Murió Saturnino, el hombre más viejo del mundo: estaba por cumplir 113 años

Saturnino de la Fuente García, con la placa del Guinness World Record.
Saturnino de la Fuente García, con la placa del Guinness World Record.

“Una vida tranquila y no hacer daño a nadie”, decía el sujeto español sobre el secreto de su longevidad.

Saturnino de la Fuente García murió a los 112 años, a pocas semanas de cumplir los 113, y después de haber recibido, el pasado septiembre, el título Guinness World Record al hombre vivo más longevo del mundo.

Su yerno, Bernardo Marcos, detalló que “falleció alrededor de las once de la mañana, poco después de desayunar, cuando empezó a respirar fuerte y en unos segundos se apagó como una vela”.

El libro récord de los Guinness lo reconoció como al hombre vivo más longevo del mundo.
El libro récord de los Guinness lo reconoció como al hombre vivo más longevo del mundo.

De la Fuente había recibido el 10 de septiembre de 2021, a sus 112 años y 211 días, el reconocimiento del Guinness World Records como el hombre más viejo de mundo, después de que el puertorriqueño Emilio Flores falleciera unos días antes con su misma edad.

Emilio Flores y Saturnino de la Fuente se disputaron el título de hombre más longevo del mundo durante unos meses, ya que, pese a que el puertorriqueño afirmó haber nacido unos meses antes, no contaba con documentación oficial de su nacimiento.

El secreto de su longevidad

“Una vida tranquila... y no hacer daño a nadie”, decía Saturnino sobre su longevidad, según recoge la web de Guinness World Record.

Nació en febrero de 1909 en el barrio de Puente Castro, en León. En el DNI del leonés aparece que nació el 12 de febrero de 1909, pero lo hizo el día 8, según ha recordado su yerno.

Lo registraron cuatro días más tarde, una costumbre habitual entonces para evitar el papeleo si el bebé moría en una época en la que muchos recién nacidos no salían adelante.

Se casó en 1933 con Antonina Barrio, con quien tuvo siete hijas y un hijo que falleció siendo pequeño. Tenía 14 nietos y 22 bisnietos.

Saturnino contaba que gracias a su baja estatura -1,50 metros- evitó combatir en la Guerra Civil española, que comenzó en 1936. Se dedicó a ser zapatero, y todos le conocían como ‘El pepino’. El apodo provenía de una versión abreviada de Peña, el nombre de la madre de Saturnino.

También fue jugador y cofundador del equipo local, el Puente Castro, y es un constante seguidor de la Cultural y Deportiva Leonesa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA