Macabro: un hombre confesó que violó a 99 cadáveres en la morgue y mató a dos jóvenes

David Fuller, el asesino sádico y violador necrofílico de 67 años.
David Fuller, el asesino sádico y violador necrofílico de 67 años.

Pasó en Reino Unido. La víctima más joven tenía 9 años y la más grande, 100.

Monstruo. Esta palabra caracteriza a David Fuller, un electricista de un hospital en Inglaterra que se declaró culpable de matar y luego abusar sexualmente a dos mujeres hace décadas, y también de cometer docenas de otros ataques sexuales a cadáveres de mujeres en las morgues donde trabajaba.

El asesino sádico y violador necrofílico admitió durante un juicio que se le realiza en Gran Bretaña que tuvo sexo con 99 cadáveres y mató a dos jóvenes mujeres en 1987.

Antes de su juicio, Fuller hizo frente a otros 51 delitos, incluidos 44 cargos relacionados con 78 víctimas identificadas en depósitos de cadáveres. Los fiscales dijeron que agredió sexualmente al menos a 99 mujeres y niñas muertas entre 2008 y 2020.

El hombre, hoy de 67 años, trabajaba como electricista y personal de mantenimiento en hospitales. En esos lugares, cometió sus terribles actos necrofílicos, que acaba de confesar en la justicia británica.

Wendy Knell y Caroline Pierce vivían solas en departamentos, pero no se conocían. Sus casos, impunes hasta ahora, fueron noticia durante muchos años en Gran Bretaña. Ambas fueron asesinadas y abusadas en 1987.

Hay que destacar que tres décadas después de ocurridos los crímenes, gracias a los avances en las pruebas de ADN, Fuller fue señalado como sospechoso de los homicidios.

En el caso de Wendy, la joven fue encontrada muerta en su cama manchada de sangre en la mañana del 23 de junio de 1987. De acuerdo a los signos que presentaba, había sufrido un traumatismo contundente en la cabeza y había sido estrangulada. Además, la investigación arrojó que después de muerta su cuerpo había sufrido un ataque sexual.

En tanto en el caso de Caroline, de 20 años, había ciertas similitudes con el de Wendy. La chica desapareció después de que un taxi la dejara frente a su casa el 24 de noviembre del mismo año. Su cuerpo fue encontrado en un dique el 15 de diciembre de 1987.

Incluso, hay registros que sostienen que los días previos a los dos asesinatos, había un “merodeador”, cuya descripción coincide con los rasgos de Fuller, en las afueras de las residencias de las jóvenes. No obstante, la propia Caroline había informado un mes antes de su muerte que había un hombre extraño fuera de su casa.

Con anterioridad al juicio David Fuller se declaró culpable de 51 delitos (44 de ellos relacionadas con vejaciones post mortem a cadáveres desde una niña de 9 años hasta una anciana de 100 años), unos delitos “sin precedentes en la historia jurídica británica”.

La Fiscalía británica (CPS) emitió un comunicado en el que informaba que en el domicilio del “asesino del dormitorio’ se encontraron unos discos duros que “revelan pruebas de prolíficos delitos sexuales de un tipo que ningún tribunal del Reino Unido había visto antes. Entre 2008 y 2020 Fuller se filmó y fotografió a sí mismo abusando sexualmente de los cuerpos de decenas de mujeres y niñas en dos morgues del hospital Tunbridge Wells (Kent)”.

En las imágenes se aprecian penetraciones sexuales, posesión de imágenes pornográficas necrofílicas y extremas.

Durante el juicio Fuller fue definido como un “desviado sexual controlado que se aprovechaba de mujeres jóvenes y obtenía satisfacción sexual de la violación de sus cadáveres”.

“Este es un caso impactante. La naturaleza repugnante de los crímenes cometidos provocará comprensiblemente repulsión y preocupación públicas”, declaró Priti Patel, secretaria de Estado del Interior del Reino Unido, sobre los bautizados como “los asesinatos en la cama”.

David Fuller podría enfrentarse a una pena máxima de dos años de prisión por el abuso de cadáveres. Aunque por los asesinatos de Wendy Knell y Caroline Pierce el ‘asesino del dormitorio’ podría recibir una pena de prisión de por vida.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA