Polonia compra tanques K2 Black Panther surcoreanos

Tanques coreanos
Tanques coreanos

Polonia firmara un acuerdo con Corea del Sur para la adquisición masiva de armas que incluye, según se informa, 1.000 carros de combate principales K2.

Polonia se ha convertido en el eje de la defensa oriental de la OTAN. Reconociendo su importante posición geoestratégica, Estados Unidos ha desplegado importantes fuerzas en ese país, incluyendo un Equipo de Combate de Brigada Blindada (ABCT) desplegado en rotación y el equipo preposicionado para un segundo ABCT.

Al mismo tiempo, Varsovia está modernizando rápidamente su ejército, principalmente mediante la adquisición de material militar occidental, mejorando así la interoperatividad con sus aliados de la OTAN. Entre sus recientes adquisiciones se encuentran más de 360 tanques M1 Abrams, el mismo tipo utilizado por los ABCT estadounidenses. Pero después de dar este importante paso, Varsovia recurrió a Corea del Sur para que le proporcionara 1.000 vehículos de combate principales K2 Black Panther adicionales. Esto complicará la interoperabilidad y el acceso a los repuestos.

¿Por qué Estados Unidos, que tiene M1 adicionales que podría proporcionar a este importante aliado, deja que Polonia compre tanques a Corea del Sur?

Un ejército que se moderniza con los tanques Abrams

Polonia se está convirtiendo en una potencia militar, con un gasto muy superior al 2% del PIB que los estados miembros de la OTAN se comprometieron a destinar a la defensa. Con este dinero está modernizando rápidamente un ejército que durante décadas se ha visto obstaculizado por la continua dependencia de equipos de la era soviética. Polonia se ha centrado sobre todo en la adquisición de equipos estadounidenses cruciales. Se unió al club europeo del F-35, firmando un contrato para adquirir 32 Joint Strike Fighters. Polonia también ha comprado docenas de cazas F-16 fabricados en Estados Unidos, varias baterías de defensa antiaérea y antimisiles Patriot y un número considerable de HIMARS, el sistema de artillería de cohetes que el ejército ucraniano está empleando con gran efecto.

Polonia ha desempeñado un papel fundamental en los esfuerzos de la OTAN para apoyar a Ucrania en su defensa contra la agresión rusa. El país ha recibido a millones de refugiados ucranianos. Está sirviendo como punto de transbordo crítico para la ayuda humanitaria y la asistencia militar de Occidente. En un momento dado, Polonia se ofreció a enviar a Ucrania sus cazas MiG-29 excedentes. Desde febrero, Varsovia ha proporcionado a Ucrania obuses autopropulsados de producción nacional, lanzacohetes múltiples y unos 200 tanques T-72.

Incluso antes del conflicto ruso-ucraniano, uno de los programas de modernización más importantes de Polonia era su esfuerzo por sustituir los carros de combate principales de la era soviética por plataformas modernas. Para ello, Varsovia firmó en abril un acuerdo con Washington para adquirir 250 carros de combate principales M1A2 SEPV3, la misma versión del Abrams que está entrando en servicio en el ejército estadounidense. Este contrato también incluía la adquisición de 26 vehículos blindados de recuperación M88A2 HERCULES y 17 puentes de asalto conjunto M1074.

Polonia volvió a pedir a Estados Unidos otros 116 M1 usados para evitar un déficit de capacidad en esta área crítica. Se trataba de variantes antiguas del Abrams que en su día equiparon a las unidades de blindaje pesado del Cuerpo de Marines de EE.UU.

Con la adquisición de unos 360 M1, Polonia dispondrá del mejor carro de combate principal del mundo. Desde su introducción en 1980, el Abrams ha sido objeto de una serie de mejoras denominadas System Enhancement Packages Versions 1-3 (SEPV1-3). El M1 SEPV3 es la última versión del Abrams y supone una mejora significativa respecto a las variantes anteriores. Su objetivo es responder a los avances en materia de blindaje en el extranjero.

El SEPV3 será más letal y resistente que sus predecesores, pero al mismo tiempo más fácil de mantener. La nueva variante estará equipada con ordenadores, sensores, radios y sistemas de gestión de la energía mejorados. Contará con una unidad de energía auxiliar que permitirá al Abrams mantener sus sofisticados sistemas de sensores en funcionamiento cuando el motor esté apagado. Las medidas de supervivencia incluyen una estación de armas común operada a distancia mejorada, un paquete de guerra electrónica contra dispositivos explosivos improvisados controlados a distancia y un blindaje reforzado. El SEPV3 será también la versión más letal del Abrams. Añade un enlace de datos de munición mejorado para el sistema de control de fuego y nuevas balas para el cañón principal de 120 mm.

Una variante aún mejor del Abrams, el SEPV4, está en desarrollo. El SEPV4 incluiría sensores avanzados que mejorarían la captación de objetivos en todas las condiciones meteorológicas, así como un nuevo sistema de comunicaciones y nuevas municiones para derrotar a los blindados enemigos avanzados a mayor distancia.

No se trata sólo de Polonia

La adquisición de cientos de tanques Abrams va más allá de la modernización del ejército polaco. Se trata de mejorar la interoperatividad y el sostenimiento de las fuerzas de la OTAN. Las fuerzas blindadas polacas y los ABCT estadounidenses desplegados en ese país podrán ahora cooperar más estrechamente. Dispondrán de reservas de repuestos y municiones comunes a los M1 de ambos países. A medida que Polonia desarrolle las capacidades y la base industrial local para apoyar el mantenimiento y reparación de los M1, estos activos podrán apoyar a los ABCT estadounidenses.

Operar el mismo equipo supone grandes ventajas para ambos países y para la alianza en su conjunto. Por eso resulta tan sorprendente que el mes pasado Polonia firmara un acuerdo con Corea del Sur para la adquisición masiva de armas que incluye, según se informa, 1.000 carros de combate principales K2, así como obuses autopropulsados y aviones de ataque ligeros.

Habiendo acordado proporcionar a Polonia cientos de Abrams avanzados, no tiene sentido que Estados Unidos deje de satisfacer la necesidad de Varsovia de contar con carros de combate principales adicionales. Esto permite que se disipen las ventajas de operar con una plataforma común. Ahora el ejército polaco tendrá que añadir otra cadena de suministro a su capacidad de sostenimiento y averiguar cómo hacer que el K2 sea interoperable con sus otros sistemas de blindaje.

El gobierno polaco afirmó que el contacto con Corea del Sur ayuda a cerrar una brecha de capacidad creada por la transferencia de grandes cantidades de equipo a Ucrania. Pero el ejército estadounidense tiene almacenadas suficientes versiones antiguas del Abrams que podrían actualizarse al estándar SEPV3 y proporcionarse a Polonia. El ejército estadounidense tiene la capacidad industrial necesaria para suministrar estos Abrams mejorados a Polonia de forma acelerada, al tiempo que sigue satisfaciendo la demanda del ejército estadounidense de SEPV3.

Polonia tardará años en traer los tanques K2. Eso le da a Washington tiempo para intervenir y hacer que Varsovia reconsidere su decisión. Pero Estados Unidos debe, como mínimo, estar dispuesto a ofrecer a Polonia más tanques Abrams SEPV3. Ofrecer más mejoras al SEPV4 tendría aún más sentido.

Tanques coreanos
Tanques coreanos

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA