Macabro: un niño de 6 años fue torturado, quemado y abusado sexualmente por su madrastra

Hospital de Niños Francisco de Icaza Bustamante, Guayaquil.
Hospital de Niños Francisco de Icaza Bustamante, Guayaquil.

Ocurrió en Ecuador. Su hermana mayor también fue víctima de maltratos.

Un hecho ligado al horror ocurrió en Guayas, Ecuador, luego de que Kael, un niño de solo 6 años, fuera torturado, golpeado, quemado y abusado sexualmente por su madrastra. Su hermana mayor también fue víctima de maltratos.

Tras el suceso, el pequeño fue trasladado al Hospital de Niños Francisco de Icaza Bustamante, en Guayaquil, donde lucha por sobrevivir a las quemaduras que sufrió a raíz de las torturas.

Patricia Castro Coronel, la abogada de los familiares de los niños, dijo que el informe médico determinó que Kael “tiene huellas de quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo, laceraciones antiguas y también fue víctima de violencia sexual”.

La madrastra de Kael lo llevó a un hospital en el cantón de Naranjal, el domingo 5 de septiembre, pero debido a su situación crítica tuvo que trasladarlo a otro centro médico en Milagro. A los médicos del primero les dijo que una olla en la que preparaba la comida le cayó encima al niño accidentalmente el lunes 23 de agosto.

“Las quemaduras son gravísimas. El informe médico revela que el pequeño ingresó al hospital de Milagro con el abdomen agudo. Además, al realizarse los exámenes se observó un cuerpo extraño en sus intestinos que, al parecer, ingresó por vía anal y esto fue lo que provocó laceraciones internas. No fue un accidente, como asegura la madrastra”, agregó la abogada.

Familiares niegan que fuera un accidente

Cuando los doctores recibieron al niño, dudaron que las heridas en su cuerpo fueron producto de un accidente. Por ese motivo, la madrastra y el padre del menor fueron detenidos y presentados a una audiencia de imputación de cargos.

El juez le dictó medidas cautelares a la madrastra del niño. Se le prohibió salir del país y debe presentarse ante los tribunales cada ocho días. No obstante, el padre de Kael logró conseguir la absolución, tras alegar que él no estuvo presente durante el incidente, pues estaba trabajando en una camaronera y estuvo ausente de su casa aproximadamente 20 días por motivos relacionados a su trabajo.

La hermana menor del niño torturado fue rescatada de la casa del papá de Kael, quien es su padrastro. Ella también fue sometida a los abusos de la pareja del hombre, por lo que se encuentra en un sitio de acogida recibiendo atención médica. “Ambos niños fueron víctimas de maltrato, abuso y tortura. La fiscalía debería reformular cargos, estas personas no deberían estar libres”, aseguró Castro Coronel.

Por su lado, la madre de los pequeños, quien es oriunda de Atacames, cantón de la provincia de Esmeraldas, testificó que su expareja le arrebató a sus dos hijos hace dos años y seis meses, prohibiendo cualquier tipo de contacto con ellos.

“Cansada de las agresiones físicas, en el 2019 me separé del padre de mi niño y padrastro de mi hija. Un día salí a trabajar y dejé a mis niños al cuidado de mi mamá, cuando regresé él se los había llevado. Por teléfono me decía que estaban bien, pero no me daba su dirección”, recordó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA