Le donaron 170 mil dólares para una casa pero se compró un Mercedes-Benz Clase A

Malika Chalhy
Malika Chalhy

Ocurrió en Italia. La joven contó que se había quedado en la calle tras contarle a su familia que era lesbiana.

Una joven italiana a quien le habían donado $170,000 para que se comprara una casa, se compró un Mercedes-Benz Clase A generando indignación en las personas que le habían ayudado.

Ocurre que Malika Chanlhy había contado en la TV de ese país que tras confesar que era lesbiana su familia la había echado de la casa. Por lo que se había quedado sin lugar donde vivir.

Luego de que su historia se hiciera pública, una de sus primas decidió abrir dos recaudaciones de fondos en la Web GoFundMe y para ayudarle a reconstruir su vida. Una de las cuentas alcanzó los 170.000 dólares y la otra 15.000.

Sin embargo, la joven se compró un auto de alta gama. Cuando la foto empezó a circular en las redes sociales las personas empezaron a pedir explicaciones.

En un primer momento la joven dijo que el auto era del padre de su novia con quien vive en Milán, pero era mentira. Después de la presión mediática Malika confesó que se había comprado el auto.

“Quería darme un capricho. Me compré un buen coche, podría haberme comprado uno pequeño y no lo hice. Sí mentí sobre el coche es porque me encerraron, me metieron en un armario”, dijo.

No obstante, la polémica no terminó allí ya que otras personas la acusaron de comprar un bulldog francés de 3000 dólares. “No la reconocí al principio pero luego supe. Gastó 3000 dólares. pagó con dos transferencias bancarias una del 15 de mayo y otra del 21 de mayo. Se llevó el más caro”, contó el vendedor de Tpi.

La historia de Malika

Marica le dijo a los medios locales que sus padres le habían echado de su casa tras revelar su orientación sexual. La joven dijo que incluso le negaron sacar ropa de la casa y la dejaron en la calle con lo puesto.

Además dijo que su madre la había amenazado y dijo que tenía audios grabados en su celular. “Si vuelves te mataremos mejor 50 años de cárcel que una hija lesbiana”, “mejor una hija drogadicta que una lesbiana”, le habrían dicho sus padres.

Posteriormente, su hermano Samir Chalhy contó su versión de los hechos. El hombre dijo que lo que decía Malika no era del todo verdad y que no había mostrado los audios donde sus padres le pedían volver a su casa.

Además, él dijo que él le había ofrecido un lugar en su casa en la ciudad de Alessandría. También trató de justificar las palabras de sus padres diciendo que habían sido pronunciadas en un momento de ira.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA