema derecha Lobos Grises.

Dos años antes de su intento de asesinato al Papa, Mehmet Ali Ağca mató en Estambul a Abdi İpekçi, editor de un periódico turco de tendencia izquierdista. Lo condenaron, pero escapó de prisión con destino a Bulgaria. Cambiando varias veces de identidad, el turco se metió a Roma el 10 de mayo de 1981 a bordo de un tren desde Milán.

// Tiroteo en una escuela de Rusia: murieron nueve personas, entre alumnos, una maestra y un empleado

Según Ağca, el plan era que él y el pistolero Oral Çelik abrieran fuego contra Juan Pablo II en la plaza de San Pedro y después escaparan a la embajada búlgara aprovechando el pánico generado por una pequeña explosión. Pero esa historia y las motivaciones tienen varias versiones (ver abajo).

Tras ser detenido y enjuiciado, Ağca fue condenado en julio de 1981 a cadena perpetua en Italia por el intento de asesinato, pero fue indultado por el presidente Carlo Azeglio Ciampi en junio de 2000, a petición del Papa. Recién el 18 de enero de 2010, Ağca fue puesto en libertad.

Mehemet Ali Agca, el turco que quiso asesinar a tiros al papa Juan Pablo II - AP

Anteriormente, en diciembre de 1983, Juan Pablo II lo visitó a la cárcel de Rebibbia, conversó con él y le otorgó el perdón. Desde entonces, el turco modificó su filosofía de vida.

En 2009 varios periódicos españoles aseguraron que Mehmet Ali Ağca había renegado del islam y se había convertido al catolicismo, pero muchos todavía dudan de su conversión: lo consideran mentalmente inestable.

Ağca ha dicho miles de veces que deseaba rezar ante la tumba de Juan Pablo II (fallecido en 2005) y hasta conocer en personal al actual papa Francisco. Se lo negaron. Apenas logró en 2014 visitar la tumba de Juan Pablo II en la basílica de San Pedro y dejarle un ramo de rosas blancas.

¿Por qué Mehmet Ali Agca quiso matar al papa Juan Pablo II?

Algunos afirmaron que el terrorista turco trabajaba para el servicio secreto búlgaro durante la época comunista, y que actuó basado en la férrea oposición de Juan Pablo II al comunismo. Pero otros detallaron que el intento de asesinato se había fraguado en la extinta Unión Soviética y que la KGB había ordenado a los servicios secretos de la Bulgaria y de Alemania Oriental llevar a cabo la tarea.

En tanto, en su último libro, “Memoria e identidad”, publicado el 22 de febrero de 2005, Juan Pablo II aseguró estar convencido de que alguien encargó el atentado.

// Apareció por primera vez John Swartzwelder, el guionista más misterioso de Los Simpson

Mehemet Ali Agca dice que la URSS estuvo detrás del atentado contra el papa Juan Pablo II - AP

En febrero de 2020, el diario británico Daily Mail localizó al ciudadano turco y le hizo una entrevista. El hombre mostró su arrepentimiento y contó cómo fueron los meses previos al ataque. En esa ocasión, confirmó que la Unión Soviética había estado detrás del intento de asesinato.

“Fueron ellos quienes planearon el asesinato, lo querían muerto”, lanzó.

Por estos días, Mehmet Ali Ağca continúa con su vida en Estambul y pasa su tiempo libre con gatos y perros. “Ahora soy un buen hombre. Intento vivir mi vida correctamente. Cuando le disparé tenía 23 años. Era joven e ignorante. Estoy planeando hacer una película o algún tipo de documental sobre lo que sucedió. Espero que Hollywood se interese”, anticipó.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes