domingo 9 de agosto de 2020

Peque y Jessi, los fallecidos en el atropello - Gentileza / El Español
Mundo

Propuesta de casamiento terminó en riña, atropellos y dos muertos por la elección de una canción

La batalla campal se dio entre dos familias durante la fiesta posterior en un bar. Una pareja falleció y otra joven de 18 años resultó herida.

Peque y Jessi, los fallecidos en el atropello - Gentileza / El Español

Una propuesta de casamiento y su posterior fiesta acabaron en una riña fatal entre dos clanes de etnia gitana en El Álamo, Madrid, incluyendo atropellos a personas en venganza. Insólitamente, la salvaje pelea se originó por una discusión sobre una canción que iba a sonar en el teclado.

Según explicaron a Europa Press testigos presenciales, la brutal pelea se gestó sobre las 23.30 horas del domingo pasado en el bar Layso cuando uno de los asistentes al evento estaba tocando una canción en dicho órgano. Otro hombre de un clan distinto se acercó a él y comenzaron a discutir si era el tema interpretado era adecuado o no. La discusión fue a más con diferentes recriminaciones cuando uno de ellos le golpeó, lo que generó una riña de empujones y puñetazos que se extendió a más miembros.

El teclado de la discordia - Gentileza / El Español

En la pelea estuvieron implicados buena parte de los más de 50 asistentes a la fiesta de pedida de mano, con gran cantidad de golpes, amenazas y objetos arrojados. De hecho, uno de los testigos apreció cómo uno de los asistentes se subió a su vehículo y llegó a atropellar a tres personas, que fueron conducidos por sus propios familiares al Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles.

Si bien los policías se acercaron al restaurante escenario de la fiesta, todo parecía ya calmado. Lo que nadie esperaba es que horas más tarde aparecerían dos cadáveres en la ruta.

Corresponden a un varón y una mujer de 28 y 27 años que asistieron a la pedida de mano (no son los novios). En un primer momento se localizó el lunes por la mañana el cuerpo sin vida de la mujer en una cuneta de la M-404 y horas después el cadáver del otro joven semioculto entre la maleza en las inmediaciones del lugar durante una inspección ocular.

La principal hipótesis del crimen descubierto posteriormente apunta a un atropello de forma intencionada.

El lugar donde hallaron los dos cadáveres tras la fiesta en El Álamo - Europa Press

Según medios locales, Peque (28) y Jessi (27), la pareja hallada muerta, dejaron cuatro hijos huérfanos. En tanto que Lucía (18), una joven herida, se encuentra en estado grave en el hospital 12 de Octubre de Madrid.

Lo ocurrido “ha sido una salvajada”, dijo Rocío, madre de Peque, en declaraciones a Tele Madrid. “No ha sido una ajuste de cuentas. Fue una pelea que mi cuñado quiso evitar”.

La mujer contó que los ocho miembros de su familia, cuatro matrimonios, entre los que se encontraban Peque, Yenny y Lucía, se dirigieron juntos a una furgoneta para huir del lugar, pero no pudieron.

Si bien investigan a los patriarcas de ambos clanes gitanos, los investigadores continúan con las pesquisas y por el momento no hay detenidos ni identificados. Mientras, la Guardia Civil aumentó la vigilancia en El Álamo y alrededores para localizar al conductor del vehículo que provocó el atropello y para que no haya más altercados.