¿Por qué los adultos jóvenes en Latinoamérica tienen menos posibilidades de sobrevivir al COVID-19?

¿Por qué algunos jóvenes sanos mueren de COVID-19?
¿Por qué algunos jóvenes sanos mueren de COVID-19?

En comparación con los países más ricos, este grupo de personas es más propenso a enfermedades, poseen un acceso más limitado a hospitales y un mayor hacinamiento residencial

Un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo afirma que los adultos jóvenes y de mediana edad en América Latina y el Caribe tienen una mayor probabilidad de morir o enfermarse gravemente de Covid-19 que sus pares en regiones más desarrolladas, incluso cuando los riesgos para otros grupos de edad son más similares.

El informe utiliza datos a nivel de país, ciudades y pacientes para determinar la mortalidad de las cohortes más jóvenes de América Latina. Si los adultos jóvenes y de mediana edad de la región tuvieran tasas de mortalidad e infección idénticas a las de los países más ricos, las restricciones que les otorga más libertad de movimiento que para las poblaciones mayores deberían ser más efectivas en América Latina que en otros países, ya que la región cuenta con una población más joven.

Sin embargo, el estudio sugiere que esta ventaja demográfica es menos evidente en la realidad, ya que las cohortes más jóvenes tienen más probabilidades de tener condiciones preexistentes y de vivir en entornos urbanos más densamente poblados.

Gente en el centro de Mendoza.
Gente en el centro de Mendoza.

Los hallazgos también tienen implicaciones sobre cómo los países determinan los riesgos de las poblaciones al distribuir la vacuna.

Los grupos de menor edad en América Latina y el Caribe representan una proporción significativamente mayor de muertes por COVID-19 en comparación con los países de ingresos altos. De los cinco países en desarrollo con más muertes confirmadas por COVID-19, cuatro están en América Latina. En esta última región, los adultos jóvenes y de mediana edad representan una proporción mayor de las muertes de cada país que en los cinco países de ingresos altos con el mayor número de muertes. Por ejemplo, de cada 100 muertes por COVID-19 en Colombia, alrededor de 30 fueron personas menores de 60 años, frente a solo 12 de cada 100 en Estados Unidos.

El informe muestra que las tasas de recuperación más bajas en los países en desarrollo explican casi en su totalidad las tasas de muerte más altas entre los adultos jóvenes y casi la mitad de las tasas de muerte más altas entre los adultos de mediana edad. Esto se debe a una mayor prevalencia de enfermedades preexistentes que se relacionan con complicaciones más graves de COVID-19, y a un acceso más limitado a hospitales y unidades de cuidados intensivos en algunos países.

El documento también muestra que la brecha de mortalidad por edad se explica por el mayor hacinamiento residencial y por la informalidad laboral en las ciudades.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA